Inicio Noticias Los retos de Profit, el nuevo administrador de Doe Run Perú

Los retos de Profit, el nuevo administrador de Doe Run Perú

9 minuto leer
Mientras se culmine con el proceso de venta de los activos de Doe Run Perú, los trabajadores del complejo de La Oroya percibirán solo el 50% de sus remuneraciones. (Foto: RPP)
Mientras se culmine con el proceso de venta de los activos de Doe Run Perú, los trabajadores del complejo de La Oroya percibirán solo el 50% de sus remuneraciones. (Foto: RPP)

Profit deberá continuar las operaciones en Cobriza y reanudar secciones en la planta metalúrgica de La Oroya hasta su venta

Dos años y cuatro meses duró el capítulo de Right Business (RB) al frente de Doe Run Perú. Su suerte se decidió el sábado pasado, tras varios días de protestas de los trabajadores minero-metalúrgicos y deliberaciones a puerta cerrada de los acreedores principales, quienes dicidieron de mutuo acuerdo bajarle el pulgar.

La movilzación de los trabajadores de La Oroya, el veto de Doe Run Cayman (Ira Rennert) y una fuerte denuncia del representante laboral, Luis Castillo, minaron la posición de los coadmnistradores Rocío Chávez y Ayar López.

 Forzados por las circuntstancias, estos firmaron su carta de renuncia el sábado 20 de setiembre. Desde entonces, hasta el miércoles 24, los cuatro acreedores top –Minem, Sunat, Doe Run Cayman y Minera Volcan– se abocaron a entrevistar a los postulantes a ocupar el puesto de RB.

Profit, Define y JM&V consultores fueron los primeros en ser evaluados. Un cuarto, Soluciones Legales Integrales, hizo su aparición el mismo día de la junta, miércoles 24 de setiembre; pero ninguno causó la impresión de Profit.

Cuando en la mañana de ese día se dio lectura a la misiva de renuncia de RB, ya se sabía que Profit sería el vencedor.

 El resultado de la votación, desarrollada minutos después, no dejó lugar a dudas: 0% acreencias en contra, 3% de abstenciones (de AFP Integra y los acredores laborales) y 96,9%, decidieron su elección.  Alfredo Romero, ex viceministro de Economía y socio principal de Profit, se dirigió entonces a los acreedores. Su objetivo, dijo, será devolver a La Oroya el brillo económico que tenía antes de la paralización de sus actividades en 2009. ¿Qué retos debe remontar el liquidador?

VENTA DE ACTIVOS

El principal objetivo de Profit será viabilizar la venta de los dos activos principales de Doe Run: el Complejo Metalúrgico de La Oroya (CMLO) y la mina Cobriza, de tal forma que su subasta se concrete en diciembre próximo, según el cronograma establecido por el banco de inversión UBS, que conduce el proceso.

A Profit le cabe la responsabilidad de presentar las bases del concurso ante la junta de acreedores en un plazo máximo de 60 días hábiles, contados a partir de la fecha de suscripción del convenio de liquidación, 24 de septiembre.  Se conoce que hay nueve o más postores interesados en Doe Run Perú. Dos de ellos son Glencore y Trafigura (Cormin). Volcan, que se perfilaba como candidato de peso, informó que no participará en el proceso.

 MANTENER PRODUCCIÓN

La razón de la venta de Doe Run es atraer a un operador con espaldas financieras suficientes para reactivar operaciones en el CMLO e invertir los US$300 millones que se necesitan para concluir la construcción del circuito de cobre, el más rentable de los tres principales (los otros son los de zinc y plomo).  Este esquema será exitoso solamente si Doe Run sigue operando hasta su venta (liquidación en marcha). De otro modo, sus activos se subastarán a menor precio. Por tanto, Profit tiene la obligación de continuar labores de producción en la mina Cobriza e intentar reanudar actividad en algunas unidades del CMLO.  Cabe señalar que el CMLO generaba, en sus mejores momentos, ingresos anuales por US$1.500 millones. Durante el proceso concursal obtuvo ingresos de US$300 millones por año.

DERECHOS LABORALES

Profit también se ha comprometido a garantizar  los derechos socio-laborales de los trabajadores minero-metalúrgicos.  “Tratándose de los trabajadores del CMLO, se pagará en efectivo el 50% de sus remuneraciones, y el saldo será considerado como cuenta corriente a ser pagada con cargo a los ingresos producto de la venta de la unidad productiva”, reza el convenio de liquidación consensuado por todas las partes.  El convenio obliga al nuevo operador a contratar a la totalidad de los trabajadores de las tres planillas del CMLO y Cobriza.

PAGO A ACREEDORES

Finalmente, y no menos importante, Profit deberá pagar todas las acreencias (en el orden de preferencia previamente establecido) con los recursos que obtenga de la liquidacion de activos de Doe Run. Se estima que la deuda total a pagar asciende a US$400 millones.  Cabe señalar que Profit cobrará un honorario mensual de US$50 mil más IGV (US$30 mil menos que Right Business) y recibirá un honorario de éxito equivalente al 1,25% del valor de venta de los activos, con un tope máximo de US$1.000.000 más IGV.

El Comercio

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Miguel Ampudia
Cargue Más En Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira además

Se evalúa si Dirige seguirá llevando venta de Doe Run

Hoy se instalará la junta de acreedores de Doe Run Perú (DRP), y aunque aún no se discutir…