Anglo American presentó su primera pala eléctrica de gran tonelaje en Quellaveco

Anglo American, primera pala eléctrica de gran tonelaje en .

Mientras la pandemia del virus Covid-19 ponía a prueba a gran parte del mundo durante 2020, la resistencia del negocio diversificado de la minera Anglo American, junto con la fortaleza de los precios de los metales en los últimos meses del año, se tradujo en unos beneficios subyacentes antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones (Ebitda) de 9.800 millones de dólares y un margen de Ebitda minero del 43%.

De los 9.800 millones de dólares de Ebitda, los diamantes supusieron 400.000 dólares; el cobre, 1.900 millones; los metales del grupo del platino, 2.600 millones; y los materiales a granel, 5.100 millones.

La deuda neta fue de 5,6 millones de dólares en el año, lo que, según la minera, “refleja la inversión en crecimiento”.

Anglo American declaró un dividendo final de 0,72 dólares por acción, manteniéndose fiel a su de reparto del 40%.

El beneficio básico por acción fue de 2,47 dólares, frente a los 2,74 dólares de 2019.

Lee también:  Cobre repunta por compras industriales mientras especuladores se mantienen al margen

Anglo sigue proporcionando fuertes rendimientos de efectivo a medida que continúa invirtiendo en el crecimiento que agrega valor y mantiene su sólido balance, lo que resulta en un retorno del 17% sobre el capital empleado, y un retorno total para los accionistas del 16,2% para el año.

“Nuestro programa de inversión equilibrado está impulsando una mejora material del negocio, al tiempo que proporciona un crecimiento del volumen que mejora los márgenes y es líder en el sector, de entre el 20% y el 25% en los próximos tres a cinco años. Esto incluye la primera producción de cobre de , en Perú, en 2022”, señaló la empresa.

Woodsmith, que produce fertilizantes con bajas emisiones de carbono, es también otro de los objetivos de la empresa de cara al futuro.

Durante una convocatoria de medios de comunicación el 25 de febrero, el consejero delegado Mark Cutifani advirtió que, si bien los fundamentos de la industria son sólidos, el sector “está siendo seducido por los buenos precios”.

Lee también:  Cobre sube tras cierre de fronteras de Chile

Por ello, reiteró que los mineros tienen la responsabilidad de producir, manteniendo el control de los costes y asegurándose de que se mantienen firmes en su disciplina de capital.

Junto con el P101 y el trabajo tecnológico de la minera, Anglo sigue en camino de lograr su tasa de mejora incremental de entre 3.000 y 4.000 millones de dólares anuales para finales de 2022, lo que también llevará a Anglo hacia su objetivo a largo plazo de un margen Ebitda minero de entre el 45% y el 50%.

“Mirando más allá, nos beneficiamos de una secuencia de opciones de crecimiento de alto rendimiento, principalmente en cobre, MGP, y ahora también en nutrientes para cultivos. Nuestro negocio está cada vez más posicionado para suministrar aquellos productos que son fundamentales para hacer posible una economía con bajas emisiones de carbono y para satisfacer las tendencias de la demanda de los consumidores globales”, dijo Cutifani.

En combinación con el enfoque integrado de Anglo sobre la tecnología y la , que también se espera que le ayude a alcanzar la neutralidad de carbono en todas sus operaciones para 2040, Cutifani cree que la minera sigue “bien posicionada para satisfacer las expectativas de toda nuestra gama de grupos de interés”.

Lee también:  Robert Friedland: el suministro de cobre es una cuestión de seguridad nacional

Anglo American sigue avanzando a buen ritmo hacia la salida de sus operaciones de carbón térmico restantes en Sudáfrica como parte de su compromiso de reducir en un 30% las emisiones netas de gases de efecto invernadero para 2030, y lograr la neutralidad del carbono en todas sus operaciones para 2040.

El carbón térmico representa aproximadamente el 25% de las emisiones de alcance 3 de la empresa.

Por otra parte, el grupo también informó de que había logrado los mejores resultados de seguridad de su historia en 2020.

No obstante, tras ocho meses sin accidentes en sus operaciones gestionadas, dos empleados perdieron la vida, uno en cada una de las actividades de PGM y carbón térmico.

“Sigue siendo nuestro reto más acuciante el hecho de que todavía experimentemos incidentes de seguridad graves y mortales”, dijo Cutifani.

Fuente: Mining Weekly