Inicio Minería Entrevista de impacto con Gonzales Rocha: “El gobierno nos dejó solos con Tía María”

Entrevista de impacto con Gonzales Rocha: “El gobierno nos dejó solos con Tía María”

35 minuto leer

Por Mónica Belling

El presidente de Southern Perú, revela a ProActivo las cifras de la compañía que apunta a liderar en producción de cobre en el mundo. Además, detalla sobre el respaldo que brindó a la BVL, crucial para que siga en el mercado emergente. Confesó a su vez la sensación de abandono por el gobierno respecto al proyecto Tía María. 

Southern se ha convertido en la empresa clave para que la bolsa peruana, la BVL, mantenga su estatus de mercado emergente y Perú siga en el mapa de los grandes inversionistas. Su respaldo impidió que el país caiga al nivel de mercado de frontera. ¿Cómo ve la empresa al mercado peruano?
Queremos hacerle saber que apoyamos para que esto se llevara a cabo en esa forma y ojalá que se confirme como dijeron. Nosotros enviamos a dos personas a Nueva York junto con los señores de la Bolsa de Valores de Lima (BVL) para que hicieran la labor con los analistas y ver el interés de la empresa de seguir cotizando en la BVL.
Creemos que eso dio buenos resultados porque finalmente el ente que hace dicha clasificación aceptó que la bolsa siga como emergente, ya que Southern se queda en la BVL.
¿Cómo lo vemos? Creemos que es un paso muy importante para que la BVL siga como una bolsa importante y no pase a ser una bolsa de frontera, hubiera disminuido su relevancia en el mercado de las bolsas de valores y más ahora que Perú junto con Chile, Colombia y México son parte de la Alianza del Pacífico e inclusive querían establecer una unión de las bolsas de los cuatro países.

La producción en minería ha incrementado por las ampliaciones ¿Qué perspectiva tiene del mercado peruano en torno a dicha actividad?
Cuando menos hasta hace año y medio todo era positivo, últimamente se ha perdido algunas de las empresas junior que participaban en la BVL, por razones obvias económicas que no hacían viable su estancia en la bolsa ni en el país para la explotación proyectada.
Eso si ha afectado un poco, creo que de todas maneras la BVL tiene un futuro promisorio no solo por la minería como usted lo mencionó sino por otras actividades industriales que deben desarrollarse o que se están desarrollando como el clúster minero e industrial en Arequipa.
Allí, en el área industrial han crecido empresas -sobre todo las metalmecánicas- como: Fima, Metso, Ferreyros y Molicorp; Son unas 6 las que nos dan servicio y eso es muy positivo porque en Arequipa hay otras empresas mineras, están: Cerro Verde y Buenaventura, que tiene una mina funcionando y otra por arrancar.

En cuanto a la tecnología que se aplica en Southern. ¿Cuáles son las modernas tecnologías que recientemente han incorporado para sus procesos?
Bueno, lo moderno (para Tía María) es que tiene la última tecnología en planta de lixiviación y que la hace una operación más amigable, inclusive ligeramente mejor en algunos aspectos que nuestra planta de lixiviación de Toquepala, a la que de todas maneras incorporaremos esas últimas tecnologías.
No sabemos por qué dicen que (Tía María) va a contaminar a la agricultura y que nuestro proyecto acabará con ella, cuando no causará ningún problema.
Inclusive estamos demandando al señor Otto Hito por difamación, por decir cosas que no son ciertas de la empresa, nuestros abogados estaban por presentar esa demanda contra él porque dice que vamos a desaparecer la agricultura del valle de Tambo, cuando la realidad es que tenemos proyectos como “Tambo Agrícola” con los beneficios para dar mayor productividad a la cosecha de los productores de arroz del valle de Tambo.
Queremos que crezca tanto la agricultura como la minería y no hay ninguna contaminación posible con este sistema de lixiviación que implementaremos. Queda la duda de los polvos, pero en los caminos de Toquepala y en Cuajone ya usamos sustancias para evitar que se produzca polvo, además de las cisternas que usaremos para tal fin.
Lo que pasa es que las personas que están en contra de la minería o del proyecto Tía María tienen que buscar cómo hacer que la población se sienta temerosa ante lo que les dicen: de que habrá un problema para la agricultura y que tenderá a desaparecer si el proyecto sigue adelante.
Nosotros, inclusive estamos de acuerdo en presentar alguna garantía por escrito para que en caso hubiera contaminación, se otorgue una fianza o fideicomiso para cubrir cualquier daño por algún problema ambiental si esto ocurriera, para que vean los agricultores que no tenemos ninguna duda de que no habrá problema.

