business

TRANSFORMANDO TALENTO
Por Fernando Gil

La mayoría de pruebas de estilos de pensamiento y personalidad se basan en el modelo de Carl Jung y en una de sus obras más representativas Tipos psicológicos (1921). En ella Jung hace referencia a cuatro hemisferios cerebrales: frontales izquierdo y derecho y los basales izquierdo y derecho.

Las metodologías de estilos de pensamiento desarrolladas a partir de Jung son herramientas de apoyo en la identificación del perfil de personalidad propio-natural de una persona (es decir, sus competencias/habilidades innatas). Concentran su filosofía en que cuanto más cercano esté el perfil de personalidad natural de un individuo al del puesto de trabajo o de las actividades que realiza, éste obtendrá mejores resultados y fluirá de manera más efectiva en la realización de esas tareas.

Cada persona tiene un hemisferio cerebral natural dominante; su gran debilidad es justamente el opuesto. El que tiene el hemisferio frontal izquierdo dominante carece de las habilidades del basal derecho y el que tiene el frontal derecho dominante adolece de las habilidades del hemisferio basal izquierdo, y viceversa para ambos casos. Los hemisferios adyacentes al dominante están, por lo general, medianamente desarrollados y se llaman auxiliares.

Las características de cada uno de los cuatro estilos de pensamiento son las siguientes:

Sin título-1

En los procesos de Jamming, Escuela de Coaching y Desarrollo Organizacional se desarrolla una adaptación del modelo para describir culturas organizacionales.

Como se ve en la gráfica de abajo, Jamming ha identificado cuatro tipos de cultura:

1) La orientada a resultados (del hemisferio cerebral frontal izquierdo), de visión estratégica y estructurada, que se caracteriza por su enfoque en la tarea, el análisis, el debate, el tener la razón;

2) La innovadora (del hemisferio frontal derecho), de visión estratégica y espontánea, creativa, arriesgada, que disfruta del cambio, privilegia las ideas e intuitiva;

3) La cultura burocrática (hemisferio cerebral basal izquierdo), con enfoque micro y estructurada, detallista, rutinaria, que disfruta del seguimiento y del control, privilegia las normas y los procedimientos, y

4) La organización comunal (hemisferio basal derecho) orientada a las personas, la armonía, la conciliación, la lealtad, la empatía y la emocionalidad.

 

 

Sin título

Entender cuál es el hemisferio dominante y débil de la cultura organizacional de la empresa, cuál es su estrategia, a dónde quieren llegar y cuál es la cultura organizacional más adecuada para esa estrategia es fundamental. Por ejemplo, una organización que quiere internacionalizarse necesita hacer una trabajo muy importante de basal izquierdo. Si la organización tiene una cultura innovadora, tendrá serios problemas para ser efectiva en el proceso de internacionalización. Un banco enfocado en el control de riesgos de basal izquierdo y con una cultura de ese tipo tendrá dificultades para posicionarse en el mercado como una organización innovadora. La cultura de la empresa está dominada por el perfil natural del equipo directivo de la organización y por sus líderes que canalizan sus iniciativas estratégicas. Ellos marcan el rumbo con su estilo de dirección y de gestión.

Semana Económica

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Miguel Ampudia Belling
Cargue Más En CAPACITACION

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira además

Arequipa: OEFA y pobladores de valle de Tambo participan de monitoreo ambiental

El Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA) realizó en Arequipa el primer …