Julia Torreblanca, VP de Cerro Verde

La mina de cobre Cerro Verde, ubicada en la región Arequipa, acorde con los lineamientos de Freeport McMoran, casa matriz del grupo económico, reducirá el 15% de intensidad de las emisiones de Gases Efecto Invernadero (GEI) por tonelada de cátodo de cobre para el 2030. Además, acorde con los lineamientos ESG continuará potenciando la gestión integral de los recursos hídrico de la región Arequipa donde esta ubicada la mina. Aquí la entrevista con Julia Torreblanca, Vicepresidenta de Asuntos Corporativos en Sociedad Minera Cerro Verde.

¿Cómo evalúa el avance de la inclusión de género en el sector minero de Perú?

Valoramos que muchas empresas mineras impulsen distintos programas de equidad, diversidad e inclusión para lograr que más mujeres se incorporen a esta industria. sin embargo, considero que tenemos una agenda pendiente para acelerar estos esfuerzos y generar un cambio que, sin duda alguna, añadirá valor a la minería. Para darles una idea, en el Perú la participación de mujeres en la minería es de 6.4%, mientras que en Chile es de 9% y en países como Canadá y Australia este indicador ronda el 20%, según Woman in Mining (WiM) Perú.

El avance conseguido, en varios casos, se estancó a raíz de la pandemia. Muchas mujeres que trabajaban en minería tuvieron que renunciar debido a sus obligaciones familiares, ante la imposibilidad de cumplir con los períodos de internamiento en mina, extendidos por la coyuntura. Ello puede haber generado una disminución en la fuerza laboral femenina del sector.

Asimismo, creo que la poca cantidad de mujeres que hoy ocupan cargos gerenciales obedece a que la incursión femenina en la minería es relativamente reciente, mientras que el acceso a dichos puestos directivos son el resultado de 12 ó 15 años de experiencia y un gran conocimiento del negocio; por ello, confío que de manera progresiva veamos una mejora en este segmento ejecutivo, más aún al observar los esfuerzos que distintas empresas vienen haciendo.

Debo destacar también el rol que vienen cumpliendo instituciones como Woman in Mining (WiM) para reflexionar y plantear iniciativas que permitan acelerar este cambio en la industria minera, generando sinergias con distintos sectores para potenciar su rol como un actor clave e influyente.

¿Qué mejoras pueden hacerse en la industria en general para lograr la ansiada equidad en oportunidades laborales?

Recodemos que en Latinoamérica, y especialmente en el Perú, solo el 30% de las mujeres elige carreras superiores vinculadas a la ciencia y la tecnología, en comparación con el 70% de los hombres que sí lo hacen. Esta situación preexistente, que afecta a todo el país, debe ser mejorada para lograr un mayor acercamiento femenino al mundo minero.

Si hablamos de mejoras, creo que podríamos contribuir a revertir esta situación promoviendo con mayor ahínco las carreras STEAM (ciencia, tecnología, ingeniería, arte y matemática por sus siglas en inglés) e impulsando el otorgamiento de becas para carreras vinculadas a la actividad minera (como Ingeniería ambiental, minera, industrial, Derecho, Geología, entre otras), lo que nos permitirá difundir tanto las especialidades técnicas y profesionales que requerimos en nuestra industria, como el valor agregado que genera la minería responsable.

De esta manera, pondríamos a disposición de las jóvenes todas las opciones que tienen antes de elegir una carrera. Esperamos que, sumando estas alternativas, las mujeres de manera natural puedan observar el sector minero como uno en el que pueden desarrollar habilidades y generar un impacto positivo en nuestro país, dejándolo de ver como un espacio destinado únicamente a los hombres.

Considero que ya se ha dado un primer paso en este aspecto, con el programa “Talento Mujer Minera”, impulsado por Cetemin, que ofreció becas de formación técnica a mujeres, auspiciadas por empresas mineras. El éxito de su convocatoria ha hecho que Talento Mujer reciba hoy el apoyo de empresas de otros rubros, como las de hidrocarburos, y que haya sido reconocido con 2 premios nacionales (segundo lugar en el Premio Igualitario de Scotiabank y primer lugar en los Premios ProActivo 2021).