¿Y cuáles son las probabilidades de que haya problemas para la agricultura?
Cero. No hay posibilidades porque no hay comunicación -otra cosa que se decía. Se hizo un estudio hidrogeológico de la profundidad de los tajos, sobre una posible comunicación hacia el río Tambo. Y no la hay, habrá una membrana donde estarán los ripios. Algo que decía el señor Otto, de que tuviéramos membranas impermeables, las tenemos.
El procedimiento es mejor que el de Toquepala porque tendremos un pad dinámico confinado en un área pequeña y no vamos a tener terreros como en Toquepala donde requerimos represas, aguas abajo, para que los escurrimientos del riego con solución ácida caigan a esos represos y de ahí se bombee a la planta para la lixiviación.
En Tía María no habrá eso porque es un pad dinámico que se está renovando y una rotopala manda ese material por un conveyor a los depósitos de los ripios que es donde va a estar la membrana y eso está en los terrenos de La Joya donde tenemos un acuerdo con la FAP (Fuerza Aérea del Perú) con el objeto de que nos permitan tener ese depósito allí siempre y cuando no sea de mucha altura para que no tengan problema los aviones para aterrizar o para despegar.
Así que, según nosotros, las condiciones de contaminación serían nulas y además tampoco usaremos agua del río ni de pozos ni del represo cuando quede terminado sino que usaremos agua de mar.

¿Qué cantidad de agua es la que van a emplear? ¿Y cómo será ese proceso?
Es una planta desalinizadora de osmosis inversa que sacará el agua del mar. Solo tratará la que se use para los campamentos porque se necesita agua potable, y la demanda para el proceso industrial la utilizaremos casi tal como la saquemos del mar porque no necesita otro tratamiento. La sal no afecta al proceso de recuperación del cobre.
Sí vamos a tener un costo extra operativo porque la inversión de la planta, más el tratamiento de la planta, más el bombeo de un kilómetro de altura por unos treinta de distancia y con una estación de bombeo intermedia, será más costoso por la energía y la inversión, que si se tomara agua de ríos o de pozos o del represo de Paltiture.
Creo que eso sí será un costo operativo mayor para la empresa que tendremos que absorber.

Si bien el centro del negocio es el minero. ¿Tienen proyectos de apoyo a la agricultura?
Sí. Creo que ahí es donde ha faltado la participación del gobierno central como lo hicieron a través de la Oficina de Diálogo y Sostenibilidad para el caso de Toquepala, en el que participó la PCM con el señor Huaroc para llevar a cabo las mesas de desarrollo de Candarave y de Jorge Basadre y con eso se aprobó la licencia de construcción de la ampliación de Toquepala. Eso ha faltado en Tía María, el gobierno no ha participado. Dicen que porque no quisieron participar los alcaldes y los dirigentes pero ellos hubieran impuesto lo de la mesa de desarrollo con las autoridades locales y con el gobierno regional y el proyecto ya hubiera salido. Pero nos dejaron solos.
Entonces avanzamos hasta la fecha, lo cual ha servido porque creemos en el proyecto, aunque digan que lo decimos por decir.
De otro lado, las marchas han sido menores, no ha habido tanto problema, claro que la policía ha influido porque tiene a varios de los líderes cuestionados por los bloqueos con pérdidas de vidas.
Si el gobierno central y el regional hubieran participado (en Tía María) como se hizo en la ampliación de Toquepala o como se hizo con la mesa de desarrollo en Moquegua, hubiera sido diferente. Eso es algo que tendrá que hacer el nuevo gobierno, no hay otra forma, para tener más inversiones para el país.

¿Cuáles son algunos de esos proyectos de apoyo al Agro que se darían?
El principal es la represa de Paltiture por supuesto, pero creo que es parte de ver cómo ellos tendrán mayor productividad en las cosechas y que se les apoye en el sentido de tener mayores ingresos o menores costos en cualquiera de los productos agrícolas que tienen.
Ese es uno de los puntos importantes y claro, ayudarles para que tengan el agua suficiente y se supone que con la represa se resolverá, al igual que los daños que hoy sufren por los huaycos.
Y si llueve, cuenca abajo de la represa de Paltiture, habrá que ayudarles como lo hemos hecho con combustible con el equipo del gobierno regional para que limpien los canales y tengan un drenaje adecuado y no se inunden los sembradíos.

