Chaglla

Durante la etapa más estricta de la cuarentena, el esfuerzo por producir electricidad en Perú fue asumido por las plantas de energía renovable. Una de ellas, la central hidroeléctrica de (Huánuco), que China Tres Gargantas (CTG) adquirió de en el 2019. , principal representante de la , operadora de , nos cuenta los detalles de la transacción entre y CTG, y los aportes de esta última a la operación.

-Entendemos que fue una de las plantas que más trabajó durante la cuarentena. ¿Era así?

es la tercera mayor planta hidroeléctrica del país (456 MW) y está disponible todo el tiempo para abastecer el sistema. Ha sido clasificada como una infraestructura estratégica para el sector, por lo que la disposición de la gerencia es mantenerla siempre operativa, pero con el debido cuidado de su gente, tanto en la planta como en Lima.

-¿Cuántos empleados hay en ambos sitios?

En total tenemos 253 trabajadores: 23 en Lima y 230 en la planta, y de éstos, 135 son personal directo. La diferencia son los contratistas, que se dedican al mantenimiento de las líneas de transmisión y las turbinas.

-¿Qué medidas están tomando para evitar que reciban COVID-19?

La principal es la previsión que hicimos mucho antes de que el gobierno tomara las medidas de emergencia. Tuvimos cuidado de implementar cuarentenas antes de que el personal entrara en la planta. Eso significa que todos los trabajadores pasan por un confinamiento de 15 días. Durante este período, se comprueba su estado de salud, para que cuando el trabajador sea dado de alta pueda incorporarse a su turno. Todos los turnos pasan por estas cuarentenas. Por esta razón tenemos cero infecciones de COVID-19, y esperamos seguir así.

-¿Cómo se controla el ingreso de los proveedores?

Es similar. Los proveedores sólo entran en la planta si son indispensables, preferiblemente para llevar suministros. Hay un filtro permanente en todo lo que entra. No podemos permitir que entre una sola persona infectada porque eso significa una ducha.

-Chaglla está operada por China Three Gorges. ¿Podría hablarnos de ellas?

China Three Gorges o CTG es el líder del consorcio Huallaga Holding Company, actual propietario de la Generación Huallaga y Chaglla. Es la principal compañía hidroeléctrica mundial en China y en el mundo. Tiene operaciones en 40 países con 90 proyectos en marcha y una capacidad instalada de 74 GW [174 veces la del Perú].

Chaglla es la mayor inversión en la región de Huánuco. Genera energía con dos turbinas de 225 MW cada una, las más grandes del país, y una pequeña turbina de 6 MW (Foto: Huallaga Generation).

-CTG llegó a Perú para desarrollar San Gabán III. Y ahora también ha comprado Luz del Sur.

De hecho, comenzamos con la central hidroeléctrica de San Gabán III (Puno), actualmente en construcción, en asociación con Energías de Portugal. Y nos hemos enterado por la prensa que CTG acaba de comprar Luz del Sur, con la aprobación de Indecopi [10 de abril]. Tengo entendido que esta operación tardará unos meses en completarse.

-¿Se ha enterado por la prensa? ¿No por CTG?

Aunque Generación Huallaga es una empresa de CTG, la idea del grupo es que la operación de cada una de sus empresas sea independiente. En este caso, las tres empresas CTG en Perú tienen diferentes gerencias y direcciones.

-¿Significa eso que no tienen una oficina central en Perú sino que trabajan por separado?

Esta es la forma de trabajo de CTG y sus subsidiarias en todo el mundo. Es un estilo que se mantiene en Perú.

-¿Pero la alta gerencia es china?

En el caso de Chaglla, la casa matriz decidió enviar un equipo de seis personas de China: el gerente general y cinco asesores, que son los que dirigen la empresa, pero manteniendo la misma estructura que tenía antes. Chaglla lleva tres años en el sistema eléctrico y sigue operando con el mismo personal. Tiene toda la confianza de la compañía.

-¿Cómo adquirió CTG a Chaglla de ?

Chaglla fue adquirida en un proceso de subasta privada internacional en el que participaron más de 18 grupos económicos de todo el mundo, lo que significó visitas de campo a la planta y sus subestaciones. Fue un concurso privado transparente que fue ganado por los más interesados, en este caso CTG, con una inmensa inversión, a pesar de los problemas que surgieron.

-Uno de ellos fue que Odebrecht exigió al Gobierno S / 524 millones de la venta a CTG.

La venta se retrasó por la definición que el Estado peruano tenía que hacer, pero eso se superó cumpliendo con todos los requisitos de la ley. Ahora es un proceso totalmente cerrado.

-¿Odebrecht vendió Chaglla por 1.390 millones de dólares?

Así se publicó.

-Recuerdo que se utilizaron diferentes cifras.

Son interpretaciones que se producen por las consideraciones de la transacción: indemnizaciones a los bancos y otros rubros. La cantidad publicada es aproximadamente la cantidad pagada.

-¿Qué ha aportado CTG a Chaglla?

La mística de poder continuar con una operación de excelencia, prevención y máximo cuidado del personal. Estos son los aspectos fundamentales que marcan la dirección china en nuestra empresa. Hay un aforismo que han impuesto: “abrir fuentes, cerrar tuberías”. Significa que tienes que producir más con lo que tienes, siendo eficiente con la inversión.

-¿A cuánto ascienden las ventas de Chaglla?

Suman aproximadamente 10 millones de dólares mensuales brutos, pero hay que descontar los pagos correspondientes al servicio de la deuda, la inversión operativa y otros, por lo que los márgenes para el pago del Impuesto sobre la Renta (y el canon de la hidroenergía ) todavía no son visibles. Somos una empresa joven que produce energía en la medida de lo posible para alcanzar su punto de equilibrio en pocos años.

Fuente: El Comercio