Los participantes exploran las posibilidades reales para la construcción de viviendas eficientes, que consuman la menor cantidad de recursos naturales sin sacrificar comodidades ni calidad en el diseño. La evaluación de propuestas incluye pruebas de arquitectura, energía, innovación, factibilidad del proyecto, confort, entre otras.

Al realizarse por primera vez en Latinoamérica, la convocatoria del concurso también busca conseguir proyectos viables que respondan a las necesidades de vivienda en la región y se adapten a las condiciones culturales, económicas y climáticas de la zona tropical.

Solar Decathlon comenzó el 2002 como una competencia entre universidades de Estados Unidos, durante el 2010 amplió su convocatoria a Europa y el próximo año será la primera vez que participen universidades de Latinoamérica.