¿Sería la empresa un vecino de apoyo para el Agro?
Creemos que sí como lo hemos sido en Tacna y Moquegua para las poblaciones colindantes.
Han estudiado de alguna manera, ¿Cuáles podrían ser los efectos del cambio climático para Tía María?
No lo hemos estudiado pero cualquiera que sea este cambio climático no será por el proyecto sino por las condiciones naturales propias de la zona. Últimamente la gente de Arequipa ha declarado que no tienen problema por falta de agua, aunque los agricultores del Tambo y quienes están en contra del proyecto dicen que sí les faltará agua porque Moquegua tiene muy bajo su nivel de la represa de Pasto Grande y ya no les proveería el mismo volumen de agua.

Probablemente en los meses de sequía, nuevamente a fines del año puedan tener algún problema porque la presa no estará hasta mínimo, dos años. ¿Paltiture es clave para los pobladores del valle?
Sí. No solo para que no les falte el agua sino para que puedan tener una extensión adicional de tierra para riego y para sembradío en la zona.
¿Cuánto invertirán en Tía María? ¿Han subido o han bajado los costos?
De repente sube y de repente baja, pero el promedio más o menos anda en 1,400 millones de dólares, una suma bastante mayor de lo que originalmente habíamos estimado, y que andaba en los 800 millones, pero creemos que con la planta desalinizadora que son como 90 millones de dólares más y otras inversiones en valores de los equipos -aunque algunas han bajado y otras han subido- estimamos los 1,400 millones. Ojalá estemos equivocados y nos cueste menos.

Para Southern, ¿cuál es su proyecto más importante y en el que tiene mayor expectativa?
Ahora los más importantes son los de Perú, porque ya terminamos los de México, con una inversión de 3,500 millones de dólares en la planta de lixiviación que le llamamos planta ESDE III porque tenemos la I y la II trabajando desde hace mucho.
La ESDE III ya trabaja casi a su capacidad y es la que se hizo con la planta que habíamos comprado para Tía María. La utilizamos allá (México), la planta de lixiviación iba a ser para 90 mil toneladas, entonces se tuvieron que hacer los ajustes porque la planta comprada era para 120 y se tuvo que poner un tren más; y la otra inversión grande es la nueva concentradora de Buenavista del Cobre, con la que se producirá alrededor de 180 mil toneladas de cobre fino más. Es una planta que molerá de 100 mil a 120 mil toneladas diarias de mineral.
Con Buenavista del Cobre, con la ESDE III, con la nueva concentradora, y lo que ya tenía de la concentradora actual y de las ESDE anteriores, produciremos allí casi medio millón de toneladas de cobre fino, que permitirá exportar concentrados de la nueva concentradora.
Exportaremos concentrados porque aún no está aprobada la posibilidad de hacer una nueva fundición y una nueva refinería en México. Ello porque preferimos darle prioridad a las inversiones en Perú que con los 1,200 de Toquepala y los 1,400 de Tía María -de llegar a concretarse- suman 2,600, que prácticamente nos lleva a 6,000 millones de dólares de inversión total. Inversiones que ahorita no las hace prácticamente ninguna empresa. Después de la ampliación de Cerro Verde y la puesta en marcha de Las Bambas, nadie tiene inversiones en Perú, más que nosotros.
Por otro lado, en México tenemos pendiente el proyecto El Arco, también falta infraestructura en ese lugar de la Baja California, para poder tener un puerto, electricidad y otros. Eso lo hace más caro porque el gobierno mexicano no ha querido hacer esas inversiones que le corresponde a ellos. Esos dos proyectos y la fundición y la refinería de México están en espera, hasta que ejecutemos las inversiones que le mencioné, de 2,600 millones en Perú y completar así los 6,000 millones entre México y Perú.
A futuro produciremos medio millón de toneladas de cobre fino en Perú, más la producción de México de unas 800 mil toneladas y más lo de Asarco, en el otro lado, que son casi 200 mil (toneladas), andaremos por encima del millón 200 mil toneladas de cobre fino. Eso es prácticamente la producción actual de Perú, que llegará a un millón 500 mil (toneladas de cobre fino) con la ampliación de Cerro Verde y Las Bambas.

