Inicio Internacional Planta de reciclaje más grande del planeta está en México

Planta de reciclaje más grande del planeta está en México

8 minuto leer
403
La opera PetStar en Toluca, donde Arca Continental y Coca-Cola tienen mayoría de las acciones.

México nos recibe con tequila y mezcal y una inconfundible música de mariachis suena en la radio de la habitación del hotel. A dos horas de la ciudad de México (antes llamado Distrito Federal o DF), se ubica Toluca, una ciudad muy activa en su industria y con una creciente agricultura.

Toluca es hermosa y hospitalaria. Es la capital del Estado de México y a sus habitantes les llaman “mexiquenses”, muy diferente al gentilicio “mexicano” que es la denominación natural de quienes nacieron en el país azteca.

Allí en Toluca, en ese territorio, está la planta de reciclaje en grado alimenticio más grande del mundo. Así nos lo dice Jaime Cámara Creixell, director general de PetStar, la empresa mexicana que se tomó muy a pecho lograr sostenibilidad y rentabilidad con la basura, específicamente con las botellas de plástico que desechan los consumidores de bebidas.

Es decir, las botellas desechadas pasan de ser basura a un objeto que tiene valor.

“Buscamos generar un valor ambiental, social y económico”, dispara Jaime Cámara, quien saca pecho por sus más de 20 años de experiencia en la ardua dirección para el acopio, la recolección y el reciclaje de esa basura de plástico.

En el modelo de reciclaje se invirtió US$ 100 millones que incluye infraestructura de recolección, 8 plantas de acopio y la planta de reciclado, que fue inaugurada en el 2014 por el presidente Enrique Peña Nieto.

La planta procesa 50 mil toneladas (equivalen a 3.100 millones de botellas) al año, de las 80 mil toneladas recolectadas, y da empleo directo a más de 1.000 personas, pero en toda la cadena, desde la recolección, el acopio, el transporte, entre otras actividades, trabajan 24 mil personas con 1.200 puntos de acopio en México. En la planta se procesan 350 mil botellas por hora y nunca se detiene.

Todas las botellas proceden de México y tras ser recicladas y convertidas en pellet, insumo indispensable para fabricar nuevas botellas que van directamente a las embotelladoras del sistema de Coca-Cola para el mercado mexicano.

Aunque la planta y el modelo de negocio le hacen muy bien al planeta, no cuenta con apoyo del gobierno. Es completamente un emprendimiento privado.

Es así que Arca Continental (empresa que compró Lindley en el Perú) tiene el 49,9% y Coca-Cola cuenta con el 30% de las acciones de Pet Star. La participación restante es compartida por Bepensa, Corporación del Fuerte, Corporación Rica, y las embotelladoras del Nayar y de Colima.

Cámara habla de “Economía Circular”, es decir, que la botella de plástico (PET), la tapa y la etiqueta, luego de su uso, pasen a ser recicladas y tras un proceso de transformación industrial vuelvan a convertirse en la misma botella que deberá contener agua o las diversas bebidas gaseosas que producen las embotelladoras de Coca-Cola, como la de Arca Continental en Monterrey.

La filosofía del negocio, según Cámara, es que para que el proyecto sea sustentable o perdure en el tiempo, tiene que ser rentable. ¿Y reciclar las botellas es buen negocio? Sí. Se genera un producto competitivo respecto a la resina virgen y una rentabilidad (antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización), de entre 11% y 14% al año. Es un modelo que además de tener rentabilidad, genera beneficio social y ambiental que debe ser replicado.

Procesa 3.100 millones de botellas que equivale a 2,4 veces del estadio Azteca

– “Somos la empresa que hace más resina reciclada de grado alimenticio, que vuelven a ser a botellas en el mundo”, dice Jaime Cámara, director general de PetStar.

– La planta en Toluca procesa 3.100 millones de botellas al año y eso equivale a 50 mil toneladas de resina grado alimenticio.

– Las 3.100 millones de botellas procesadas podrían llenar 2,4 veces el estadio Azteca de México.

– “Promovemos la economía circular que consiste en la reutilización de los recursos naturales, reincorporándolos de manera permanente en ciclos cerrados para lograr un producto similar”, señala Jaime Cámara.

– “Dentro del precepto de Coca-Cola de lograr un mundo sin residuos, vamos muy avanzados”, dice.

– La meta es completar una serie de objetivos ambientales, sociales y económicos para que el modelo sea bien sólido y pueda seguir creciendo y recuperar el 100% de los envases para el año 2030. En este momento el avance es de 70%, dice Cámara.

Fuente: La República

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Redacción ProActivo
Cargue Más En Internacional

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × 1 =

Mira además

Fortuna producción de plata aumento un 18% en primer trimestre

ProActivo Fortuna Silver Mining reprtó los resultados de producción del trimestre 2018 de …