Inicio Noticias Refinería de Talara: Desafíos y contribución de su modernización

Refinería de Talara: Desafíos y contribución de su modernización

10 minuto leer
83

Ministro Eleodoro Mayorga

ELEODORO MAYORGA ALBA
Ministro de Energía y Minas

La refinería de Talara de Petroperú, en la región Piura, es una de las de mayor capacidad de producción de combustibles en el país y, a la vez, es la refinería emblemática que forma parte de nuestra historia petrolera.

En esta zona desértica, desde hace 150 años, se ha desarrollado la historia del petróleo crudo y gas natural reflejada en los campos de exploración y explotación, y en las actividades de refinación y procesamiento. Los especialistas estiman que hasta hoy solo se ha logrado recuperar el 15% del total de hidrocarburos acumulado en los yacimientos del noroeste peruano.

Como toda refinería, ha tenido sucesivos proyectos de modernización en respuesta a las necesidades de combustibles del mercado, tanto en cantidad como en calidad. Los actuales equipos de procesos de la refinería de Talara fueron instalados en los años 50 por la norteamericana International Petroleum Company. La capacidad instalada fue de 45,000 barriles por día, que luego fue ampliada a 60,000, y posteriormente, en los años 70, bajo la tutela de Petroperú durante el gobierno militar, se instalaron los procesos de craqueo catalítico y otras facilidades.

La perforación de nuevos pozos de desarrollo y el inicio de la producción de los lotes 67, 95 y 64 permiten avizorar una mejora sustancial de la producción de petróleo crudo. Esta mayor producción estaría a disposición para procesarla como parte de la carga de las refinerías; procesamiento que no sería posible en el esquema tecnológico actual de refinación, pero sí en la refinería modernizada, con unidades de desulfurización y de procesamiento de conversión profunda.

El corolario de este importante cambio en el patrón refinero, entre otros, es que se reducirían de manera significativa las importaciones del diésel N° 2 de bajo azufre y se mejorará nuestra balanza comercial.

En las actuales circunstancias del mercado nacional e internacional de combustibles, y para alcanzar los objetivos de la Política Energética Nacional 2010 -2040, con especial énfasis en la seguridad energética y en la preservación de la calidad del aire y de la salud pública, el 18 de diciembre del 2013, mediante Ley N° 30130, se declaró prioritaria la ejecución del Proyecto para su Modernización (PMRT).

El PMRT involucra la construcción de una nueva refinería, con plantas de procesos de mayor capacidad que las actuales, con una unidad de destilación primaria de 95 mil barriles por día, nuevas instalaciones para la desulfuración de los combustibles, y la producción asociada de ácido sulfúrico, la producción de combustibles en procesos de Conversión Profunda.

Con relación al esquema de refinación con procesos de conversión profunda, resalta la Unidad de Flexicoking, que permitirá obtener productos como gas de bajo poder calorífico, utilizable en hornos y calderos o para la autogeneración de energía eléctrica, añadiendo un valor significativo al proceso integral. Es importante precisar que a nivel mundial solo las refinerías con esquema de refinación avanzado cuentan con este proceso y la refinería de Talara será la primera refinería en contar con estas modernas tecnologías de avanzada en América Latina.

El PMRT es el principal proyecto del norte peruano, que en adición a sus beneficios en la salud humana y calidad de aire limpio, tendrá un impacto económico y social que se distribuirá no solo en la región Piura, sino también en las regiones vecinas.

Mejoras en la calidad del aire

Los beneficios del PMRT no solo están ligados a la seguridad energética sino que tendrán una repercusión en la calidad del aire de nuestras ciudades, siempre y cuando se tomen las medidas de acompañamiento en las especificaciones de los vehículos y en la gestión del tráfico local.

Recuerdo que una de las medidas que me tocó influenciar aquí y en otros países fue la eliminación del plomo de las gasolinas. El primer país en aplicar esta medida fue Japón, en los años 70. Europa y EE.UU. hicieron el cambio en los años 80. En nuestro país recién en 1998 se dispuso el retiro total del contenido de plomo en la gasolina de 90 octanos y su reducción progresiva en la gasolina de 84 octanos, eliminándose por completo el contenido de plomo a partir del 1 de enero del 2005. Esta regulación coadyuvó a la mejora de la calidad del aire, notablemente.

Ha transcurrido una década desde que se eliminó el plomo en nuestras gasolinas, pero aún no existe la obligación de los vendedores de vehículos para que solo comercialicen en el país vehículos equipados con sistemas de escape con convertidores que, finalmente, son los que hacen posible la reducción de las emisiones.

El PMRT involucra la obtención de diésel con un contenido de azufre menor a 50 partes por millón (ppm), y un índice de cetano hasta un valor mayor de 47. Asimismo, se incrementará el octanaje de las gasolinas y se reducirá el contenido de benceno hasta valores de 1% en peso. Además, se contará con gasolinas tratadas de contenido de azufre menor a 3 ppm, acorde a los estándares internacionales de calidad más exigentes.

Gestión

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Miguel Ampudia
Cargue Más En Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira además

Tía María no utilizará ni una sola gota de agua del Valle de Tambo

ProActivo SOUTHERN PERU construirá una planta desalinizadora que empleará agua de mar SOUT…