vehículos eléctricos

  • Australia desempeñará un papel importante en la ambición de Corea del Sur de liderar el mercado de las baterías para vehículos eléctricos y diversificarse de China para sus necesidades de metales para baterías, declaró el miércoles un alto ejecutivo surcoreano.

Ben Bosung Kim, director general del gigante siderúrgico POSCO en Australia, dijo que la empresa ya ha invertido unos 5.000 millones de dólares australianos (3.400 millones de dólares) en el país, lo que incluye materias primas tradicionales como el mineral de hierro y el carbón, y más recientemente litio, níquel, grafito y otros minerales necesarios para fabricar baterías para coches eléctricos.

“Australia y Corea son siempre complementarias e interdependientes en cuanto a la minería australiana y la fabricación coreana”, dijo Ben a Reuters al margen de la conferencia del Consejo Empresarial Australia-Corea (AKBC) en Sidney.

Ver también:  Venta de vehículos electrificados cierra con cifra histórica el 2022

“Fue así en el pasado en cuanto a la fabricación de acero, y lo será para los materiales de las baterías en el futuro”, dijo.

El país asiático controla un tercio del mercado de baterías para vehículos eléctricos, que asciende a 46.000 millones de dólares, pero depende en gran medida de China, que es un proveedor clave de Corea para los vehículos eléctricos.

En los últimos años, los aliados de EE.UU. han pasado a reducir su dependencia de China en medio de una mayor preocupación por el control de Pekín sobre el sector de los minerales críticos.

Corea del Sur necesita suministros de minerales críticos, ya que se ha comprometido a convertirse en una potencia en la fabricación de baterías para 2030 como parte de un plan para ser neutral en cuanto a emisiones de carbono para 2050.

Ver también:  Australia inyecta US$ 90 millones en sector de minerales estratégicos

El año pasado, POSCO firmó un acuerdo de empresa conjunta con Pilbara Minerals Ltd para construir una instalación química de hidróxido de litio de 43.000 toneladas en Gwangyang (Corea del Sur). También compró una participación del 30% en la mina de níquel Ravensthorpe de First Quantum Minerals en Australia Occidental.

Los directivos de POSCO presentes en la conferencia afirmaron que Australia va a ser un objetivo fundamental para la empresa en cuanto a inversiones en proyectos de hidrógeno.

En una presentación, el vicepresidente ejecutivo de POSCO y responsable del negocio del hidrógeno, Juik Choo, dijo que la empresa quiere convertirse en un proveedor mundial de hidrógeno con capacidad para producir 7 millones de toneladas en 2050. Parte de este plan consiste en construir una base de producción de hidrógeno a gran escala en Australia que pueda suministrar 1 millón de toneladas para 2040.

Ver también:  Venta de vehículos electrificados en Perú crecería hasta 70% en 2023

Choo afirmó que la carrera mundial por ser el primer y mayor proveedor de hidrógeno está ganando velocidad, ya que Estados Unidos aprobó este año la Ley de Reducción de la Inflación (IRA), que ofrece grandes incentivos para la producción de hidrógeno.

El gobierno australiano debería ofrecer incentivos similares para que el país pueda ser líder en las exportaciones mundiales de hidrógeno, dijo.

Fuente: Reuters