¿Frente a la serie de trabas con Tía María, cómo se siente?
Me siento preocupado porque era algo que debería haber salido. Empezamos el 2007 con las exploraciones terminándose en ese año, luego quisimos sacarlo en el 2009 y tampoco se pudo, en el 2011 no se pudo y ahora estamos en el 2016 y todavía batallando; entonces uno no se siente muy satisfecho, o por no haber hecho lo correcto o porque no hayamos logrado que el gobierno nos hubiera apoyado para que hubiera salido entre el gobierno central, gobierno regional y empresa; hubiéramos tenido más facilidad para convencer a los gobiernos locales y a la población.

En la actualidad, con la gobernadora Yamila Osorio, ¿Cuál es el vínculo?
Tuvimos muchas reuniones con ella pero como le dije, no se quiere comprometer políticamente. Alude lo que dicen los alcaldes después de lo ocurrido con los colegios de PRONIED, ahí también fue una falla en una carta que la ONG Invertir preparó y que yo firmé, donde daban a entender que habíamos dicho a los alcaldes que sí (construiríamos), pero nunca habíamos hablado con los alcaldes sobre eso. Solo íbamos a realizar el estudio y al PRONIED le correspondía hacer los colegios.
Por otro lado, sobre el tema de los hospitales, la gobernadora y el área de Salud del gobierno regional, sí nos pidieron que hiciéramos estudios técnicos, sin embargo, ahora dice que investigará porqué hacíamos los estudios y que tomaría las decisiones que le correspondiera, pese a que ella misma los solicitó a través de su gerencia de Salud. Cuando menos el consejero regional Mauricio Chang dijo que sí sabía que lo estaba haciendo Invertir y que era solo los estudios y que los hospitales los harían el gobierno central a través del Ministerio de Salud.

A lo largo del tiempo Southern ha participado en varios proyectos con estudios técnicos para carreteras colegios y hospitales. ¿Puede recordar algunos que se han ejecutado?
Sí, eso es algo que le reclamo a mi gente de relaciones públicas y comunitarias, esto de que no decimos todo lo que hacemos.
En el Simposium del Oro, el ex Ministro Carranza mencionó que con el famoso aporte voluntario que lo veían muy bueno, hicieron muchas cosas que no se divulgaron. Dijo algo de lo logrado por Antamina y que no tenía más información, eso es lo que tenemos que dar a conocer, pero sí se han hecho muchas cosas.
Lo más reciente es lo de educación, principalmente en Moquegua. El señor Vizcarra destaca que en su gobierno se lograron los índices más altos en educación, en matemáticas, en comprensión lectora y que consiguió aparte el proyecto de las TICs para Moquegua, que aún se lleva a cabo y que no se pudo acabar en su gobierno porque se había planeado para varios años y estamos por terminarlo, a lo mejor a fines de año con el actual gobernador.
Hicimos la represa de Torata para Cuajone. Para ampliar la mina desviamos el río y que con eso los agricultores de Torata cuenten con suministro de agua asegurado y no tengan el problema de los huaycos. Se hizo una presa y un túnel.
En Ilo, hicimos muchas cosas con los alcaldes para mejorar la ciudad, trabajando para la planta de agua y saneamiento porque ya estaban las represas colapsadas del agua por tratar. Allá en Ilo tenemos 3 plantas de desalinizadoras, con las que damos agua a la refinería, a la fundición y a nuestro campamento. Hicimos la primera planta desalinizadora en el Perú, en 1979. Las dos siguientes en el 2007 y el 2008.
En la actualidad, solo con los fondos de desarrollo de Candarave y de Jorge Basadre, se han hecho represos, y proyectos de agua y saneamiento, ayuda para colegios para centros de salud, carreteras, algunas se hicieron con obras por impuestos, como el Mejoramiento de la Carretera Ilabaya – Cambaya – Camilaca y hasta la carretera Binacional; y en Jorge Basadre se modernizaron colegios con pantallas electrónicas y con TICs y algunas carreteras para unir a Ite con la Panamericana, entre otras vías.
Hay mucho que se ha hecho durante mi gestión y otras obras que se hicieron por las autoridades ejecutivas de Southern en el pasado.
La Universidad Nacional de San Agustín, reconocerá a la empresa por la obra de una biblioteca y por varias aulas que se hicieron para diferentes actividades.

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Mónica Belling
Cargue Más En Minería

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira además

Volumen exportado de cobre en el Perú creció 1.9 % en mayo

El volumen embarcado de cobre alcanzó las 212,000 toneladas métricas finas (TMF) en mayo d…