Eduardo-Hochschild

CADE 2013. El presidente ejecutivo rememoró el esfuerzo que hizo durante dieciséis años al mando del grupo tras el fallecimiento de su padre. Reconfiguracion del ‘core business’ e internacionalización fueron sus marcas. Su receta: “fe en la familia”.

Eduardo Hochschild asumió hace dieciséis años las riendas de los negocios de su padre, cuando este falleció. Justamente inspirado en él, tomó varias decisiones para enrumbar Hochschild Mining y Cementos Pacasmayo. Aunque parezca un discurso –dijo en la CADE 2013–, “la fe en mi familia y en mí mismo” hizo todo posible.

Primero, identificó los activos con mayor potencial dentro del Grupo, descartando los que no agregaban valor al “ core business ”. Y tras esa evaluación, se arriesgó con todo lo que estaba a su alcance: “En el año 2000, decidí invertir todo lo que tenía en ese momento, endeudarme a tope, para consolidar la propiedad, y estabilizar y desarrollar ambos negocios, el minero y el cementero”.

El negocio minero
Los vientos soplar a favor y el siguiente reto era la internacionalización del Grupo Hochschild. Rememoró que en el 2006, convirtió a “Hochschild Mining en la primera empresa latinoamericana que, en más de cien años, emitió acciones en el mercado de la Bolsa de Londres ”.

“¿Por qué Londres? Porque Londres es la plaza en la que están listadas 18 de las 20 primeras empresas mineras del mundo, y a eso es a lo que aspiramos”.
Esta consolidación permitió levantar dinero para financiar proyecto en el Perú, México, Argentina, Chile y Canadá. “Y es así como en sólo 6 años –resaltó-, Hochschild se ha convertido hoy en la cuarta productora básica de plata a nivel mundial”.

El negocio cementero
El éxito en este sector quedó encaminado cuando, en febrero del 2011, Cementos Pacasmayo entró al New York Stock Exchange y listaron sus acciones con mucha acogida. Y nuevamente el grupo marcó la pauta: “Esto ocurrió a pesar de que desde hacía nueve meses no se había registrado ni una sola emisión de acciones latinoamericanas en Nueva York, y de que cientos de IPOs habían tenido que archivarse, contra viento y marea”.

¿Qué significó este salto? Así lo explicó Hochschild: “Nuevamente logramos levantar los fondos necesarios, esta vez para la expansión de Pacasmayo, así como para el desarrollo de Fosfatos del Pacífico, a la que listamos en la Bolsa de Lima y luego la asociamos con Mitsubishi Corporation para desarrollar uno de los mayores depósitos de fosfatos de América Latina”.

GESTIÓN

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Miguel Ampudia Belling
Cargue Más En Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira además

Arequipa: OEFA y pobladores de valle de Tambo participan de monitoreo ambiental

El Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA) realizó en Arequipa el primer …