Inicio Noticias “No nos sorprendamos si China ya no crece a 7.5%, sino a 6.5%”

“No nos sorprendamos si China ya no crece a 7.5%, sino a 6.5%”

6 minuto leer

Jose-Sam

El gigante asiático está desacelerando su crecimiento por voluntad propia para reformar su economía y lograr el “sueño chino”. Para José Sam, CEO de SamCorp, esto no debe preocupar a América Latina porque la relación va mucho más allá del comercio y commodities.

La desaceleración de la economía China no es un tema que realmente deba preocupar. José Sam, presidente y CEO de SamCorp, explicó que lo que sucede en el gigante asiático es producto de un plan elaborado para hacer sostenible el crecimiento en el largo plazo.

“La China está enfrentando, con bastante inteligencia y audacia, un proceso de reformas y parte de eso es no priorizar un crecimiento tan acelerado que vaya a ser insostenible en el tiempo”, sostuvo.

El objetivo -indicó- es crecer a tasas que sean sostenibles en el largo plazo, aunque estas reformas a emprender sean muy difíciles de llevar a cabo. La idea es lograr una China que sea una nación próspera y estable, lo que el presidente Xi Jinping ha bautizado como “el sueño chino”.

“La información que tengo es que el premier, Li Kiqiang, está viendo hasta qué punto pueden desacelerar. No nos sorprendamos si es que no es un 7.5%, sino llega a un 6.5% y están viendo cuál es el punto en el que hay dolor. Por ahora hay tranquilidad, hay ánimo, hay expectativas de crecimiento y la economía china se sigue moviendo”, dijo.

Riesgos para China
Los dos peligros más grandes que amenazan a la economía asiática son una burbuja inmobiliaria y un problema de bancarización “en las sombras”. Sobre el primer punto, Sam observó que es el más preocupante porque puede generar ruido social al afectar el día a día de las familias. El gobierno -anotó- está en proceso de controlarla.

Sobre el shadow banking, reconoció que viene un problema más importante: los chinos no confían en el sistema financiero y eso genera un “sistema paralelo”, pues no hay alternativas de inversión ni ahorro. Respecto a este tema, el ejecutivo apuntó que aún no hay una propuesta de solución concreta.

Impactos en América Latina
Si bien el comercio de commodities es un factor de preocupación, para Sam la relación de China con la región es mucho más profunda que eso, pues la inversión extranjera directa del país asiático (y sus préstamos) son clave. También resaltó que, durante los últimos 30 años, los productos chinos de bajo precio han ayudado a los consumidores latinoamericanos.

“La desaceleración china asusta a muchos porque no se conoce la total relación holística que hay con China. Aún hay cientos de millones de personas por sacar de la pobreza, eso significa millones y millones de toneladas de minerales que van a seguir comprando los chinos a nuestros países. China va a seguir comprando”, destacó.

Finalmente, insistió en que crecer 6% en lugar de 10% no es nada malo, sobre todo considerando que la base es más grande. Debido a la agenda que maneja el gobierno chino, es muy difícil pensar que demandarán menos de nuestra oferta exportadora.

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Miguel Ampudia
Cargue Más En Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira además

(Exclusivo) Gold Fields: Los compromisos cumplidos con sus comunidades

ProActivo Gold Fields brinda un ejemplo de cumplimiento de compromisos asumidos desde que …