A través de una entrevista para la Red de Comunicación Regional (RCR), el secretario del Sindicato Único de Trabajadores y Anexos de Southern Perú (Sutax), Adrián Mamani, dio a conocer que el campamento minero de Cuajone, en Moquegua, continúa sin agua tras 36 días de bloqueo del reservorio de Viña Blanca por parte de las comunidades aledañas.

A la fecha no han recibido apoyo por parte de las autoridades del gobierno de Pedro Castillo. “Llevamos cuatro semanas en la ciudad de Lima. El sábado tuvimos la oportunidad de reunirnos con el premier, quien ha sido muy arrogante y déspota. Nos sentimos decepcionados”, indicó Adrián Mamani.

Al menos cinco mil trabajadores que conforman la unidad minera han sido afectados por el desabastecimiento de agua, así como los hospitales, colegios y diversas áreas de la zona, afectando los derechos constitucionales al agua y al trabajo.

En ese sentido, Mamani sostuvo que, de no darse una solución en el corto plazo, los trabajadores de Southern Perú podrían verse enfrentados a las comunidades aledañas a mina Cuajone. “Lo que el premier quiere es un enfrentamiento de pueblo con pueblo. Y si eso quiere, lo va a haber. Si hay bajas o heridos, va a ser culpa del gobierno, porque no nos están escuchando” afirmó.

Además, el líder del gremio informó que el Servicio de Inteligencia del Estado viene realizando seguimiento a los trabajadores. “Si algo pasara con alguno de los diligentes, va a ser responsabilidad del gobierno de turno”, refirió.

Asimismo, el secretario general del sindicato, Javier Acosta, recordó que el pasado 31 de marzo, el gobierno compartió un Decreto Supremo en el que se detalla un plazo de 10 días para la instalación de una mesa de diálogo.

“Fuimos a hablar con el premier para decirle que no vamos a esperar 10 días para que nos puedan colocar el agua. Necesitamos que desde el primer día se reestablezca el agua. Las familias lo necesitan”.

Agregó que el Ministerio de Energía y Minas permanece al margen de los últimos acontecimientos desarrollados en mina Cuajone, sin brindar las facilidades para llegar a un buen entendimiento entre la empresa minera y los comuneros.

Recordemos que la corporación mexicana, a través de un comunicado dirigido al ejecutivo resaltó que, de no darse una solución viable, paralizarán sus operaciones de manera temporal, debido a las pérdidas diarias a causa de la suspensión de actividades mineras que ascienden a 8. 5 millones de soles, como indicó recientemente Raúl Jacob, CEO de Southern Perú.

Fuente: IIMP