Inicio Noticias Mi jefe se adueña de mis ideas

Mi jefe se adueña de mis ideas

5 minuto leer

idea

Por Patricia Cánepa

Ya son varias veces que estamos en reuniones con la gerencia y veo con sorpresa que mi jefe presenta alguna idea mía (la cual descartó previamente), como si fuera suya. Esto me saca de quicio porque se lleva los laureles sin siquiera reconocer que fue idea de otro, o por lo menos del equipo. ¿Qué hacer?

Esto pasa con cierta frecuencia. Podría suceder que tu idea original fue descartada inicialmente –pero luego retomada, analizada, procesada y, en el camino, ‘adoptada’ por tu jefe– y olvidado en todo el proceso a su autor intelectual.

Si te molesta tanto, y es una conducta recurrente, no vendría mal conversarlo, pues podría no ser intencional. Tu jefe puede estar tan inmerso y adueñado con la idea que no toma consciencia de lo que está haciendo.

Lo digo porque sucede mucho con los CV. Por ello es tan importante revisar el contenido del currículo con los anteriores jefes y estar alineados para evitar sorpresas.

Por ejemplo, tú puedes considerar que concebiste la idea original para lanzar un nuevo producto; pero, al liderar el equipo, tu jefe considera que fue una idea que nació en conjunto, producto de análisis, conversaciones, de brainstormings, etc. Cuando tu jefe ve el CV, observa el logro diciendo que no es exacto, porque la idea fue de todo el equipo; no solo tuya.

Si decides sostener una conversación al respecto, hazlo con la mente abierta. Escúchalo, entiende de dónde viene su afirmación, para tratar de entenderlo. Si es necesario, revisa los pasos previos con él, con mucho tino, para refrescar la memoria, y déjalo ahí. Obsérvalo en situaciones similares. Si es una persona inteligente, reflexionará y reaccionará.

Siempre es buena práctica profesional resumir por escrito los acuerdos de las reuniones. “José, a continuación los acuerdos de la reunión de hoy: 1) No procederemos con mi idea de reducir el tamaño del empaque de 90 a 75 gramos por la necesidad de enfocarnos en otras prioridades. 2) En su defecto, procederemos con…”.

Esto te podría dar mayor tranquilidad para sustentar tus argumentos en el futuro. Pero, más que enfocarte en las conductas de tu jefe, me enfocaría en lo positivo: que tu idea fue aceptada y en lo que tú puedes hacer para marcar la diferencia.

Recuerda: no basta con tener la idea, hay que ejecutarla. Aún tienes la oportunidad de ‘readueñarte’ de ella, asegurándote de que se convierta en realidad liderando su ejecución impecable.

Twitter: @PatriciaCanepa
Email: MarqueLaDiferencia@gmail.com
Facebook: /PatriciaCanepaCori

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Miguel Ampudia
Cargue Más En Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira además

Shell se prepara para precios de petróleo “por siempre bajos”

La petrolera anglo-holandesa Royal Dutch Shell se está preparando para un mundo de precios…