Para lograr ese objetivo, el jefe del BID adelantó en una entrevista con Reuters que el organismo anunciará un fondo de innovación y apoyo a emprendedores en el marco de la cumbre de los países de la Alianza del Pacífico, que se realiza hasta el viernes en la sureña ciudad chilena de Puerto Varas.

Este fondo, que partirá con unos US$42 millones, se suma a los US$12.000 millones que el BID planea prestar en total a América Latina en 2016, una cifra muy similar a la desembolsada el año pasado.

Aunque Moreno remarcó que los miembros de la Alianza -Chile, Colombia, México y Perú-, no enfrentan una recesión, “sí están con menor crecimiento y el reto entonces es cómo la Alianza se convierte en una plataforma mediante la cual encuentran un mayor crecimiento vía una mayor profundización comercial”.

El funcionario informó además que la institución también trabaja con los miembros de la alianza para la creación de un fondo de infraestructura que permitiría un mayor intercambio comercial dentro del bloque y hacia el exterior.

“Esto (fondo de infraestructura) es algo que deben ir determinando los propios ministros de Hacienda para saber qué tan grande quieren que sea el fondo, cómo lo quieren estructurar y nosotros lo que les hemos dado es un conjunto de opciones fruto de esta cooperación técnica”, dijo Moreno.

Según cálculos del BID, América Latina debería aumentar la inversión en infraestructura en entre 2 y 4 puntos porcentuales del PIB anual (unos US$100.000 millones a US$200.000 millones) durante décadas.

El jefe del BID destacó que el comercio dentro de Europa alcanza a un 65 por ciento, mientras que en Asia bordea el 50 por ciento y en América Latina llega a un 18 por ciento.

El intercambio comercial de los miembros de la Alianza del Pacífico, en tanto, suma apenas el 4 por ciento, pese a que el PIB conjunto de ese bloque es de alrededor del 38 por ciento del total de América Latina.

“Ahí hay una oportunidad y por eso es importante volcar todo el esfuerzo tanto de los gobiernos como del sector privado para materializar los beneficios de la Alianza”, dijo Moreno.

En esa línea, agregó que el trabajo de la Alianza del Pacífico junto con Argentina y Brasil busca concretar la implementación de la llamada ventanilla única de comercio exterior dentro de los países, con lo que se apunta a reducir los costos en el traslado de los envíos, especialmente en los pasos fronterizos.

Moreno resaltó que medidas como éstas y de fomento hacia las pequeñas y medianas empresas permitirán una mayor competitividad de la región, especialmente cuando se vaticina otro año de contracción por el negativo desempeño de las economías de Brasil y Venezuela.

“Tenemos la esperanza de que haya un mejor 2017, pero hay que reconocer que todas las proyecciones que se han hecho en los últimos cinco años se han equivocado a la baja”, admitió.