Todo hacía suponer que intervendrían en La Pampa, corazón de la minería ilegal en Madre de Dios. Sin embargo, la mañana del lunes llegaron aLaMula.pe las primeras imágenes de la maquinaria destruida: correspondían a la zona de Huepetuhe. 

De acuerdo a la información consignada en la Web de la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM) en el operativo participaron más de 1500 miembros de la Marina, al Ejército, la Fuerza Aérea y la Policía Nacional del Perú, que habrían recorrido los ríos Madre de Dios e Inambari, y el centro poblado Huepetuhe. En la interdicción contó con fiscales especializados en delitos ambientales de la procuraduría del Ministerio del Ambiente y del Ministerio de Energía y Minas. 

Urresti, quién monitoreó las acciones de interdicción, declaró que no se intervino a los mineros en proceso de formalización, “sino a aquellos ilegales que vienen realizando esta actividad hace más de 40 años en la zona“. “En este lugar se ha identificado a siete personas que encabezan estas ilícitas actividades”, continuó, para luego apostillar que la familia Baca–Casas dirige y financia el 80%, aproximadamente, de la actividad minera ilegal en Huepetuhe. Cabe señalar que en Huepetuhe, buena parte de los mineros en proceso de formalización se apellidan Baca, sin ser familiares directos de Gregoria Casas y Cecilio Baca y sin que ello suponga necesariamente vínculo con los negocios de este ‘clan familiar’.

Según la Fedemin, para el mediodía del hoy las fuerzas del orden dinamitaron cinco campamentos mineros, dos excavadoras y varios motores. Testigos reportaron haber sido amenazados con armas de fuego por el ejército, y que los gases lacrimógenos utilizados para dispersarlos llegaron hasta la escuela.

[divider]