Desafíos de la Gestión Humana Post cuarentena en el Estado

La rutina de los trabajadores ha sufrido cambios significativos en estas semanas, producto de la cuarentena generada por el y de las medidas para evitar los contagios. Trabajar desde casa más de 70 días —considerando que esa será, al menos parcialmente, la característica en el corto y mediano plazo— junto con los desafíos de los protocolos sanitarios para evitar la propagación del virus, ha hecho a los expertos identificar nuevas competencias necesarias a desarrollar en los trabajadores en este nuevo contexto.

Webinar: Desafíos de la Gestión Humana Post cuarentena en el Estado

تم النشر بواسطة ‏‎Diario Gestión‎‏ في الخميس، ٢١ مايو ٢٠٢٠

Sobre ello, la Escuela de Posgrado de la organizó el Webinar: Desafíos de la gestión humana post cuarentena en el Estado, en el que Eduardo Alfaro, Director General de la Oficina General de Gestión de Recursos Humanos del Ministerio de Salud, y Evelin Camacho, Directora General de la Oficina General de Recursos Humanos del Ministerio de Transportes y Comunicaciones, dieron a conocer las 10 competencias que debe desarrollar todo trabajador en el corto y mediano plazo:

1. Competencias digitales.

Debemos tener los conocimientos, habilidades, actitudes y estrategias que se requieren para el uso de los diversos medios digitales. No es sólo contar con un celular o computadora, sino saber usarlo aprovechando las herramientas digitales disponibles.

2. Resiliencia.

Es una de las más importantes en este momento. En este tiempo de crisis e incertidumbre, en el que la pandemia ha cambiado la vida de las personas, se hace necesario que los trabajadores interioricen que frente a esta situación tienen que salir adelante, no nos podemos hundir, ni en el sector público ni en el sector privado.

3. Manejo de emociones.

Muy importante para mantener un equilibrio familiar especialmente para quienes hacen trabajo remoto. Es diferente llegar a casa luego de una jornada laboral, que trabajar todo el día en casa. El manejo de emociones nos ayudará a poder combinar el estrés propio de las actividades laborales con el acompañamiento a la familia.

4. Manejo de tiempos.

Para quienes hacen trabajo remoto, establecer horarios laborales en casa, debiendo combinar los horarios del trabajo con los familiares, para no descuidar ninguno de dichos ámbitos.

5. Autorregulación.

El trabajo remoto supondrá una autodisciplina de parte del trabajador, en todos los aspectos; por ejemplo, en lo personal, evitando que la ansiedad nos lleve a cometer errores, tales como comer en exceso afectando nuestra salud.

También implica enfocarse, en qué momento y de qué manera ejerzo mi rol de trabajador y en qué otros mis roles en la familia, lo que nos ayudará a evitar un mayor estrés.

6. Orientación a resultados.

Quedó atrás la idea de que se necesita verte en el trabajo sentado largas horas para contar contigo. Esta coyuntura nos ha llevado a mostrar resultados y a trabajar por objetivos. Esta competencia nos ayuda a cumplir con las tareas dentro de lo esperado o incluso antes.

7. Trabajo en equipo.

Si siempre el trabajo en equipo ha sido importante, ahora es un reto por ser a distancia. Implica seleccionar y enviar información relevante, saber utilizar las herramientas digitales para hacer trabajo colaborativo y elaborar un producto consensuado.

8. Empatía.

Va de la mano del trabajo en equipo. Nos ayuda a interiorizar que el trabajo que uno realiza repercute en otros, que somos un engranaje de toda una cadena productiva. La conciencia que no sólo se trata de cumplir, sino de hacer un trabajo bien hecho para que el siguiente trabajador de la cadena continúe con su desarrollo.

9. Comunicación efectiva.

Es una competencia clave que se ejerce ahora a través de los canales digitales, implica garantizar en este nuevo contexto, la comprensión adecuada acerca de las necesidades y objetivos de las tareas a realizar.

10. Orientación al ciudadano.

La mencionamos al final, pero es de las primeras en prelación, considerando que el servicio al ciudadano es el fin primordial para todo trabajador.

Nada de lo que se haga en este contexto debe perjudicar la eficiencia o efectividad del servicio o de los productos que entregamos a la ciudadanía.