Inicio Noticias Cómo proyectar liderazgo e influenciar en tu equipo

Cómo proyectar liderazgo e influenciar en tu equipo

8 minuto leer

Foto: Internet
Foto: Internet

Por Alberto Loyola

Quisiera compartir este tema ya que en las últimas semanas dentro de mi agenda de viajes pude vivir y experimentar reuniones con CEO’s y Vicepresidentes de empresas del sector de Oil & Gas y llegue a la conclusión que Liderazgo Personal y la Habilidad de Influir son los “main drivers” para seguir desarrollando carrera para posiciones ejecutivas. A continuación algunos lineamientos de Carlos Luer y Adolfo Aranda de los cuales coincido plenamente.

“Liderazgo es influencia”. Esa es una definición exacta y acertada de lo que es liderazgo. Sin influencia no existe liderazgo. Y la influencia está asociada a la confianza que inspira el líder en sus seguidores. Podemos afirmar enfáticamente la confianza es el combustible del liderazgo, así como la gasolina es el combustible de un vehículo. Sin gasolina un vehículo no puede andar, así mismo sin confianza no se puede liderar. Sin la confianza de los seguidores no hay influencia posible, y sin influencia no existe liderazgo. Esa es una ecuación infalible en materia de liderazgo

El liderazgo personal no es una actitud, es un estado en el que una persona “sabe lo que quiere” y mantiene la habilidad de enfocar sus pensamientos y acciones hacia los objetivos que visualiza, transformando la elección, el valor y el compromiso en un avance hacia la dirección que desea. Para ser un líder es indispensable comenzar por cultivar el liderazgo personal, ya que si queremos influir en nuestro entorno hay que comenzar por tener bien definido y controlado nuestro interior.

Pero, ¿Cómo podemos avanzar si no sabemos a dónde queremos llegar? En la medida que nos conocemos a nosotros mismos e identificamos nuestras cualidades, afinidades y competencias, obtenemos mucho más claridad para saber a dónde queremos llegar. Una vez que cultivamos a nuestro líder interior, podemos comenzar la proyección hacia afuera de ese líder e influir en los demás de manera positiva.

Para ejercer nuestro liderazgo e influenciar a los demás, es necesario comenzar por tener una visión clara de lo que queremos lograr. En la medida en la que logremos tener una mayor claridad de nuestras causas, podremos influenciar más fácilmente a otros para que las compartan y por lo tanto “nos sigan”. Pero a un verdadero líder, no le interesa el seguimiento de la gente a su persona, sino a lo que él cree. Es decir, la causa trasciende al líder. Así nos podemos fijar, por ejemplo, en Steve Jobs o en Richard Branson quienes han logrado cambiar industrias enteras o alcanzar logros que parecían imposibles. Ellos tuvieron una claridad absoluta, su causa era lo único importante y creían fervientemente en ella, no sentían duda. Así se pudieron rodear de gente valiosa que eventualmente compartió la misma causa e ideales y que decidieron unirse y colaborar en hacer realidad un objetivo común.

A continuación 4 principios que considero importantes para ejercer un mejor el liderazgo e influenciar a otras personas:

1.- Conoce tu objetivo a fondo: Para proyectar con claridad una causa a los demás es imperativo conocer a profundidad cualquier tema relacionado a la misma. En la medida en la que conozcas tu objetivo serás capaz de proyectarlo e influir a los demás acerca del mismo.

2.-Determina la causa de tu objetivo: Más allá de saber qué hacer o cómo hacerlo, lo más importante es “por qué hacerlo”. Determinar la causa de tu objetivo es lo que realmente hará la diferencia para alcanzarlo.

 3.- Contagia la pasión: Una de las mejores maneras de proyectar liderazgo es con el ejemplo. Sin embargo, el ejemplo por sí solo no basta. No es suficiente “ensuciarse” las manos, estar disponible o colaborar con tu equipo. El verdadero catalizador del ejemplo es la pasión. En la medida en la que puedas contagiar tu pasión en tu entorno, será la proporción en la que éste estará motivado por una inspiración propia que lo lleve a dar lo mejor de si.

4.- Delega: Un buen líder siempre es capaz de inspirar y confiar en la ayuda de otros más capaces que él. El buen líder no es aquel que sabe hacer todo, sino aquel que entiende su causa como lo más importante. Cuando un buen líder encuentra que alguien puede contribuir de una mejor manera a su causa, no dudará ni un segundo en delegar.

¿Qué es un líder para ti? ¿Dónde crees que debemos comenzar para convertirnos en líderes? Espero que el artículo sea de utilidad.

 SemanaEconómica

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Miguel Ampudia
Cargue Más En Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *