(Foto: El Peruano)
(Foto: El Peruano)

Entrevista. El titular del Ambiente aseveró que la Refinería de Talara se convertirá en la planta petrolera más moderna de América del Sur, tras su potenciación, lo cual permitirá reducir los niveles de azufre en el combustible a estándares internacionales en unos 24 meses, en su primera etapa de trabajo. Así se preservará el ecosistema y se aportará al cuidado de la salud pública.

El proyecto de modernización de la Refinería de Talara aumentará la producción de 65,000 a 95,000 barriles por día. ¿Qué impacto tendrá en el medioambiente?

La modernización de la Refinería de Talara hay que verla en tres perspectivas. La primera, su modernización implica casi quintuplicar la infraestructura física de la refinería en un plazo de cinco años, 60 meses, se tiene un estudio de impacto ambiental aprobado y se hará bajo reglas ambientales claras. La segunda, es la conexión de la refinería con las fuentes del petróleo en el país, en especial con los lotes en la Amazonía, y gran parte de este crudo viene de lotes descubiertos en 1972, del Lote 8 y Lote 1-AB, donde el Poder Ejecutivo ya trabaja con las comunidades indígenas colindantes para mejorar las condiciones ambientales.

 

¿Por eso se instaló la comisión de desarrollo de las cuencas del Pastaza, Tigre, Corrientes y Marañón?

–Sí, hemos reconocido que hay problemas y estamos revirtiendo esta situación a partir de una serie de medidas para dotarlas de agua limpia, con plantas de tratamiento adecuadas, por medio de planes de descontaminación y rehabilitación bajo fiscalización del Estado.

 

¿Ese trabajo está unido al megaproyecto?

Claro, porque el petróleo que llega de esos lotes por el oleoducto va a Talara, donde se procesa y refina. Y el tercer impacto de la refinería, desde una perspectiva ambiental, tiene que ver con la desulfurización de los combustibles […] el estándar internacional de presencia de azufre en combustibles es de 50 partes por millón, y el Perú supera las 2,000 partes por millón. Esta sustancia contaminante es causante de severas enfermedades broncorrespiratorias.

 

¿Cómo se bajará el nivel de azufre en los combustibles?

–Eso se contempla en la primera etapa de la modernización de la Refinería de Talara. La meta es bajar el azufre a 50 partes por millón y ponernos en el estándar internacional.

 

¿En cuánto tiempo se calcula podríamos llegar a esa meta?

–Podría producirse en los primeros 24 meses.

 

¿Qué dicen los estudios de impacto ambiental?

–El estudio de impacto ambiental (EIA) para este proyecto se aprobó antes del inicio de la modernización y el objetivo es predeterminar cuáles pueden ser los impactos ambientales y establecer medidas para evitar o minimizar posibles daños. Las acciones serán parte de la gestión durante el proceso de construcción de la planta.

 

¿Si reducimos el nivel de azufre del combustible tendremos un aire limpio?

–Tendríamos aire sin SO2, que es el dióxido de azufre, producido por la combustión del combustible; entonces, si se reducen estos niveles disminuirám las enfermedades broncorrespiratorias.

 

¿Lo cual tendría un impacto directo en la salud pública?

–Si tomamos en cuenta que una mala calidad de aire mata, como está probado, entonces, un combustible con menos presencia de azufre significa mejores condiciones del aire, mejor salud y menos costos en la atención de la salud pública.

 

En términos de ranking mundial, si reducimos el azufre en los combustibles, ¿en qué lugar nos ubicaríamos?, ¿ junto con qué otros países?

–Vamos a subir significativamente. Lamentablemente, el Perú es uno de los países más atrasados.

 

¿Hay otro proyecto con similares magnitudes en América Latina?

–Tenemos países vecinos que son petroleros: Ecuador, Colombia y Venezuela, el mayor productor de petróleo en la región; Brasil acaba de descubrir un yacimiento de aguas profundas, por medio de Petrobras, frente a las costas de Río de Janeiro; además, ellos tienen un conjunto de plantas orientadas a darle mayor valor agregado al combustible para el uso interno y la exportación. La Refinería de Talara, una vez potenciada, se convertirá en la más moderna del Pacífico Sur.

 

¿Por qué razones?

–Porque utilizará tecnología de punta para el tratamiento de combustible, especialmente del crudo pesado. En el Perú no tenemos capacidad de refinar petróleo crudo pesado y muchos de los nuevos yacimientos presentan este tipo de recurso. Entonces, si no modernizamos la planta, no le daremos valor agregado a este crudo y nos quedaríamos en etapas básicas de refinado.

