Inicio Management ¿Cómo formar una empresa apasionada?

¿Cómo formar una empresa apasionada?

10 minuto leer
Foto: Internet
Foto: Internet

Para formar un gran negocio, las empresas necesitan un propósito, uno que trascienda los estados financieros tradicionales. Las personas tienen que apasionarse por su trabajo, y les conviene rodearse de otras que sientan lo mismo. ¿Pero, cómo pueden los gerentes fomentar realmente la pasión? A continuación, cinco formas:

_ Deje que las personas demuestren sus sentimientos. Si pide a la gente que deje sus emociones en la puerta, no puede aprovechar su pasión.

_ Contrate personas apasionadas. Una forma de encontrar personas apasionadas para su empresa es incentivar a los empleados actuales para que recomienden gente con la que quieran trabajar.

_ Avive la llama. Encuentre muchas formas de celebrar los logros conjuntos.

_ No reprima a sus empleados estrella. Dé autonomía a su gente para que haga el trabajo que más les interesa.

_ Comparta el contexto. Conecte las funciones laborales con la misión más amplia de la empresa, y recuerde a las personas por qué hacen lo que hacen.

(Adaptado de “How to Build a Passionate Company”, de Jim Whitehurst)

+

No se deje engañar por una primera impresión a la hora de contratar

Puede haber contrataciones desastrosas cuando los gerentes caen presa de las primeras impresiones. ¿Pero, cómo puede ir más allá de lo superficial durante una entrevista breve? La clave es enfocarse en comportamientos más que en atributos. Por ejemplo, si el entrevistado se autodescribe como alguien que “juega en equipo”, ¿reconoce a otras personas cuando habla de su trabajo? Mire más allá de lo que el candidato dice y enfóquese en cómo lo dice. Observe señales no verbales que muestren desdén, superioridad y falta de respeto: hace contacto visual cuando habla con otra persona pero no cuando está escuchando, por ejemplo. Otra pregunta reveladora: pida al aspirante que describa al compañero de trabajo que menos le agrade. Escuche si reduce a esa persona a una etiqueta de una sola palabra (por ejemplo, “difícil” o “micro gerente”) o si revela una visión más compleja de la situación (por ejemplo, “no coincidimos sobre cómo hacer el trabajo porque fuimos formados en forma distinta).

(Adaptado de “How to Hire Without Getting Fooled by First Impressions”, de Tanya Menon y Leigh Thompson)

+

Cómo responder a un pedido de aumento de salario

Uno de sus subordinados directos le acaba de pedir un aumento. Independientemente de si usted está cargo de las finanzas de su equipo u organización, es una situación difícil. ¿Cómo debe responder? Su primera reacción, sin importar si piensa que el empleado se merece el aumento, debe ser curiosidad. Diga algo como “Hábleme más”, lo que indica que no está descartando el pedido y le da más información sobre los motivos de la persona. Manténgase neutral y explique que se ocupará del tema. Diga algo como “Gracias por hacerme notar esto. Quiero considerarlo cuidadosamente. Le daré una respuesta en dos semanas”. Para ayudarlo a tomar su decisión, considere cuán importante es la persona para usted, para su equipo y para la empresa, y hable con su jefe y con Recursos Humanos para determinar si el salario actual de la persona es justo.

(Adaptado de “How to Respond When Your Employee Asks for a Raise”, de Amy Gallo)

+

Prepárese para situaciones difíciles de negocios como practicaría un deporte

Un principio fundamental del entrenamiento en los deportes profesionales es preparar a las personas en los contextos más realistas posibles. Por ejemplo, un entrenador puede mojar los balones durante las prácticas para preparar al equipo para un día de juego lluvioso. Puede aplicar un pensamiento similar a situaciones de negocios. Por ejemplo, podría ensayar su presentación con inversores potenciales frente a colegas a los que haya pedido que lo acribillen a preguntas difíciles. Podría crear situaciones donde un inversionista llegue tarde a la reunión, o donde un inversionista lo apremie para que termine la presentación. Podría realizar las sesiones e práctica en un ambiente que reproduzca lo que probablemente encontrará en el mundo real, ya sea una cafetería ruidosa o una sala de conferencias muy calefaccionada. Sensibilizándose con los desafíos reales que enfrentará, se volverá más adaptable y tendrá mayor posibilidad de éxito.

(Adaptado de “Practice for Tough Situations as You’d Practice a Sport”, de Andy Molinsky)

+

No controle sus metas excesivamente

Tener metas es algo bueno, Pero la tendencia actual de auto-monitorearse, ya sea con medidores de tiempo como Toggl o con seguidores de acondicionamiento físico como Fitbit, significa que constantemente nos estamos evaluando; las ventas que hacemos, las horas que trabajamos o los kilómetros que corremos. El exceso de monitoreo puede volverse agotador y hacer que perdamos de vista el aspecto en verdad importante. Evite esta trampa adoptando un enfoque más humano:

— Evalúese. Si se está midiendo constantemente y sintiéndose intranquilo por las cosas que realmente quiere hacer, es hora de relajarse.

— Reevalúe el por qué. Piense si está monitoreando hábitos porque le sirven o porque piensa que es lo que debe hacer.

— Decepcione a las personas. No se sienta abrumado por todas las cosas que las personas esperan que haga y sea. Deshágase de algunas de ellas.

— Sea valiente. Deje de ver su valor propio como una tarjeta de puntuación.

(Adaptado de “The Perils of Over-Monitoring Your Behavior and Goals”, de Elizabeth Grace Saunders)

Distribuido por The New York Times Syndicate

Gestión.

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Miguel Ampudia
Cargue Más En Management

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *