Inicio Institucional Grupo químico suizo EMS-Chemie confía en los compresores y la experiencia de Atlas Copco

Grupo químico suizo EMS-Chemie confía en los compresores y la experiencia de Atlas Copco

8 minuto leer

Turbocompresor_ZH_15000
Wilrijk, Bélgica, abril de 2014. El grupo químico suizo EMS-Chemie, líder del sector de los productos químicos especiales y los materiales de polímeros, ha depositado su confianza en Atlas Copco. En 2012, Atlas Copco les suministró dos tipos de turbocompresores centrífugos exentos de aceite ZH 15000, incluidos refrigeradores secos y bombas, para un nuevo circuito de agua de refrigeración. Las unidades suministran el aire comprimido necesario para la planta y para la producción de nitrógeno en las instalaciones de Domat/Ems. También se le consultó a Atlas Copco para encontrar una solución ideal que optimizara la infraestructura de las instalaciones.

El especialista en polímeros de alto rendimiento, cuyos productos se utilizan en áreas como la automoción y la telefonía móvil, propuso a Atlas Copco un ambicioso reto. Se debía mejorar el suministro de aire comprimido para el sistema de aire y de separación de aire, mientras que la nueva unidad de aire comprimido requería la instalación de un nuevo sistema de refrigeración. El reto era realizar el trabajo sin interrumpir ni un solo momento la producción.

Solución personalizada para la producción de aire y nitrógeno

Las necesidades de las instalaciones de producción de Domat/Ems son enormes. Cada año se requieren 74.000.000 Nm3 de aire comprimido para el suministro de aire de la planta y 69.000.000 Nm3 para la producción de nitrógeno. En 2010, quedó claro que los sistemas existentes estaban alcanzando el límite de su capacidad y no iban a poder satisfacer los requisitos de la producción durante mucho más tiempo. Cuando uno de los seis compresores se rompió, los ingenieros de EMS-Chemie cuestionaron el concepto existente así como el aumento de capacidad planificado. Investigaron un nuevo diseño del sistema completo y se pusieron en contacto con Atlas Copco para obtener una solución personalizada que encajara con sus necesidades y optimizara la infraestructura completa. La unidad existente consistía en dos turbocompresores y cuatro compresores alternativos exentos de aceite antiguos que suministraban aire comprimido a dos redes que operaban a dos niveles de presión diferentes (aire de la planta y producción de nitrógeno). Los dos turbocompresores, uno de otro fabricante y un turbocompresor con engranaje ZH 10000 de Atlas Copco, se mantuvieron para garantizar la seguridad de suministro y hacer de complemento para los dos nuevos turbocompresores con engranaje ZH 15000.

Los dos compresores nuevos suministran tanto el aire de la planta como el aire comprimido para la producción de nitrógeno a distintos niveles de presión, en un rango óptimo y eficiente. Además, la red de aire de la planta se amplió con un secador de adsorción adicional para cumplir los requisitos cada vez mayores de aire comprimido. Los ingenieros debían realizar el cambio sin parar la producción, tarea que se realizó sin problemas gracias a la planificación exhaustiva y la ejecución precisa. El primer paso fue instalar un nuevo circuito cerrado de agua de refrigeración con una capacidad de refrigeración seca de 3 MW y, a continuación, se colocó el nuevo sistema de tuberías en la unidad central de aire comprimido. La nueva unidad de aire comprimido se instaló junto a los compresores antiguos.

“Preparamos un sistema paralelo completo y, a continuación, intercambiamos la unidad de a una máquina por vez para garantizar que se mantuviera la producción durante todo el proceso”, explicó Josef Wolf, Director de proyecto de EMS-Chemie. “Con Atlas Copco a nuestro lado, tuvimos un socio excelente que encontraba siempre la solución a los problemas que iban surgiendo”.

Centrados en el ahorro de energía

La vanguardista unidad central de aire comprimido ofrece a EMS-Chemie un ahorro en el consumo eléctrico del 10%, mientras que el nuevo sistema de agua de refrigeración reduce el uso de agua en hasta un 75%. “El tema de los requisitos energéticos era nuestra mayor preocupación, pero también estamos más que satisfechos a este respecto”, resumió Martin Schlumpf, Director energético de EMS-Chemie. “El turbocompresor ZH 15000 de Atlas Copco produce menos calor residual y consume menos energía con el mismo rendimiento. Simplemente, su eficiencia energética es mejor y eso es exactamente lo que necesitamos”.

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Miguel Ampudia
Cargue Más En Institucional

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira además

(Exclusivo) Gold Fields: Los compromisos cumplidos con sus comunidades

ProActivo Gold Fields brinda un ejemplo de cumplimiento de compromisos asumidos desde que …