 

¿Qué regiones serán las primeras en beneficiarse con combustibles más limpios, con menos azufre?

–Hay que tener en cuenta que el nivel de refinamiento del combustible de Petroperú en Talara es bastante superior en volumen al de La Pampilla, y ese combustible se distribuye en todo el país; entonces, todas las regiones se beneficiarán por igual.

 

¿Se reducirá la importación de combustibles?

–Somos un país que depende de la importación del combustible, porque requerimos 200,000 barriles y producimos 60,000 barriles, y aspiramos a subir a 95,000 con la modernización de Talara. Una reducción en las importaciones de combustible no tiene que ver con el refino, sino con la necesidad de descubrir nuevos yacimientos.

 

¿Qué representa la modernización de la Refinería de Talara en el marco de la Cumbre del Cambio Climático que se realizará en Lima en diciembre de este año?

–Significa que el Perú, después de muchos años y de una desatención a esa refinería, asume la modernización desde una sólida perspectiva ambiental y de salud pública.

 

¿Por qué no se hizo antes?

–Cuando se tenía que tomar decisiones en relación con el proceso de reducción de azufre en los combustibles, y esto debía cumplirse en 2009, el gobierno de esa época postergó la aplicación sin sustento técnico. Ahora hemos tomado una decisión firme para que los combustibles tengan mejor calidad. El Perú muestra responsabilidad ambiental y climática.

Minería ilegal y consulta previa

 

¿Qué pasos concretos se dan en esta etapa de saneamiento para la pequeña minería?

–La etapa de saneamiento permitirá hacer ajustes con el propósito de disminuir el número de operadores (mineros) que están en el campo y evitar que entren nuevos (ilegales). Luego, evitar que se legalice y se comercie el oro que sale de la minería ilegal y meter presos a los ilegales que insisten en esta práctica ilícita.

 

¿Cuánto durará esta segunda etapa?

–Hay un plazo de 120 días, desde que se dictó la norma de esta estrategia, para que se inicie su operación, y en este tiempo se prepara el conjunto de normas que se requiere para ello.

–¿Y las interdicciones?

–Hay un claro intento de deslegitimar las acciones del Gobierno en función de intereses ocultos para evitar que se sigan haciendo interdicciones que son exitosas. Estas acciones se hacen en el marco de la ley, con presencia de fiscales y absoluto respeto a los derechos humanos.

 

¿Se han retraído las inversiones por la Ley de la Consulta Previa?

–El sector empresarial tiene que mostrar mucha madurez y reconocer su rol y responsabilidad en relación con las inversiones y no buscar culpables donde no existen. La consulta previa no ha retraído inversiones.

 

¿Cuántas consultas previas se han hecho?

–Suman cuatro. Se han hecho en las comunidades de Maijuna (Loreto), Sierra del Divisor (Ucayali) y en dos lotes, el 195 y 169 (Ucayali). En todos los casos demandó plazos menores a los establecidos; el plazo era de 120 días, se ha hecho en 100.

 

¿Con resultados positivos?

–Sí, la consulta no retrasó ninguna inversión. Cuando se hace una observación, la empresa muchas veces la absuelve meses después; entonces, hablemos con transparencia.

 

MODERNIZACIÓN

Muelle: La primera obra que se hará como parte de la modernización de la Refinería de Talara es un muelle destinado a recibir maquinaria y el equipamiento necesario para iniciar la potenciación de la planta ubicada en esa provincia piurana.

Inversión: El proyecto demandará una inversión superior a los 3,500 millones de dólares, lo que traerá múltiples beneficios al país. Uno de los más significativos es la mejora de la calidad del aire.

Megaproyecto: El presidente de la República, Ollanta Humala, consideró a la obra como el megaproyecto energético más importante del Perú.

Salud Pública: la obra reducirá la presencia de enfermedades respiratorias en la población; por ende, disminuirán los gastos por salud y atención hospitalaria. Se estima que los costos en salud pública a escala nacional podrían reducirse hasta en 299 millones de dólares.

Más beneficios: Se generarán cerca de 14,000 puestos de trabajo durante la etapa de ejecución y se dinamizará la economía de la macrorregión norte. También mejorará la balanza comercial de hidrocarburos, así como el abastecimiento de combustibles en el país.

Mejor ambiente: EL ministro Manuel Pulgar-Vidal dijo que el impacto positivo de esta obra se sumará al segundo tramo de la Línea 1 del Metro y la Línea 2 subterránea, entre otras.

El Peruano

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por María Paiva
Cargue Más En Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira además

Arequipa: OEFA y pobladores de valle de Tambo participan de monitoreo ambiental

El Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA) realizó en Arequipa el primer …