Inicio Economía PERSEVERANCIA EN LOS 60 AÑOS DE BUENAVENTURA

PERSEVERANCIA EN LOS 60 AÑOS DE BUENAVENTURA

10 minuto leer

Roque-Benavides-Ganoza

Con un prestigio local e internacional ganado dentro de la industria minera y un creciente apoyo al desarrollo del país, Compañía Minas Buenaventura (CMB), cumplió 60 años de vida institucional, asumiendo el reto de poner en marcha nuevos proyectos mineros.

El presidente de CMB, Roque Benavides Ganoza refirió que las actividades de la minera fueron realizadas con respeto las comunidades del entorno, “asumiendo nuestra responsabilidad social y la salvaguarda del medio ambiente”.

Recordó que Buenaventura tuvo sus orígenes en Huancavelica, en 1953 y que desde entonces, su reto ha sido alcanzar un liderazgo en base al esfuerzo y mano de obra peruana.

En tal sentido, precisó que dan empleo directo a 14.000 personas, pero que llegan a los 25.000 empleos, si se suma su participación en Yanacocha y Cerro Verde.

Los problemas no amilanan

Benavides cuestionó las críticas malsanas al sector minero. “Uno se subleva y dice “¿qué estamos haciendo mal?” cuando es todo lo contrario. Buenaventura es un ejemplo de la contribución de la minería al desarrollo del Perú”, recalcó.

Al respecto, puso como ejemplo el caso de La Zanja, en producción desde el 2010 en Cajamarca, pese a que en el 2004 su campamento fue incendiado. “Seis años después la sacamos adelante y hoy produce por encima de las 100.000 onzas de oro al año y tiene reservas para los próximos 10 años”, apuntó.

Los recientes proyectos

Refirió que las últimas minas puestas en operación son La Zanja y Tantahuatay en Cajamarca; Mallay en la provincia de Oyón; y Breapampa, en Ayacucho.

Detalló que Tantahuatay, opera desde agosto del 2011 con una producción que bordea las 125.000 onzas de oro. Mientras que en Mallay, en marcha desde el 2012, se estima una producción por encima del millón de onzas de plata. “Breapampa es una mina chica, que producirá 60.000 onzas de oro por año”, indicó.

Los grandes proyectos

El ejecutivo hizo mención especial de Yanacocha en la que tienen una participación de 43.65%, de cuya historia dijo “no ha sido un lecho de rosas”.

“Se comenzó a explorar a comienzos de los 80, cuando el terrorismo campeaba y nadie invertía. Sin embargo, la exploramos y la pusimos en producción en 1993, en asociación con B.R.G.M, y luego con Newmont”, rememoró.

Señaló que bajo iguales circunstancias, Buenaventura compró el 20 por ciento de participación en Cerro Verde. Mientras que en Chucapaca tienen una presencia del 49%.

Acotó que la expansión de su participación en la Sociedad Minera El Brocal, es igualmente importante, con unos 380 millones de dólares de inversión.

Portafolio por desarrollar

Citó que tienen un importante portafolio de proyectos: Chucapaca, en Moquegua, con Gold Fields, con recursos de 7 millones de onzas de oro; y Tambomayo, en Caylloma, Arequipa, yacimiento de plata y oro con más de un millón de toneladas.

Mientras en Apurímac exploran el yacimiento de cobre Trapiche, con recursos por encima de los 500 millones de toneladas, de los cuales 220 millones son mineral de cobre lixiviable.

“Al menos, 70 por ciento de nuestra producción es de metales preciosos, principalmente oro y plata. También tenemos cobre con nuestra participación en Cerro Verde y El Brocal”, añadió.

Calculó que este año sus unidades producirán más de medio millón de onzas de oro, las que sumadas a su participación en Yanachocha, bordearán el millón de onzas. Mientras en plata, alcanzarán entre 18 a 19 millones de onzas.

En la bolsa de Nueva York

Resaltó el listado de Buenaventura en la Bolsa de Nueva York, en la década de los 90 que la convirtió en la primera minera latinoamericana en hacerlo. “Hoy, la empresa tiene un movimiento bursátil que es tres veces el de toda la Bolsa de Valores de Lima”, precisó.

Reconoció que en el florecimiento de su compañía, ha sido vital el crecimiento del país en las dos últimas décadas, con políticas que incentivan el desarrollo de nuevos proyectos mineros.

Gestión corporativa eficiente

En otro momento, Benavides hizo alusión a la eficiente gestión corporativa de Buenaventura, que implica buenas prácticas de gobernanza para el éxito de una empresa.

Entre los pilares para lograr aquello, mencionó el buen criterio para asociarse con terceros, como con Newmont, Gold Fields, Freeport y McMoRan, “para sacar más rápido los proyectos”.

“No se trata de ser dueños del 100 por ciento, sino de que los proyectos salgan pronto”, fundamentó.

Subrayó que otro factor, son sus operaciones eficientes que contemplan la mejoría constante de los procesos metalúrgicos de sus unidades.

“Minería no es confrontación”

Comentó que el trabajo de la empresa se basa en la sostenibilidad, ligada al cuidado del medio ambiente y el respeto a las comunidades. “Buenaventura siempre se ha integrado a las comunidades, y si alguien cree que minería es la confrontación con ellas, no es el caso de nuestra compañía”, garantizó.

Asimismo, puntualizó la necesidad de preservar el agua, mediante su uso apropiado. “Tenemos principios, como el cuidado absoluto del medio ambiente, en donde logramos certificaciones de ISO 14000, de gestión responsable de los recursos hídricos”.

Responsabilidad compartida

El ejecutivo opinó que la responsabilidad social es fundamental para una empresa, pero tiene que ser compartida con el Estado en su conjunto. Al respecto, dijo que su empresa hizo muchas obras y cooperado en otras, como el reciente asfaltado de la carretera Huaura – Oyón, junto al gobierno.

“También agregamos valor a las escuelas rurales donde operamos, capacitamos a los granjeros, agricultores y brindamos atención médica”, ponderó.

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Miguel Ampudia
Cargue Más En Economía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira además

Subsidiarias de Graña y Montero y Buenaventura amplían contrato de US$ 30 Mlls. por un año

Las subsidiarias de la constructora Graña y Montero – Stracon GyM – y de la Compañía de Mi…