Inicio Economía Balance de la minería aurífera en el mundo

Balance de la minería aurífera en el mundo

13 minuto leer

GOLD

Dante Aranda
Analista de Minería- GFMS
Thomson Reuters

Este artículo es un resumen del análisis presentado en el GFMS Gold Survey 2014 – Update 2, el cual fue publicado en enero pasado y puede ser descargado gratuitamente a través de https://forms.thomsonreuters.com/gfms/

 

Fuente: Desde Adentro – SNMPE.

Publicados los reportes del tercer trimestre y los primeros informes de producción de fin de año que ya han sido difundidos, se pueden proporcionar las estimaciones provisionales para el sector minero en el 2014, elaboradas por el equipo de GFMS de la compañía Thomson Reuters.

Al cierre del 2014, se estima que la producción aurífera a escala mundial subió a un nuevo máximo histórico de 3109 toneladas. El crecimiento se apoyó en los proyectos de inversión minera registrados en los últimos años, en especial de cinco yacimientos mineros que gradualmente aumentaron su producción hasta alcanzar en el 2014 un crecimiento combinado de 55 toneladas de oro.

Ranking-oro

Por otro lado, las propiedades más maduras no registraron un buen año. Hubo pérdidas en algunos de los activos más grandes del mundo, como Cortez (EE.UU.), el complejo Nevada de Newmont (EE.UU.), Yanacocha (Perú) y en varias minas sudafricanas. A escala regional la producción siguió una tendencia similar con descensos en algunos países productores de oro como Perú, Estados Unidos y Sudáfrica. En contraste, los crecimientos más grandes se registraron en China, que sigue con una trayectoria ascendente, Mongolia, la República Democrática del Congo, República Dominicana y Rusia. Este último país superó a Australia y se convirtió en el segundo mayor productor de oro a escala mundial.

A principios de noviembre del año pasado, el precio del oro cayó por debajo del All-in-Cost promedio de la industria a un mínimo de cuatro años, y a pesar de que los mineros tuvieron cierto éxito en reducir el costo promedio de producción en el 2014, los márgenes se contrajeron para la mayoría de productores.

Hasta ahora, los cierres y las suspensiones se han limitado a las operaciones de menor escala y mayor costo; pero los aplazamientos de importantes proyectos y la reducción en gastos de exploración nos explican que, en términos de rentabilidad y volúmenes, la industria minera permanece en una posición precaria.

Costos de producción

En los primeros nueve meses del año pasado, el costo de producción promedio a escala mundial expresado como Total Cash Cost fue de 736 dólares por onza, o un 4% menor que la del mismo periodo en el 2013. La motivación de los productores en maximizar su producción y minimizar sus gastos es uno de los factores que viene impulsando esta tendencia.

Es así como el aumento en producción minera es parcialmente atribuible a la aceleración en producción de nuevas operaciones de costos relativamente bajos, como Canadian Malartic (Canadá) y Pueblo Viejo (República Dominicana). Además, el cierre de varias minas de alto costo durante el 2013 y el 2014 contribuyó al declive que se observó en el 2014.

Sin embargo, en Norteamérica, el Total Cash Cost se incrementó durante este periodo debido al alza registrada en Estados Unidos, donde el costo promedio de los primeros nueves meses del 2014 subió un 5% año a año. Este resultado se atribuye a la baja producción y a los altos costos registrados en algunas de las minas más maduras y operaciones de mayor tamaño como Cortez. Asimismo, en México, el Total Cash Cost promedio se incrementó en un 15% como resultado de un nuevo impuesto minero, el cual contribuyó considerablemente a la tendencia que se registró en el resto de la región.

A consecuencia del alza en el dólar estadounidense, la minería en Canadá, Australia y Sudáfrica tuvo un tipo de cambio favorable que contribuyó a la reducción en costos. Si bien en los últimos meses los movimientos en el tipo de cambio, así como la baja en el precio del crudo y el menor costo de impuestos ligados al precio, han beneficiado a varios operadores, no se espera que esto continúe favoreciendo a la
minería aurífera a largo plazo.

A excepción del primer trimestre del 2014, el precio promedio del oro en los últimos dos años ha sido negativo. A pesar del mejor manejo de gastos en términos del Total Cash Cost, los márgenes se vieron limitados dada la reciente alza de 10 dólares por onza en el margen promedio simple registrado en el tercer trimestre del 2014.

Durante los primeros nueves meses del 2014, el valor promedio del costo total de producción, el cual incluye el costo total en efectivo y depreciación, fue de 972 dólares por onza o un 2% menor que el del mismo periodo en el 2013. En términos porcentuales, la diferencia frente al costo total en efectivo se debió a las revisiones de los planes de las minas que resultaron en elevados cargos de depreciación.

Estimamos que el All-In Cost de producción (una métrica propietaria de GFMS diseñada para reflejar el costo marginal total de la explotación minera, el cual incluye los costos de capital en curso, costos indirectos y gastos generales corporativos) fue de aproximadamente 1300 dólares por onza durante los primeros nueve meses del 2014. Sin embargo, para el conjunto del año 2014, es probable que superemos esta marca, puesto que incorporará los impedimentos anunciados en los informes de fin de año, como la posible rebaja de hasta 2,7 mil millones de dólares de Cerro Negro (Argentina) anunciado por Goldcorp.

Dado que el precio promedio del oro anual registró un descenso del 10% en el 2014, es probable que muchos productores vuelvan a calcular las reservas de fin de año con base en precios más bajos, y llevar a cabo revisiones de los planes mineros que podrían resultar en un mayor número de impedimentos.

En la industria minera, la contención de costos es un tema recurrente desde hace algún tiempo, y aún no está claro hasta qué punto las diversas medidas de austeridad y protección de márgenes serán sostenibles a largo plazo. Hasta el momento, pocas mineras han introducido cambios fundamentales en las prácticas de trabajo, incluyendo la transición a equipos mecanizados en las operaciones existentes, aunque las excepciones incluyen Bulyanhulu (Tanzania) de Acacia Minería y South Deep (Sudáfrica) de Gold Fields.

En general, las compañías mineras han intentado disminuir sus costos de producción mediante diversas iniciativas de eficiencia como recortes de gastos de capital no esenciales y gastos generales corporativos. Otras han revisado los planes de la mina, con el fin de mejorar la producción a corto plazo. Estas revisiones podrían permitir que algunas operaciones sigan siendo rentables.

No obstante, estos cambios tendrán repercusiones en los niveles de producción, pues algunos mineros han optado por dar prioridad al mineral de mayor ley con el fin de reducir los costos unitarios. Las consecuencias observables de estas acciones en los últimos trimestres incluyen el crecimiento sostenido en la producción aurífera a nivel global, apoyado por un alto grado de oro procesado, el cual hasta recientemente tenía una tendencia hacia la baja.

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Miguel Ampudia
Cargue Más En Economía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira además

Shell se prepara para precios de petróleo “por siempre bajos”

La petrolera anglo-holandesa Royal Dutch Shell se está preparando para un mundo de precios…