El comité, dirigido por el estadounidense Stiglitz, fue creado en abril tras la filtración de documentos de un bufete panameño especializado en crear compañías en paraísos fiscales, en un escándalo conocido como los “Papeles de Panamá”.

Sin embargo, Stiglitz y el experto anticorrupción suizo Mark Pieth abandonaron la comisión el viernes, luego de aducir que el Gobierno de Panamá dio marcha atrás a su compromiso de hacer público el informe final que elaboraría el comité, sin importar su contenido.

“Yo pensé que el Gobierno (de Panamá) estaba más comprometido, pero obviamente no lo está. Es increíble cómo intentaron socavarnos”, dijo Stiglitz.

A su vez, el miembro de la comisión Alberto Alemán, quien fue administrador del Canal de Panamá, rechazó las acusaciones de que el comité no era transparente y dijo que sus cinco miembros restantes, cuatro de ellos panameños, seguirán trabajando.

Pieth ahondó en las críticas al Gobierno.

“Nos pidieron que realizáramos esto como un acto de cortesía hacia ellos y nos muestran ante los medios del mundo, y después nos dicen que nos callemos la boca cuando no les gusta”, señaló.

En tanto, la administración de Juan Carlos Varela dijo en un comunicado que lamentaba “la salida de Joseph Stiglitz y Mark Pieth (…) (Y que) entiende ambas renuncias como diferencias internas sobre las cuales no va a intervenir”.

“El Gobierno de la República de Panamá reitera su compromiso firme y real con la transparencia”, señaló el país centroamericano, que agregó que el comité “se ha manejado con autonomía”.

A su vez, el miembro de la comisión Alberto Alemán, quien fue administrador del Canal de Panamá, rechazó las acusaciones de que el comité no era transparente y dijo que sus cinco miembros restantes, cuatro de ellos panameños, seguirán trabajando.

“El informe tiene que ser entregado al presidente de Panamá y después el presidente de Panamá decidirá cuándo y cómo es hecho público”, agregó Alemán.

Los documentos filtrados al Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés) han tenido repercusiones en todo el mundo, causando ira sobre la capacidad de algunos poderosos para distribuir su dinero y evadir impuestos mientras mucha gente sufre carencias y políticas de austeridad.

Gobiernos de distintos países han anunciado que comenzaron a investigar posibles ilícitos financieros.

“Sólo podemos inferir que el Gobierno está siendo presionado por aquellos que están obteniendo ganancias del actual sistema financiero sin transparencia de Panamá”, dijo Stiglitz.

Pieth señaló que en los documentos encontró evidencia de crímenes como lavado de dinero y círculos de prostitución infantil.

“Pude analizar los llamados ‘Papeles de Panamá’ y tengo que admitir que aún como un experto en crimen económico y organizado estaba asombrado de ver tanto de lo que conocemos en la teoría confirmado en la práctica”, afirmó.