Inicio CAPACITACION 3 competencias para dominar la inteligencia emocional

3 competencias para dominar la inteligencia emocional

10 minuto leer

inteligencia emocionalEl éxito es fortuna de quienes tienen una inteligencia promedio, pero la clave está en comprender al cerebro y alimentarlo.

Mucho se habla de la inteligencia emocional, sin embargo, para Travis Bradberry, doctor en Psicología Clínica y autor de best sellers como “Inteligencia Emocional 2.0”,  el éxito no depende de ésta, sino de comprender cómo es que trabajan nuestros cerebros.

“Muchos pensarían que la inteligencia emocional y el éxito son sólo para aquellos que tienen un coeficiente mayor que el promedio, la realidad es que en el 70% de los casos, es todo lo contrario. El éxito es fortuna de aquellos que tienen una inteligencia promedio”, comenta el experto.

¿Por qué ocurre este fonómeno? Para Bradberry, la inteligencia emocional no es de capacidades, sino de entendimiento. “Nuestros cerebros están conectados para que las emociones sean lo más importante y para que ellas sean las que impulsen nuestro comportamiento. Entonces, las personas inteligentes emocionalmente son las que comprenden cómo funciona el cerebro y, por lo tanto, pueden dominar y controlar sus emociones”.

Y para empezar a esclarecer cuáles son las cuáles son los componentes que deben tener los líderes para facilitar esta tarea, pon atención en las siguientes competencias:

Competencia 1. Emocional

Lo primero en la lisa es conocerse a sí mismo, cuáles son los momentos en donde me siento más vulnerable, qué factores benefician mi tranquilidad emocional, qué estoy dispuesto a ceder y qué no. También es importante conocer nuestras reacciones y los límites de la misma.

Es importante combinar la conciencia de lo que ‘sí es’ con la gestión de nuestras acciones. Esta introspección te da la oportunidad de saber cuáles son tus emociones, qué puedes hacer con ellas y de cómo manejarlas.

Competencia 2. Social

¿Qué es lo que sucede a nuestro alrededor? Esta competencia no sólo se desarrolla en el ámbito personal, sino en nuestro entorno, es importante conocer emocionalmente a nuestro equipo de trabajo, lo que permitirá desarrollar medios de comunicación efectivos para el entendimiento de las dinámicas de convivencia y para el alcance de mentas y objetivos que beneficiarán a la empresa. ¡Ojo! Es muy importante desarrollarla.

Competencia 3. Gestión de relaciones

Es una fusión de las dos anteriores, conocernos a nosotros mismos y comprender a los demás para ayudar a compaginar los objetivos individuales con los de las organizaciones. En pocas palabras: cómo motivar y desarrollar a nuestra gente para conveniencia mutua.

Cuando se llega a un control emocional, no sólo se adquiere felicidad, sino se transmite a los demás emociones y se alcanza un grado de motivación eficiente.

La importancia de contagiar al equipo

Emplear estas tres competencias en las empresas puede beneficiar la dinámica laboral y fortalecer equipos de trabajo o áreas enteras, para ello, Bradberry asegura que debes contar con herramientas que lo permitan:

• Desafía y cuestiona a tu equipo. Necesitas crear la necesidad en cada uno de tus talentos, debes relacionar la inteligencia emocional con sus actividades diarias y sus necesidades personales y profesionales. De esta manera, no sólo harás que se cuestionen, sino los obligarás  a prepararse y a desarrollarse en cuento a su inteligencia emocional.

• Otorga herramientas que los impulsen al éxito. Mucho se habla de desarrollar al talento y es una de las grandes necesidades de la empresas del futuro. Debes preocuparte porque las aspiraciones profesionales de tu gente sea una prioridad para ellos y para la organización.

Dótalos de buenos líderes, asegúrate de que tengan mentores que les impulsen a su desarrollo y pon a su alcance la tecnología que necesiten para que el éxito sea posible. Recomienda el experto.

Tips para controlar las emociones diarias

Si la inteligencia emocional se alcanza cuando comprendemos cómo funciona nuestro cerebro, ¿cuáles podrían ser los consejos que nos ayudarían a esclarecer estas necesidades? Bradberry recomienda recurrir a lo sencillo:

– No ingieras bebidas estimulantes. “Las bebidas estimulantes, como el café o el alcohol, liberan adrenalina, lo que estimula la parte primitiva del cerebro que nos dice si pelear o huir, lo que hace la toma de decisiones se base en una reacción emocional”.

Si bien no hay nada de malo en beber una taza de café al día, o tomar una copa de vino en la comida, el experto recomienda no ingerirlo antes de juntas o compromisos importantes, así como antes de dormir o durante grandes cantidades de trabajo.

– Dormir adecuadamente. No sólo Bradberry lo recomienda, también instituciones especializadas del sueño lo dicen. Durante el día se acumulan proteínas tóxicas en las neuronas de nuestro cerebro, las cuales provocan que se reduzca nuestra capacidad y control emocional; nos hace lentos, nos confunde y nos hace sentirnos cansados. Ante ello, la recomendación es dormir de 6 a 8 horas diarias y contar con una pequeña siesta durante la tarde, la cual no debe exceder de media hora.

– Hacer ejercicio. Como ya es bien sabido, ejercitarse no sólo beneficia a nuestra salud física, sino que es un gran estimulante para mantenernos sanos emocionalmente. Hacer ejercicio combate la acumulación de estrés y despeja la mente; lo que te hace mucho más ágil en el control de las emociones.

Para ti, ¿cuál es el desafío de la inteligencia emocional como líder? ¿De qué manera transmites la inteligencia emocional a tus equipos de trabajo? 

Alto Nivel

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Miguel Ampudia
Cargue Más En CAPACITACION

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *