Inicio Noticias Informe: Así armaron las farmacias cartel de precios con medicamentos

Informe: Así armaron las farmacias cartel de precios con medicamentos

12 minuto leer

farmacia

Así armaron las farmacias cartel de precios con medicamentos

Indignante. Los correos revisados por Indecopi muestran que cinco cadenas de farmacias y sus laboratorios ejecutaron acuerdospara incrementar sus márgenes de ganancias y obtener “beneficios ilícitos” por miles de soles. El ente regulador advierte riesgos de concentración en este segmento.

Estimado Antenor: hemos tomado las medidas pertinentes para regular el precio del producto en el mercado, esperamos que estas surtan efecto inmediatamente. Estamos monitoreando diariamente el cumplimiento de las medidas correctivas. Esperamos el apoyo de uds. para llevarlas adelante”.

El texto del párrafo precedente, escrito en febrero del 2009 por un directivo de laboratorios Medco, es parte de uno de los correos electrónicos que sustentan la millonaria sanción impuesta a cinco de las principales cadenas de farmacias en el país.

Según el Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Protección de la Propiedad Intelectual (Indecopi), las empresas castigadas realizaron sucesivas coordinaciones para modificar los precios de 36 productos con la intención de incrementar sus márgenes de ganancia.

Las compañías aludidas son las propietarias de las cadenas Arcángel, Fasa, Inkafarma, MiFarma y Boticas Felicidad, que entre enero del 2008 y marzo del 2009 —según Indecopi— obtuvieron “beneficios ilícitos extraordinarios” por miles de soles (ver infografía).

En ese plazo, de acuerdo con las cifras publicadas por la misma entidad, estas farmacias vendieron con sobreprecio casi tres millones de unidades de medicinas y complementos nutricionales, lo que afectó directamente la economía de los consumidores.

Los fármacos elegidos por las farmacias eran aquellos de “alta rotación”. Algunos de ellos son utilizados por niños y adultos mayores para tratar la diabetes, infecciones, males digestivos, déficit de vitaminas, afecciones neuronales, entre otras enfermedades.

Tras detectar y confirmar los acuerdos irregulares en primera instancia, Indecopi multó a las empresas con el pago de 2.274 unidades impositivas tributarias (UIT), lo que equivale a S/ 8 millones 984 mil. La entidad asegura que este monto las debe disuadir para que no vuelvan a incurrir en prácticas anticompetitivas.

Modo de operación

Para el ente regulador, los correos recopilados tienen elementos comunes que demuestran de forma clara la existencia de un cartel de precios. También revelan la modalidad con que se lograban los pactos gracias a la solícita intermediación de los laboratorios, los cuales tenían un rol fundamental.

El 11 de febrero del 2009, el entonces gerente comercial de Fasa, Antenor Mauny, le escribió a Ana Tenorio, representante de laboratorios Pfizer, con “la intención de que influya en la política de precios de otras cadenas”, las cuales no respetaban los acuerdos logrados.

“Estimada Ana: los productos que detallo a continuación han tenido una baja de precios considerable esta semana en Inkafarma, lo cual significa aproximadamente 10,000 soles de pérdida para FASA (…). Te solicito tomes cartas en el asunto tan pronto como sea posible para que los precios se regularicen. (…) No podemos subsidiar la venta de tu línea a costa de nuestra rentabilidad (…)”, se lee en el mensaje.

Indecopi acreditó que los laboratorios enviaban comunicaciones a los directivos de las cadenas de boticas para “estandarizar precios mínimos”. Así lo muestra uno de los correos que remitió Mariano Price, key account manager de Johnson & Johnson, a los gerentes de Arcángel. El escrito es del 7 de mayo del 2008:

“(…) Solicitamos su máximo apoyo y celeridad para lograr el objetivo conjunto de estandarización de precios mínimos (…). Dicha medida tiene como objetivo: Generar márgenes atractivos para la cadena y reactivar los incentivos (…). Esto permitirá que tengamos una situación de mutua ganancia (…). Se tiene el compromiso del resto de cadenas”.

Las comunicaciones revisadas por Indecopi también contienen información específica sobre los montos y las fechas en que debían aumentarse los productos, tal como se aprecia en el mensaje siguiente del 11 de julio del 2008:

“Es el mail que te envié ayer, están conciliando el precio de mercado, nosotros lo tenemos a S/.13.3 y piden que lo subamos a S/.14.9, lo que nos conviene (…)”, le escribió Verónica Pinto, category manager de Fasa, a Christian Randich Tejeda, subgerente de Negocios de la misma empresa.

De similar forma, en enero del 2009, Martín Valderrama y Mónica Hurtado, ambos representantes de laboratorios Medifarma, le reenviaron una comunicación a Magaly Hurtado, entonces jefa de compras de Arcángel:

“Maggy: Te adjunto la boleta, se solicita ajustar el precio en coordinación con las otras cadenas para el martes 03 de febrero, los precios serían: Electroral adulto 5.30 y electroral pediátrico 5.50″.

Indecopi estableció que el envío de boletas de venta era el mecanismo que utilizaban las empresas para comprobar la modificación concertada de los precios.

En algunos casos, por diferencias entre las empresas, los acuerdos no se concretaron.

Mercado concentrado

En la parte considerativa de su resolución, Indecopi explica que el mercado farmacéutico tiene al menos tres características que propician las prácticas comerciales irregulares.

Se precisa que este sector tiene “periodos de intensa competencia” que motivan“bajas constantes” en los precios de los productos, situación que reduce los ingresos de las compañías. Este contexto, dice el ente regulador, “incentiva a las empresas a entablar formas de cooperación, algunas de las cuales pueden resultar anticompetitivas”.

En segundo lugar, las farmacias han aplicado como estrategia diferenciadora el desarrollo de marcas propias, lo que ha favorecido las “relaciones verticales” entre los proveedores de fármacos (laboratorios) y los distribuidores (cadenas de farmacias).

En su fallo Indecopi advierte que el mercado farmacéutico ha mostrado una preocupante tendencia a la concentración.

En 2009, año en que se produjo la concertación de precios, Inkafarma (Eckerd) ostentaba una cuota de mercado de 40%, seguida por Arcángel (Albis) con 15%, Fasa con 14%, Boticas Torres de Limatambo (BTL) con 13%, Boticas y Salud con 9%, Mifarma con 5% y finalmente Boticas Felicidad (Nortfarma) con 4%.

En enero del 2011 Eckerd fue adquirida por el grupo Interbank (hoy Intercorp). En febrero del mismo año, BTL fue vendida al grupo Quicorp, propietario de Química Suiza. En enero del 2012, este mismo conglomerado compró Fasa. Luego, en marzo del 2016, Quicorp también compró Albis, propietario de Arcángel.

La cadena Eckerd, que recibió la multa más alta, informó a La República que apelará la resolución de Indecopi. Se defendió al asegurar que los hechos imputados son anteriores a la compra del grupo Intercorp.

Este diario también buscó los descargos de Nortfarma y Quicorp –propietario de Arcángel, Fasa y MiFarma–, pero dijeron que aún evalúan pronunciarse sobre el caso.

 

La República

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Redacción ProActivo
Cargue Más En Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *