Inicio Noticias (Opinión) Bienvendo APEC y la buena onda

(Opinión) Bienvendo APEC y la buena onda

4 minuto leer
Consejo Consultivo Empresarial del Foro de Cooperación Económica del Asia Pacífico, en el Country Club Lima Hotel (Foto: Andina)

Por Mónica Belling

Y se cumplieron los vaticinios. El brillo de la APEC, además de atraer a las 21 economías de la región Asia Pacífico, que juntas son el 57% del PBI del mundo, también atrajo la mala onda de actos mediáticos malsanos. Por un lado la insistencia en los ataques en contra del oleducto norperuano y por otro lado, la absurda e irracional arremetida contra la minera Anabi, en Quiñota, Cusco, bajo el pretexto que solo tienen licencia social de Haquira, más no de Quiñota.

En ambos caso se trata de actividades de la industria extractiva en Perú, aunque paradójicamente, una es una gigante y la otra es pequeña, sin embargo para los objetivos mediáticos eso no importa, son representativas del sector.

Tras el inicio de la primera reunión ABAC, Alfonso Bustamante, presidente de la Cumbre Empresarial de Líderes del Foro de Cooperación Económica Asia – Pacífico, reconoció que el producto más exportado hacia las economías APEC, es la minería, aunque el país se orienta a una interesante diversificación con la exportación de productos agrícolas. En otras palabras, es aún la actividad minera la que nos ubica en las grandes ligas de las economías del mundo, algo que al parecer no está muy claro por la mayoría de peruanos.

Las tres teorías

Con respecto a la conspiración contra el oleducto, para el presidente de Petroperú, Augusto Baertl los continuas destrucciones pueden tener diversas motivaciones. “Puede ser que al haber un atentado se genere la necesidad de la contratación de la gente local para remediar el efecto del derrame, y eso genera trabajo remunerado que es muy escaso en la región; por otro lado, puede ser que grupos económicos que dirigen a los nativos estén conduciéndolos a estas situaciones haciéndoles creer que es la forma por la cual lograrán mayores beneficios del Estado peruano, porque una vez que ocurre el atentado la comunidad afectada por el derrame exige compensaciones más allá de la remediación misma, ya sea económicas o en obras, como cancha de fulbito, tanque de agua y otros”.

La tercera motivación, precisa Baertl, puede ser la ideológica, “de querer generar un número de atentados que grafiquen a una industria que afecta la ecología de la Amazonía para lograr objetivos políticos”.

Usted,  ¿con cuál se queda?

 

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Mónica Belling
Cargue Más En Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira además

#PERUMIN33 SNMPE: Perú, Chile, México y Colombia tienen cartera de proyectos mineros por US$ 252 mil millones

Perú, Chile, México y Colombia, países que integran la Alianza del Pacífico tienen en conj…