En Perú, hay una serie de limitaciones que dificultan la inversión y el crecimiento. Aráoz destacó en este sentido lo difícil que puede ser encontrar talento en el país, además de la cantidad de trámites que deben sortear los inversionistas y la poca participación del país en las bolsas de valores internacionales.

El nuevo gobierno, de acuerdo a la exposición de la vicepresidenta, se ha planteado tres metas para destrabar la inversión: promover la competitividad de multilatinas peruanas para que alcancen talla global; atraer nuevas multilatinas extranjeras al mercado peruano y fortalecer las pymes para que alcancen el nivel de empresas multilatinas.

Aráoz aseguró que también esperan aumentar la productividad promoviendo la inversión público-privada. En este línea, la vicepresidenta aseguró que buscarán promover la formación de nuevos técnicos, que son un déficit en el mercado peruano.

También la vicepresidenta se refirió a la necesidad de reducir la cantidad de trámites y carga regulatoria del país con una reforma tributaria y la aplicación de un gobierno electrónico.

Finalmente destacó que Perú seguirá participando en instancias internacionales que ayuden a promover el crecimiento de su economía, como la Alianza del Pacífico: “Esto es política de Estado que tiene compromisos de acción claros que nos pueden ayudar a solucionar temas”. En este sentido, también destacó que esperan cumplir las exigencias de la OCDE para 2021 y que el país se mantendrá firme en la postura de seguir con el TPP.