Inicio CAPACITACION Cómo conseguir que sus colaboradores no lo abandonen

Cómo conseguir que sus colaboradores no lo abandonen

9 minuto leer

trabajo_en_equipo

Yahoo! ha perdido a un tercio de su plantilla durante el último ejercicio.

Los trabajadores tienen en la actualidad confianza en las decisiones de la compañía, una cifra que en otras tecnológicas se aproxima al 80%, como es el caso de Google. 

La cifra es tremenda. Más de un tercio de la plantilla de Yahoo ! ha abandonado la compañía en el último año, según publicó hace unos días The New York Times.Pero la explicación del dato no es menos significativa: si una buena parte de esa cifra se debe a los despidos impulsados desde la dirección para cambiar el paso de la firma, un importante porcentaje tiene que ver con el creciente número de trabajadores que está saliendo por voluntad propia. El enrarecido clima laboral en Yahoo! ha provocado -según Glassdoor- que sólo el 34% de los trabajadores tienen en la actualidad confianza en las decisiones de la compañía, una cifra que en otras tecnológicas se aproxima al 80%, como es el caso de Google.

¿Qué efectos tiene un clima laboral de este tipo? ¿Cómo se puede revertir esa situación? ¿Cómo debería actuar Marissa Mayer para frenar la hemorragia? Romper el círculo vicioso negativo, gestionar bien la situación y recobrar la confianza de la gente son las tres claves que citan los expertos.

Romper el círculo vicioso
““Yahoo”:http://gestion.pe/empresas/yahoo-busca-reducir-su-fuerza-laboral-10-mas-2152207 ! no ha encontrado un punto de equilibrio entre lo que quiere el mercado y lo que mandan sus inversores. No han dado con el camino y, en estos casos, no suele haber una razón que explique sus problemas, sino varias. Están en fase depresiva y mientras que eso no se frene lo que suelen hacer los trabajadores es buscarse la vida fuera”, sostiene CeferíSoler, profesor de Dirección de Personas y Organización de Esade.

Según Elena Méndez, profesora de Recursos Humanos de IE Business School, “hay empresas que entran en círculos viciosos o espirales negativas, y en esos momentos es muy difícil ocultar los problemas de engagement”. La clave en estos casos es romper el círculo negativo “logrando pequeñas victorias o éxitos que hagan a la gente ver que se está haciendo algo y que hay personas consecuentes al mando”, sostiene la experta, que apunta varios datos demoledores de hasta qué punto un mal clima laboral afecta a las compañías: “Una encuesta de Gallup en 2009 mostró que las firmas con más engagement con sus empleados son un 18% más productivas y obtienen un 12% más de rentabilidad. En el extremo contrario, la rotación de personal aumenta hasta un 51% y los accidentes laborales crecen un 62%”.

Gestionar la situación
¿Se puede cambiar la situación mientras se están despidiendo trabajadores? “Hacerlo no es fácil, pero hay una serie de claves para tratar de conseguirlo. Cuando se tiene que hacer una cirugía, es mejor hacerla profunda que poco a poco porque en esos casos la sensación es terrible.Además, una vez tomada la decisión, hay que asegurar a los que se quedan para que no se produzca el síndrome del superviviente -¿cuándo llegará mi despido?-, lo que suele traducirse en desmotivación y poca productividad. Por último, las reducciones de plantilla tienen que provocar sensación de justicia, afectando a todos, desde los altos directivos a los trabajadores de la base”, señala José Ramón Pin, profesor de Dirección de Personas en las Organizaciones de IESE.

Elena Méndez habla además de comunicar bien y abrir ventanas de esperanza: “No se pueden contar cuentos cuando se está en un momento crítico. Hay que comunicar estrategias claras y no caer en el paternalismo porque si tú no le dices la verdad a tu gente, se van a enterar por otro lado. Además, hay que transmitir esperanza.El mejor ejemplo es el de Satya Nadella, en Microsoft, donde también ha habido despidos, pero la empresa tiene un negocio, una visión y un futuro detrás, lo que hace la situación muy diferente”.

Recuperar la confianza
Todos los expertos coinciden en que recuperar la confianza perdida es muy difícil para un directivo, pero que a la vez no se puede liderar un cambio si la gente no cree en la persona que tiene que pilotarlo. “La gente que hace una reestructuración a veces acaba quemada. La ilusión pasa por un nuevo liderazgo y, si el directivo actual no puede lograrlo, lo mejor es que dé paso a otros”, señala José Ramón Pin. Elena Méndez recurre a una metáfora más visual: “La confianza es como la porcelana, puedes pegarla cuando se rompe, pero las grietas se notan”.

Diario Expansión de España
Red Iberoamericana de Prensa Económica (RIPE)

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Miguel Ampudia
Cargue Más En CAPACITACION

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira además

(EXCLUSIVO) 100 años de Petroperú y los avances de su nueva refinería de Talara

ProActivo La nueva refinería de Talara ya tiene un avance del 60% y con la expectativa de …