china puttt

 

Los presidentes de China, Xi Jinping, y de Rusia, Vladimir Putin, se reunieron este sábado en Pekín para profundizar en la relación de sus dos países, en un encuentro que ha dado como fruto una treintena de acuerdos, desde las infraestructuras de transporte hasta la cooperación de sus medios estatales. Ambos países tienen interés en aumentar su cooperación. Comparten una visión global -un mundo que presente alternativas al poderío de EE. UU.- e intereses económicos y de seguridad complementarios. Si Moscú busca otras opciones de comercio e inversión para ayudar a su maltrecha economía tras la imposición de las sanciones occidentales a raíz de su anexión de Crimea y el cierre de Europa a sus hidrocarburos, China busca apoyos diplomáticos y de seguridad ante el giro de EE UU hacia Asia Pacífico y las disputas sobre soberanía que mantiene con sus vecinos en los mares a su sur y este.

“Rusia y China mantienen puntos de vista muy próximos, o casi idénticos en el terreno internacional”, afirmó Putin en una comparecencia de ambos presidentes ante la prensa para presentar una declaración conjunta. Los dos, indicó, hablaron sobre la lucha contra el terrorismo, el programa nuclear norcoreano, Siria y el mar del sur de China. Por su parte, Xi subrayó que “enfrentados a circunstancias internacionales cada vez más complejas y cambiantes, debemos persistir de manera aún más insistente en mantener el espíritu de la alianza estratégica y la cooperación chino-rusas”.

Ambos presidentes firmaron dos declaraciones, una para “fortalecer la estabilidad estratégica global” y otra para promover el desarrollo del ciberespacio respetando la soberanía de cada país.

Los dos países habían firmado en 2014 un acuerdo para el suministro de gas natural ruso a China durante 30 años, por valor de 400.000 millones de dólares. Aquel pacto fue saludado como el principio de una intensa cooperación, aunque en dos años los progresos han sido lentos. En parte debido a la mala marcha de la economía rusa y a la caída de los precios del crudo, as inversiones chinas que esperaba Moscú no se han materializado y el año pasado el volumen de comercio bilateral cayó un 28%, para quedar en 68.065 millones de dólares.

La visita de Putin a Pekín, apenas dos días después de haberse visto con Xi en Tashkent durante la cumbre de la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS), tenía como objeto, precisamente, tratar de solventar esa caída.

Los acuerdos suscritos hoy incluyen un aumento de la cooperación en áreas como el espacio o la agricultura. Rusia suministrará medio millón de toneladas de grano este año a China, un país donde la seguridad alimentaria es históricamente una de las grandes prioridades del Partido Comunista.

Ambos formalizaron también el acuerdo para el desarrollo de un avión de gran fuselaje, con el que, según la prensa rusa, los dos países quieren rivalizar con los gigantes aeronáuticos Boeing y Airbus. También desarrollarán un helicóptero civil de carga. En materia de energía, el gigante estatal químico ChemChina adquirirá el 40% del complejo petroquímico VNHK en Siberia.

Putin indicó que los dos países negocian un total de 58 acuerdos por valor de cerca de 50.000 millones de dólares, y buscarán finalizar un acuerdo para la construcción de una línea de tren de alta velocidad en Rusia para final de este año, informa Afp.

El País, España
Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Redacción ProActivo
Cargue Más En Hidrocarburos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira además

CNPC confirma que quiere desarrollar petroquímica

China National Petroleum Corporation (CNPC), el mayor productor de gas y petróleo de China…