Víctor Gobitz

Por: Ing. , presidente del Instituto de Ingenieros de Minas del Perú. 

El estado de emergencia decretado por el gobierno para evitar la propagación del , hizo que varios proyectos portuarios en nuestro país se paralizaran a causa de esta pandemia. Uno de ellos fue la modernización del puerto de Ilo (Moquegua), que contempla una inversión de 30 millones de soles.

Esta semana, en el marco de la Fase 2 del programa de reactivación económica, se retomaron precisamente las obras de mejoramiento de este puerto, que no solo optimizará el comercio exterior y las operaciones logísticas, sino que también impulsará las exportaciones de minerales en las regiones del sur.

Cabe resaltar que los principales terminales portuarios para el transporte de concentrados en nuestro país siguen siendo aún limitados. Aparte del Callao, solo contamos con los terminales de Matarani (Arequipa), Salaverry (La Libertad) y Huarmey (Áncash), los cuales se encuentran también en pleno proceso de modernización.

En ese sentido, consideramos que el desarrollo de infraestructura como puertos, carreteras, vías de acceso o trenes, facilitan la inversión minera y optimizan la cadena logística. También sirven como mecanismo para generar desarrollo social e impulsar diversos corredores económicos no solo ligados a nuestro sector.

Al respecto, una de las iniciativas que saludamos, es la reciente aprobación del Decreto Legislativo 1492, que busca digitalizar el 100% de los trámites de la cadena logística de comercio exterior. Una propuesta que debería replicarse para agilizar procesos y ser más competitivos, sobre todo en un contexto difícil como el actual que requiere mayor celeridad.

De otro lado, según la Asociación de Exportadores (Adex) la cantidad de empleos generados por las actividades de exportación en abril fue la más baja en los últimos 16 años, debido a los efectos causados por la pandemia en distintos sectores económicos, uno de ellos la industria minera.

Según datos del Minem, en el cuarto mes del año el sector minero empleó de forma directa a 128,991 personas, registrando una caída interanual de 36.1%. Uno de los más afectados, sin duda, fue el rubro de los contratistas que redujeron a más de la mitad el número de sus trabajadores en abril (51%).

Ello se explicaría de alguna forma por los menores despachos de cobre y oro al exterior. En el caso de las exportaciones de cobre, en abril, sumaron USD 513 millones, cifra que representó una caída de 61% con relación a similar mes del año 2019 (US$ 1,311 millones).

Por su parte, las exportaciones de oro alcanzaron la cifra de US$ 300 millones en el mismo periodo, lo que representó una caída de 49.6% con relación al similar mes del 2019 (US$ 596 millones).

Finalmente, vemos que la minería ilegal sigue operando de forma normal en las zonas amazónicas. Así lo demuestran los constantes operativos realizados por las fuerzas del orden en Madre de Dios durante los días de cuarentena. Esperamos que esta problemática, que merece una solución integral, sea también considerada por el gobierno dentro de la agenda nacional, lo más pronto posible.

Fuente: IIMP