Inicio Noticias Reforma energética: Tendencias regionales

Reforma energética: Tendencias regionales

6 minuto leer

Álvaro Ríos Roca

OPINIÓN
Álvaro Ríos Roca
Socio director de Gas Energy

En diciembre de 2013 se aprueba la reforma energética en México y se toman definiciones importantes sobre Petroperú en Perú. Analicemos y comparemos las mismas con otros procesos y señalemos claras tendencias regionales.

Se reproduce el modelo Colombia y Brasil, donde se crean agencias para el manejo de áreas con hidrocarburos y las empresas estatales se consolidan como actores importantes de la cadena, pero se las fuerza a tornarse tecnológicas, eficientes, con autonomía de gestión, ser competitivas, corporativas y blindarlas al máximo del poder político. Lo anterior a través de mecanismos como directores independientes, capitalizaciones bursátiles o permitir que se asocien al capital internacional en toda la cadena.

La reforma actual en México incluye cambios profundos para permitir que el sector internacional acceda a contratos de exploración y explotación directos con el Estado o asociada a empresas estatales como Pemex, pero no bajo la tutoría de esta última. La Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) fue creada al estilo ANH (Colombia) o ANP (Brasil), encargada de administrar áreas y donde Pemex queda como un importante jugador más, especialmente en la exploración y explotación.

Este proceso de apertura, a contramano de lo que aconteció en Argentina, Perú y Bolivia, es que Pemex seleccionará y la CNH le asignará importantes yacimientos productivos y áreas en cuencas tradicionales. Otras áreas quedarán para licitarlas al sector internacional en diferentes tipos de contratos. También se blinda a Pemex del poder político con la inclusión de directores estatales e independientes y la retirada del sindicato de su directorio. Entendemos que no se permite la capitalización bursátil de Pemex al estilo Ecopetrol o Petrobras.

Perú hace dos décadas reestructuró el sector con miras a captar capital internacional y sobre todo aumentar reservas y producción. Los resultados nos muestran éxitos rotundos en materia de reservas y producción de gas natural pero no así en reservas y producción de petróleo (de 126,000 Bbl/día a casi 63,000 Bbl/día en cerca 20 años).

En Perú, se creó Perupetro al estilo de ANH y ANP y ahora CNH. Sin embargo, la empresa estatal Petroperú fue obligada a retirarse de la exploración y producción y quedarse con activos de transporte, refinación y comercialización, contrariamente a lo que aconteció en Colombia, Brasil y ahora en México. A nuestro modesto entender, una empresa petrolera, privada o pública, debe tener activos en upstream. Subsistir o consolidarse con solo el downstream es bastante complicado.

Por años se había mantenido a Petroperú en un estado de limbo y finalmente en diciembre 2013 se aprobó una Ley que permite su capitalización bursátil hasta el 49%, lo que incluye contar en el futuro con directores independientes y se le da respaldo financiero para modernizar la refinería de Talara.

Sin embargo, creemos que el proceso podía dar un paso más y se le debe asignar algunas áreas para exploración y explotación que estén por revertirse al Estado, y mejor si las mismas cuentan con producción o están en áreas tradicionales al estilo Colombia, Brasil y ahora México. Así Petroperú podrá buscar los socios que más le convenga. Shakespeare manifestaría “To be or not to be Petroperú”.

Gestión

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Miguel Ampudia
Cargue Más En Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *