CEO_ABB_Rosengren

Bjorn Rosengren, CEO de .

El presidente ejecutivo del Grupo , Bjorn Rosengren, informó sobre la estrategia de la gigante tecnológica frente a la menor demanda causada por la pandemia del coronavirus y la caída de los precios del petróleo.

En un webcast de inversores, Rosengren reveló que tiene objetivos financieros a medio plazo: un crecimiento de ingresos comparable de 3-6 por ciento por año y un margen operativo EBITA de 13-16 por ciento.

Explicó que un elemento clave de la estrategia de ABB es que desarrollaría un modelo comercial descentralizado, otorgando más responsabilidad a 18 divisiones comprendidas dentro de los cuatro negocios: Electrificación, Automatización industrial, Movimiento y Robótica y Automatización discreta. Además, continuaría revisando sus negocios que van desde cargadores de vehículos eléctricos hasta robots de fábrica y software industrial.

Rosengren  indicó que después de haberse lanzado con éxito en 2016, la plataforma digital ™ también será administrada por las áreas de negocio y ya no en el centro corporativo. “Esto les permitirá crear soluciones de software de manera más eficiente y rápida.  ™ tiene más de 160 soluciones digitales, que cuentan con asociaciones de software de primer nivel con Microsoft, Hewlett Packard Enterprises y Ericsson, por ejemplo”, sostuvo.

El alto ejecutivo señaló que ABB aún enfrenta trimestres difíciles por la pandemia mundial de y una caída en el precio del petróleo, lo que ha llevado a una disminución de la demanda, por ejemplo, en los mercados finales de automoción y generación de energía, mientras que las restricciones de viaje y las restricciones de la cadena de suministro también tienen un impacto en los negocios. Sin embargo, los sectores de transporte, alimentos y bebidas y centros de datos siguen siendo relativamente resistentes.

Resaltó que ABB tiene una buena base sobre la cual construir. “Nuestra tecnología y productos están bien alineados con las tendencias clave del mercado y las necesidades de los clientes, como la electrificación del transporte, la fabricación automatizada, las soluciones digitales y el aumento de la productividad sostenible”, argumentó.

Cabe recordar que a finales de 2018, ABB anunció la venta de su división a la japonesa en un acuerdo de $ 11 mil millones. La venta estaba en camino de concluir a fines del segundo trimestre.