Inicio CAPACITACION ¿Dejas trabajar o asfixias?

¿Dejas trabajar o asfixias?

5 minuto leer

Angry-Boss

Por Patricia Cánepa

En una reciente encuesta de 360 grados, mis colaboradores se quejaron de que no pueden trabajar tranquilos porque dicen que “me meto en todo” y me tildaron de “micromanager”.

Una encuesta de 360 grados te da una idea de las ‘percepciones’ que otros tienen sobre ti. En este caso podrías estar desmotivando e impidiendo el desarrollo de tus colaboradores.

Si esto es sorpresa para ti, conversa con ellos para entender mejor la situación. No acuses a nadie, ni te fastidies por el feedback que has recibido. Más bien agradéceles por compartirlo contigo y manifiéstales tu deseo de ser un mejor jefe y trabajar en tus áreas de oportunidad.

Dicho esto, te invitaría a enfocarte también en las percepciones positivas que arrojó la encuesta y evaluar si se trata de un comentario aislado o repetitivo, por lo que es importante saber si tus pares y tu jefe comparten la misma percepción.

En todo caso, las percepciones se pueden revertir con voluntad, dedicación y tiempo. Haz un proceso de reflexión y revisa los cinco comportamientos del microgestor, según Harry E. Chambers, autor de My Way or the Highway—the Micromanager Survival Guide.

1.  “Le encanta usar el poder para controlar,
2.  Controla el tiempo de todos e interrumpe frecuentemente,
3.  Quiere que todo el trabajo se haga a su manera y hace caso omiso a las sugerencias o   conocimientos de otros,
4.  Quiere que toda aprobación pase por sus manos y
5.  Requiere reportes continuos porque quiere estar encima de todo”.

Para entender mejor a tus colaboradores, el video a continuación te permitirá visualizar lo que siente la persona que tiene a un microgestor al costado. De paso muestra la asertividad del colaborador en transmitirle al jefe lo que siente.

Asumiendo que tienes a un equipo de profesionales cuajados y no profesionales que recién están aprendiendo y, por lo tanto, debes estar mucho más cerca, la microgestión suele ser peligrosa porque desmotiva, desmoraliza e inhibe el desarrollo del potencial de los colaboradores. La mayoría quiere trabajar con objetivos claros, pautas generales y la libertad para realizar su trabajo. Nadie disfruta tener al jefe al costado diciéndole cómo hacer el trabajo y corrigiendo cada cosa que hace.

Posiblemente tengas que aprender a delegar y soltar las riendas poco a poco. Recomiendo revisar las siete claves para delegar exitosamente, del American Management Association en la presentación a continuación o mi artículo sobre delegación.

Finalmente, evalúa qué puede estar detrás de tu comportamiento. ¿No confías en tu equipo? ¿Eres demasiado perfeccionista? Pregúntate ¿cómo te sentirías tú con un jefe como tú? Posiblemente necesites un apoyo adicional para corregir el comportamiento, dependiendo de qué hay detrás. De ser así, evalúa la posibilidad de contratar un coach ejecutivo u otro tipo de apoyo.

Fuente: Semana Económica

 

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Miguel Ampudia
Cargue Más En CAPACITACION

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *