Inicio Hidrocarburos México: El problema de alquiler de camionetas en Pemex

México: El problema de alquiler de camionetas en Pemex

8 minuto leer

pemexnota

(Bloomberg) Los contratos eran los siguientes: el alquiler de una camioneta Chevrolet Silverado 1500 costaría el equivalente de US$ 6,687 al año, mientras que el alquiler de otra sería de US$ 10,926, un 63% más. Para Petróleos Mexicanos (Pemex), ambas cosas parecían tener sentido.

Es probable que el hecho de que eso fuera posible diga menos de los vehículos y más sobre Pemex, une empresa estatal a la que se considera un monumento a la ineficiencia.

Si bien los dos contratos de alquiler de flotillas suman un total conjunto de 4,800 millones de pesos (US$ 268 millones) y podrían parecer insignificantes, su historia ejemplifica los problemas de la mayor empresa de México, que se ve afectada por la caída de los precios del petróleo y el fin de sus 76 años de monopolio.

“Va contra todo el discurso” de la reducción de costos, dijo Marcelo Mereles, un ex funcionario de Pemex que es socio de la consultora EnergeA. Los contratos divergentes son en verdad notables porque Pemex creó hace poco una nueva división de procura para generar ahorros, agregó.

Según las condiciones que pueden verse en su sitio web, Pemex acordó pagar a Integra Arrenda un promedio de 534 pesos por día por vehículo por 2,252 camionetas modelo 2015 de seis cilindros en el marco de un contrato que expira a fines del 2019.

El acuerdo con Jet Van Rental Car, que comenzó en marzo del 2015 y termina este año, cuesta 328 pesos por día y por vehículo por 54 camiones del modelo 2014, según una copia del acuerdo a la que tuvo acceso Bloomberg. Los dos contratos contienen virtualmente las mismas especificaciones, excepto en lo relativo a los frenos ABS.

Funcionarios de Pemex no contestaron llamadas telefónicas ni correos electrónicos.

Un abogado de Integra, Antonio Holguín, dijo que el contrato de su compañía es más caro por varios motivos, entre ellos las expectativas de que se dará a los vehículos un uso más riguroso, aunque los documentos no presentan diferencias.

Presión
Holguín también mencionó la “cuestión cambiaria”, haciendo referencia a la caída del peso contra el dólar estadounidense en los últimos años y dijo que eso había encarecido algunos repuestos importados.

El peso estaba a 13.06 por dólar cuando se firmó el acuerdo de Jet Van, y a 17.22 cuando se pactó el de Integra, una diferencia de 24%. Los vehículos tienen una mezcla de partes de fabricación local y extranjera, y la inflación anual de las camionetas se ha mantenido en alrededor de 2%, según el grupo del sector de concesionarios de automotores de México.

Funcionarios de Jet Van no contestaron llamadas telefónicas. El contrato de Integra no se ha hecho efectivo. Cuestiones no relacionadas han postergado acuerdos vinculados que deben entrar en vigor al mismo tiempo.

La senadora Marcela Torres, que integra el Partido Acción Nacional opositor, dijo que la transparencia es un importante motivo de preocupación en ambos acuerdos. “¿Por qué los precios subieron tanto de un año al otro? Lo ideal sería que hubiera foros públicos para tratar esos temas”.

El subsecretario de Ingresos de la Secretaría de Hacienda, Miguel Messmacher, dijo en enero que México podría inyectar capital en Pemex si éste demuestra que, entre otras cosas, puede reducir costos operativos.

La compañía, que no ha registrado ganancias desde el 2012, tiene US$ 79,000 millones en obligaciones de pensiones, la mayor cantidad entre las compañías de gas y petróleo del mundo, y niveles de deuda que superarán los US$ 100,000 millones este año.

Pemex aseguró la semana pasada que cumpliría con un pedido del gobierno de reducir su presupuesto para el 2016.

El presidente mexicano Enrique Peña Nieto, cuyo gobierno puso fin al monopolio petrolero de Pemex en el 2014, ha aplicado presión. En febrero, cuando anunció que el economista José Antonio González Anaya sería el nuevo máximo responsable ejecutivo, dijo que la compañía estaba obligada “a revisar su programa de gastos y a fortalecer sus procesos de inversión”.

La atención que se presta a los persistentes problemas de Pemex es el motivo de que hasta un contrato relativamente menor de alquiler de vehículos pueda desencadenar tanto interés, afirmó George Baker, un analista y editor de Mexico Energy Intelligence. “Históricamente, Pemex se ha caracterizado por cierto mal manejo económico”.

Gestión.

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Miguel Ampudia
Cargue Más En Hidrocarburos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira además

(OPINIÓN) Mónica Belling: “GERENS y el IIMP pusieron el cascabel al gato”

ProActivo Por Mónica Belling Certero. Así puede ser calificado el estudio plasmado en el l…