Roque-Benavides-Ganoza

Por la incompetencia de las autoridades de turno, que se traducen en el cambio de ministros y gabinetes cada dos meses como promedio, se está destruyendo paulatinamente la capacidad macroeconómica que ha tenido el país en los últimos 20 años, lo cual hay que evitar fijándonos nuevas metas desarrollo a corto y largo plazo, sostuvo el presidente de Compañía de Minas Buenaventura, Roque Benavides Ganoza, en entrevista exclusiva con ProActivo.

Consultado sobre la situación de la macroeconomía del país, el empresario minero, respondió: “Alguien me lo dijo hace un tiempo, ‘estamos destruyendo nuestra macroeconomía en el largo plazo’. Claro que sí, pero esto es un cúmulo de los cortos plazos; y el hecho de que tengamos ministros o gabinetes de dos meses descartables, no contribuye a la estabilidad económica en el largo plazo, que tanto necesitamos”.

Adicionalmente, el también Decano del Consejo Departamental de Lima, del Colegio de Ingenieros del Perú, mostró preocupación por el vigente populismo.

Dijo que si bien se ha tenido que enfrentar la terrible pandemia del Covid 19 y que dañó nuestra economía, se debió pensar adecuadamente en el largo plazo, sobre la base de que el Perú tenía unos cimientos macroeconómicos que fue modelo a nivel internacional “y que lamentablemente estamos destruyendo”.

Metas de desarrollo# Afirmó que la actual tasa de crecimiento estimada en 2.5% para este año no es la adecuada, pues con esa cifra no se reducirá en nada la pobreza existente en grandes sectores del país.

“La meta tiene que ser más ambiciosa. El Perú debería de liderar el crecimiento económico a nivel de América Latina. Todos los peruanos tenemos que reflexionar y fijarnos metas de desarrollo más altas, y no quedarnos en la discusión demagógica, política y banal en muchos aspectos”, agregó.

Al respecto, consideró que, por lo menos, hay que fijar como objetivo un crecimiento del 5%, y para lo cual se deben desarrollar obras de infraestructura que tanto necesitamos, acelerar una mayor producción y reducir al mínimo los conflictos sociales, “todo lo cual acumula competitividad”.

Desarticulando ministerios claves El líder gremial denunció la desarticulación en marcha de ministerios para el desarrollo, como el de Comercio Exterior y Turismo; y lo propio con el de Energía y Minas, y para lo cual se están desprendiendo de valiosos cuadros profesionales y sin respetar la carrera pública.

“El Colegio de Ingenieros de Lima se ha pronunciado específicamente sobre el Ministerio de Energía y Minas (MINEM), donde ha habido demasiados cambios (de profesionales competentes)”, observó.

Explicó que el tratamiento a la industria minera, de hidrocarburos y eléctrica requiere de gente muy especializada en el MINEM, y mantenerlos en el largo plazo, “y por cuya estabilidad se ha pronunciado el gremio de ingenieros”.

“Pero (del Ejecutivo) no hemos recibido una respuesta puntual a nuestra postura, y eso hace aparecer a las autoridades como insensibles a lo que dice la calle, pues el Colegio de Ingenieros es parte de la calle, somos un estamento más de la sociedad civil que pide (al gobierno) que trabajemos de forma más coordinada”, agregó.

“Tiene que haber una carrera pública valorada por el Estado y que esos funcionarios probos y esforzados, que muchas veces no reciben una remuneración acorde, sean respetados. No hay forma de que haya una proyección país de largo plazo en ningún sector, si es que no tenemos una carrera pública de largo aliento. Me da mucha pena cómo el ministerio de Comercio Exterior y Turismo ha sido desmembrado”, detalló.

Acotó que de lo que se trata es ser muy proactivos en la formulación de propuestas para el desarrollo del país, “así como la Revista ProActivo que es importante”, y así transmitir alternativas lo más constructivo posibles.

