barras de cobre

El cobre subía junto con otros metales básicos debido a que las interrupciones en minas peruanas se sumaron a las preocupaciones por la escasez de suministros en un momento en que los inventarios se encuentran en niveles alarmantemente bajos.

Las operaciones de dos minas que representan alrededor de una quinta parte de las exportaciones peruanas de cobre están suspendidas, lo que contribuye a mantener los precios cerca de un nivel récord. Los incidentes, que demuestran que las actividades mineras mundiales siguen en riesgo de interrupción debido a los conflictos laborales y la inestabilidad de las comunidades, han aumentado la preocupación por el suministro, cuando los inventarios de la Bolsa de Metales de Londres están cerca de los niveles más bajos en más de 16 años.

MMG Ltd. informó que Las Bambas, una de las minas de cobre más grandes de Perú, no podrá continuar con la producción ante las protestas de la comunidad local por el supuesto incumplimiento de sus compromisos de inversión social, según un documento presentado a la Bolsa de Valores de Hong Kong. Por otra parte, continúa un paro en la mina Cuajone, de Southern Copper Corp., que comenzó el 28 de febrero después de que miembros de la comunidad cortaran el suministro de agua.

El cobre subía un 0,7% a US$10.387 la tonelada a la 1:24 p.m. en la Bolsa de Metales de Londres. En las dos semanas anteriores, el metal había bajado.

Si bien la oferta minera mundial se está recuperando en general de la pandemia a medida que mejora la logística, lo que aumenta los márgenes de refinación, la producción de cobre refinado se ha quedado atrás. El crecimiento de la producción de cobre refinado en China se desaceleró en los dos primeros meses y se espera que los volúmenes de marzo disminuyan después de que una importante fundición detuviera la producción a raíz de tensiones financieras.

“Tanto las mineras como las fundiciones se han enfrentado a vientos en contra”, escribieron en una nota analistas de Bank of America Corp., incluido Michael Widmer. “Si bien algunos de estos pueden normalizarse hasta cierto punto, los vientos en contra en particular para la producción refinada han respaldado los precios del cobre”.

Los inventarios de cobre de la LME aumentaron el martes, impulsados por las adiciones a las bodegas en Corea del Sur y Taiwán. Si bien las existencias se han recuperado un poco después de tocar el nivel más bajo desde 2005 en marzo, siguen siendo históricamente bajas.

Contribuyendo al sentimiento general, los inversionistas esperan más estímulos de China, el principal consumidor de metales, para los sectores de infraestructura e inmobiliario. Las autoridades han prometido en repetidas ocasiones apuntalar la economía tras verse afectada por el peor brote de covid-19 desde que comenzó la pandemia.

Los operadores nacionales también están atentos a las señales de recuperación de la demanda, ya que Shanghái alivió las restricciones al transporte y dio a conocer planes para el regreso de las principales industrias manufactureras tras semanas de confinamiento.

Fuente: Bloomberg