Además, pienso que sería importante impulsar programas de capacitación en las zonas adyacentes a las operaciones mineras, buscando aumentar la empleabilidad de las mujeres de las comunidades y brindándoles formación técnica en operación de equipos. Por ejemplo, para la expansión de la Unidad de Producción de Cerro Verde efectuada entre 2011 y 2016, se brindaron cursos de capacitación técnica en los que se promovió la participación libre de las mujeres que vivían en la zona de influencia.

¿Cómo han incorporado en sus políticas de gestión, las tendencias de la era verde y digital y qué avances tienen en los principios ESG?

Cumpliendo con los principios ESG, Cerro Verde continuará impulsando la gestión integral de los recursos hídricos de Arequipa, potenciándola con obras complementarias, enfocadas en proyectos agrícolas y en mejoras de los sistemas hidráulicos, con el fin de tener un mejor abastecimiento, uso eficiente y control del agua.

De esta manera, los cultivos de las zonas agrícolas tendrán mayores oportunidades de exportación, en un trabajo conjunto entre empresa privada, autoridades y sector agropecuario.

Debemos recordar que Cerro Verde viene trabajando en diferentes proyectos con énfasis en la disponibilidad de agua, desde hace más de 15 años, reconociendo que es un derecho fundamental y un recurso necesario para la población y las actividades productivas de Arequipa. La ejecución de estas iniciativas forma parte de lo que denominamos como el “Círculo Virtuoso del Agua”, que ha obtenido reconocimientos nacionales e internacionales.

Una característica que cumple Cerro Verde al impulsar estas iniciativas de desarrollo es que buscamos involucrar a las autoridades y líderes sociales de la región, lo que nos permite utilizar múltiples canales de difusión y gestionar las obras de manera armoniosa.

Unido a ello, debemos destacar que Cerro Verde fue la primera empresa minera del Perú en recibir la “Marca Cobre” en el 2020, tras superar una evaluación independiente en la que demostró el cumplimiento de los requerimientos de producción responsable; su contribución a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas; así como el cumplimiento de los 10 principios mineros, expectativas de desempeño y declaraciones de posición del marco de desarrollo sostenible del Consejo Internacional de Minería y Metales (ICMM).

Asimismo, Freeport-McMoRan, casa matriz del grupo económico al que pertenece Cerro Verde, ha establecido un objetivo para sus operaciones de cobre en América: lograr una reducción del 15% de la intensidad de emisiones de GEI por tonelada de cátodos de cobre para el 2030, utilizando como línea base el año 2018. Cerro Verde también ha desarrollado con éxito su Sistema de Gestión de Energía y viene trabajando en diferentes iniciativas para contribuir en este esfuerzo.

En el tema digital, podemos destacar que ante el desafío que nos presenta el tema sanitario, utilizamos las tecnologías de comunicación remota para la operación de equipos de despacho en mina, así como para realizar nuestras revisiones externas a las plataformas (pads) de lixiviación. Debido al cierre de fronteras durante los meses de pandemia y sobre todo con el fin de cuidar la salud de nuestro personal, implementamos auditorias de manera remota, utilizando imágenes satelitales de alta resolución, así como videos obtenidos del vuelo de drones de mina.

También hemos usado medios digitales para realizar las capacitaciones a agricultores ubicados en nuestra zona de influencia, con el fin de mejorar sus técnicas de riego y cultivo. Del mismo modo, brindamos de manera online el programa Dreambuilder enfocado en mujeres emprendedoras que deseen generarse nuevas oportunidades laborales. Para lograr este objetivo, ellas recibieron la enseñanza de 12 cursos relacionados a la gestión de negocios y obtuvieron al final del programa un certificado oficial.

Debo mencionar que son 132 países los que aplican el programa Dreambuilder, con un total de 114, 847 participantes. En el Perú, ya suman más de 27 mil las mujeres emprendedoras que han recibido capacitación, provenientes de todas las regiones del país.

Revista-ProActivo

Esta nota es parte de la edición N° 210 de la Revista ProActivo.
Para ver la edición impresa haga clic aquí.