Destrabe de proyectos de desarrollo Destacó que su gremio igualmente se ha pronunciado y demandando el destrabe de los proyectos de desarrollo a nivel nacional y no solo los de Lima, porque si bien Lima es muy importante, y es el ámbito de su liderazgo gremial, “no es todo el país”.

“Pero no hay forma que estos proyectos avancen si estamos cambiando ministros cada dos meses; por eso insistimos de que el Gobierno busque a gente competente. Lo que hemos tenido hasta ahora, es un cúmulo de partidarios de Perú Libre que no cumplen con los mínimos estándares para ser ministro de Estado”, subrayó.

Remarcó que, por ejemplo, el Colegio de Ingenieros tiene como afiliados a muchos profesionales estupendos y que son egresados de las Universidades Nacionales y de las privadas serias, “pero lamento mucho no ver en el gobierno esa vocación de convocar a la mejor gente, cuando eso es lo que necesitamos”.

SUNEDU no debió modificarse porque era eficiente En otro momento, expresó su rechazo a la modificación de la Sunedu, que estaba haciendo “muy buen trabajo” en la acreditación de la Universidades, “descartando muchas que no podían seguir”.

“Al parecer, eso ha sacado ronchas en algunos estamentos y se ha dictado una nueva ley, que me dicen que lo único que plantea es la participación de los rectores en el Consejo de Sunedu. Si solamente fuera ese el cambio, no debería de haber tanto problema, pero me temo que lo que ha propuesto el Congreso tiene un trasfondo que no permitiría que haya la transparencia que tenía la Sunedu en los últimos años, y por lo cual no debió ser reformado”, acotó.

En otro momento, al tratar sobre Buenaventura, manifestó que las empresas, y Buenaventura no es una excepción, tienen “buenas y malas épocas”, y que Buenaventura ha tenido un bajón en su producción últimamente, producto de problemas operativos en la mina Uchucchacua y por problemas de reservas, “lo que nos tiene muy preocupados”.

“Los metales preciosos son nuestro principal foco, pero también tenemos proyectos de cobre por desarrollar como San Gabriel, donde logramos todos los permisos, y ha habido audiencias públicas con las comunidades del entorno”, anotó.

Sin Yanacocha

Refirió que por motivos financieros vendieron su participación en Yanacocha, y que el impacto de la acotación que le hizo la Sunat, de US$ 500 millones fue muy duro, y que para poder asumirlo tuvieron que hacer una emisión de bonos que salió positivo, pero que requería la venta de su accionariado de Yanachocha a Newmont. “Entonces hemos estado activos y creo que las cosas están comenzando a enderezarse. Además, no es la primera crisis que hemos tenido en Buenaventura. La compañía va a cumplir 70 años de fundada, el 2023”, recordó.

Proyectos de cobre

El presidente de Buenaventura informó que ajustarán costos y potenciarán sus operaciones, reanudando las de Uchucchacua. “Saldremos adelante”, dijo.

Del proyecto La Zanja, señaló que tras agotar la extracción de oro, “se contempla desarrollar, en unos 3 a 4 años, una mina subterránea de cobre con alta ley”, y que es interesante que sea “cobre limpio, no arsenical” porque en el Perú hay mucho cobre arsenical.

Resaltó que en consecuencia tienen a San Gabriel, Trapiche y la Zanja como proyectos de cobre.

“Definitivamente el cobre pasó a ser el metal del medio ambiente. Lo concreto es que es el metal de las energías alternativas, como la solar, eólica, pero sobre todo va ser el metal de los carros eléctricos que van a sustituir a los de combustión, que consumen hidrocarburos. Un carro eléctrico consumirá entre 4 y 10 veces más cobre de los que consume hoy un carro o un camión convencional”, pormenorizó.

Trajo a colación que en los próximos años se viene un enorme déficit de cobre y eso impulsará su precio, y que el Perú es el país que tiene más proyectos de cobre a nivel mundial, “oportunidad que no debemos perder”.

Revista-ProActivo

Esta nota es parte de la edición N° 210 de la Revista ProActivo.
Para ver la edición impresa haga clic aquí.