Inicio Conflictos Sociales Paran por el petróleo y contra los ceses colectivos

Paran por el petróleo y contra los ceses colectivos

9 minuto leer
(Foto: La República)
Multitudinaria marcha. Los trabajadores le dicen no al modelo laboral y energético que el gobierno impulsa en su último año de gestión. (Foto: La República)
Protesta nacional. Miles de trabajadores se movilizaron en todo el país para exigir mejoras en las condiciones laborales, así como el fortalecimiento de Petroperú a través de su aún no materializado retorno a la explotación petrolera.

La incertidumbre generada en el sector petrolero por los vaivenes políticos a los que ha estado sujeta la función de Petroperú provocó que ayer se realice una fuerte paralización nacional en la primera empresa del país, que fue acatada en un 95%.

Si bien Lima fue el epicentro de esta conflictividad que nació en defensa de la integración vertical de Petroperú (para que participe en toda la cadena de la industria como lo hacen todas las petroleras del mundo), ciudades como Iquitos y Talara generaron una mayor concientización en la ciudadanía.

En la capital, unos 300 trabajadores administrativos marcharon desde la oficina central en San Isidro hasta el Ministerio de Energía y Minas (MEM), desde donde se impuso y condicionó a un nuevo directorio, a fin de que se oponga a la asociación de Petroperú con Graña y Montero para la explotación de los lotes III y IV en Talara, decisión que sí fue tomada por un directorio anterior, el cual luego fue removido.

Sin salir de Lima, en Lurín, la refinería de Conchán (que tiene una capacidad de refinación de 15 mil barriles por día) paralizó por completo sus operaciones para exigir no solo la reversión del acuerdo de directorio que dejó fuera a Petroperú del retorno inmediato al upstream (explotación petrolera), sino también la renuncia de la ministra Rosa María Ortiz y del directorio de la empresa estatal.

Las provincias de pie

En la capital petrolera del país, Talara, la paralización de 24 horas fue acatada en su totalidad, lo que obligó a la refinería de esa ciudad y la más importante del país a trabajar con una carga mínima de alrededor del 50% del total de su capacidad, que es de 65 mil barriles diarios.

Se pudo conocer que los 30 mil barriles no refinados ayer corresponden a lo que se dejó de vender en productos como gasolinas de distinto octanaje (84, 90, 95, entre otros), diésel y residuales.

La movilización de los trabajadores de Petroperú en Talara convocó a unas dos mil personas, además de otros trabajadores del sector de empresas privadas perjudicados por los ceses colectivos ante la caída de los precios internacionales del petróleo.
Al paro provincial se sumó una masiva movilización de la población en demanda de empleo (mano de obra calificada y no calificada) en el Proyecto de Modernización de la Refinería de Talara (PMRT).

Mientras tanto, en Iquitos la paralización también fue acatada al 100%, por lo que la refinería de esta ciudad, la cual tiene una capacidad de refinación de 12 mil barriles por día, tampoco funcionó.

La República supo que la movilización en esta ciudad abarcó unas 23 cuadras entre todos los frentes de defensa,  gremios y centrales sindicales (CGTP y trabajadores del sector público).

Desde las primeras horas de ayer no se venden combustibles ni se atiende al público mayorista en Iquitos, Pucallpa, Tarapoto, Yurimaguas y Conchán.

Al respecto, los sindicatos de trabajadores de Petroperú manifestaron que estas acciones fueron tomadas en respuesta a las contradicciones del gobierno en el manejo energético y a las acusaciones realizadas contra la administración (gerencias) de la empresa, y sobre todo para exigir la nulidad del contrato con Graña & Montero.

“Solicitamos a las instancias del Congreso para que se constituya una comisión investigadora sobre el proceso de adjudicación de los lotes III y IV y se tengan que asumir las responsabilidades correspondientes”, aseveró la Coalición Nacional de Sindicatos de Petroperú.

No más ceses colectivos 

En tanto, la multitudinaria jornada nacional de lucha que promovió la Confederación General de Trabajadores del Perú (CGTP) convocó a unos diez mil trabajadores, jóvenes y ciudadanos que marcharon desde el Ministerio de Trabajo (MTPE) hasta la Confiep para exigir la derogación del Decreto Supremo 013 y del Proyecto Legislativo 4008.

Ambas disposiciones facultan a las empresas a realizar despidos colectivos y reducción de salarios, además de eliminar beneficios sociales.

El reclamo en conjunto fue por trabajo digno y de calidad, así como por la soberanía energética del país. En la marcha pacífica se hicieron presentes trabajadores de construcción civil, el Frente Nacional de las Empresas Estratégicas (entre ellas Petroperú, Enapu, eléctricas), la CTE-Perú, trabajadores municipales y colectivos juveniles como Juventud por la Soberanía Energética.

La República

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Miguel Ampudia
Cargue Más En Conflictos Sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira además

Loreto: Petroperú lanza alianza con comunidades vecinas al Oleoducto Nor Peruano

El presidente del directorio de Petroperú, Luis García Rosell, presenta hoy el Plan de Des…