Inicio Regionales El Milagro llamado hospital Diospi Suyana celebra sus 10 años

El Milagro llamado hospital Diospi Suyana celebra sus 10 años

6 minuto leer
1,982

ProActivo

Curahuasi (Apurímac)

Por Mónica Belling

Detalle a detalle el doctor Klaus-Dieter John observa cómo será presentada la maqueta de las cinco torres de radiodifusión y el centro ortopédico: Los nuevos avances del hospital Diospi Suyana. El proyector que reproducirá los sueños por ayudar a través de la salud, como miles de veces lo ha hecho desde que decidió dejar los prestigiosos hospitales estadounidenses para entregar sus conocimientos a los más necesitados, está listo. Es temprano aún no llegan los invitados que son desde sus representativos pacientes, los colabores y las más altas autoridades, claro está encabezada por el presidente de la República, Pedro Pablo Kuczynski.

En Curahuasi, Apurímac, el hospital Diospi Suyana se ha convertido en el eje de muchas actividades. La obra es fruto del amor que le brinda esperanza a una serie de personas que buscan allí el alivio de sus males y hay mucha vida por celebrar.

La infraestructura de primer nivel es fruto de la colaboración que cientos o quizá miles de personas le dieron a lo largo de más de 10 años de existencia, desde los trabajos previos a su inauguración, el 27 de agosto del 2007. Sus gestores y fundadores son los doctores alemanes Martina y Klaus-Dieter John.

Colocaron la primera piedra el 24 de mayo del 2005, para lograrlo la pareja se mudó a Curahuasi con sus pequeños hijos en octubre del 2003, con lo que se convirtieron en la única familia alemana en el lugar y trabajaron indesmayablemente para convencer persona a persona de la posibilidad de hacer realidad el proyecto visible en el computador.

El Diospi ha cruzado cuatro gobiernos desde que fuera concebido como un proyecto realizable en un lugar donde la necesidad hospitalaria apremia. No es una obra política sino de amor y la celebración por su décimo aniversario de puesta en marcha, es una fiesta religiosa que ha convocafo a cientos de personas.

El doctor Klaus rememoró cómo luego de visitar muchos lugares, escogieron de sede del sueño a la «Capital mundial del anís», a Curahuasi.

En las dificultades de su ejecución, tanto la solidaridad del movimiento misionero como de las personas que vieron con empatía el servicio que prestaría permitieron sortear una serie de barreras y que se haga realidad: El milagro por el que oraban se cumplió.

La Asociación civil Diospi Suyana, que nació en Alemania a inicios del 2000, ya tenía un destino, Perú y sus primeros colaboradores fueron alemanes que compartieron la misma inspiración.

Una dinámica colateral

Hay otro aspecto que se ha producido en torno al Diospi Suyana, un gradual crecimiento de la comuna, ni explosivo ni invasivo. La llegada de pacientes desde distintas partes del país ha llevado a una demanda de ciertos servicios en el lugar que ayudan a los pobladores de Curahuasi a mejorar sus débiles economías.

La fiesta inició y el auditorio espera entre alabanzas a quienes darán sus palabras. Afuera un grupo de personas, tras carteles que dicen Sutep, y con arengas que hablan hasta del cobre de Apurímac que contrasta con la pobreza de la región, buscaron oportunidad para ser visibles.

 

 

 

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Mónica Belling
Cargue Más En Regionales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira además

Masificación del gas natural ya es una realidad en la región norte

ProActivo A partir de hoy 5,000 viviendas de Trujillo tendrán acceso a este recurso, llega…