Aquí un punto de vista diferente. Dejando de lado la postura es una desgracia (lease entre líneas el fin del mundo) y es lo máximo (lease sin esto nos vamos a la michi), la Cámara de Comercio de Lima pone paños fríos y enfatiza en la importancia de dar a conocer los beneficios y también los impactos negativos del Acuerdo de la Asociación Transpacífico (TPP) de manera que la ciudadanía los conozca y pueda tomarse las precauciones del caso.

“Por el momento debe haber serenidad, dejar de lado las especulaciones y pronunciarse cuando el texto final sea conocido y ampliamente debatido. El pronunciamiento debe ser claro, puntualizando los beneficios y perjuicios, y alertando a la población sobre cómo el tratado influirá en su economía y en la economía del país”, dijo el presidente del Gremio de Salud de la CCL, Mario Mongilardi.

Respecto al cuco que asusta a la población, es decir el alza del precio de los medicamentos, Mario Mongilardi, aseveró que es política de Estado propiciar el acceso de la población a productos farmacéuticos de calidad y seguros.

“Es difícil analizar el efecto sobre el sector farmacéutico en la medida que el texto final aún no se conoce, pero debemos pensar en los pacientes y no en los intereses económicos que puedan beneficiar o perjudicar a alguien”, anotó.

Sin embargo, el presidente del Gremio de Salud, Mario Mongilardi, comentó que lo que sí está mal, y lo condenó, es el abuso de la situación monopólica.

“Es conocido que al término de los periodos de protección salen al mercado productos genéricos. El resultado es que los precios de los productos que pierden protección bajan sustancialmente. No hay nada mejor para los consumidores que la competencia. Si los precios corren el riesgo de elevarse, la sociedad tiene que estar atenta para protestar”.

De otro lado, consideró que el Congreso de la República debe ser meticuloso al evaluar el balance general de la negociación.

“El balance debe indicar que cedimos menos de lo que obtuvimos. Solo así podemos decir que ganamos con el tratado”, concluyó Mario Mongilardi, presidente del Gremio de Salud de la CCL.