White Plains, Nueva York. La candidata demócrata a la Casa Blanca, Hillary Clinton, se preparaba este jueves para retomar sus actividades de campaña luego de que una neumonía la obligara a tomarse un receso, justo cuando comienzan con el republicano Donald Trump el período clave de los dos meses previos a la elección de noviembre.

Clinton participará en un acto en Carolina del Norte y dará un discurso en Washington tras el descanso de tres días que tuvo que tomar en su casa en Chappaqua, Nueva York, por la neumonía que hizo que se sintiera mal el domingo y que tuviera que abandonar una ceremonia por el 11 de septiembre.

El imprevisto obligó a Clinton a cancelar una gira de dos días por California y a que su marido, el ex presidente Bill Clinton, tuviera que tomar su lugar en un acto en Las Vegas. También impidió una serie de ponencias con las que la candidata demócrata quería enfocarse en sus compromisos electorales, tras una serie de discursos en los que puso su atención en Trump.

Jennifer Palmieri, directora de comunicaciones de la campaña de Clinton, dijo el jueves que una de las cosas positivas del descanso obligado fue que la ex primera dama tuvo la oportunidad de “afinar el argumento final que presentará a los votantes en estas semanas de cierre”.

El discurso que pronunciará Clinton este jueves en Greensboro, Carolina del Norte, se centrará en las formas en las que quiere asegurar que “cada niño tenga la posibilidad de alcanzar el potencial que le fue dado por Dios”, agregó la asesora.

“Nuestra campaña admite que competir contra un candidato tan controversial como Donald Trump implica que es más difícil ser escuchado en lo que se aspira para el futuro del país. Es responsabilidad de nosotros trabajar más duro”, dijo Palmieri a través de un comunicado.

El discurso que pronunciará Clinton este jueves en Greensboro, Carolina del Norte, se centrará en las formas en las que quiere asegurar que “cada niño tenga la posibilidad de alcanzar el potencial que le fue dado por Dios”, agregó la asesora.

La ventaja que tenía en julio la ex secretaria de Estado sobre Trump en la mayoría de los sondeos de opinión se redujo durante agosto. Una encuesta del New York Times/CBS News publicada el jueves mostró que Clinton tenía un apoyo del 46% de posibles votantes a nivel nacional, frente a un 44% de preferencias para Trump.

Clinton presentó el miércoles una carta de su médico que declara que puede ejercer como presidenta de Estados Unidos, mientras que Trump participó en un programa de televisión en el que habló sobre su salud, el que será emitido el jueves.