Annegret Groebel, presidenta del Consejo Europeo de Reguladores de Energía (CEER)

Annegret Groebel, presidenta del Consejo Europeo de Reguladores de Energía (CEER)

ProActivoAnnegret Groebel, presidenta del Consejo Europeo de Reguladores de Energía (CEER) y Christine Long, presidenta de Reguladores de Energía y Servicios Públicos de Canadá (CAMPUT), analizan el rol de los entes reguladores de energía en la ruta hacia la descarbonización del sistema productivo mundial.

El cambio climático, protagonista de alteraciones violentas en la naturaleza demanda la rápida descarbonización del planeta, lo cual representa una serie de retos y compromisos por parte de los entes reguladores de energía a nivel mundial. En especial, porque la transición hacia el uso masivo de energías verdes va más allá de la minería, el gas y la electricidad, y alcanza a todas las industrias existentes, principalmente el transporte.

Consejo Europeo de Reguladores de Energía – CEER

Annegret Groebel, presidenta del Consejo Europeo de Reguladores de Energía, en declaraciones recogidas por ProActivo remarcó que la nueva propuesta es extender el certificado de emisiones de CO2 a otros sectores como transporte, industrias y otros.

“Para descarbonizar estos importantes sectores que todavía confían mucho en el C02 o el metano, la transición energética tiene que darse en todos los sectores, en particular al de transporte, que es responsable de gran parte de la emisión de los gases de efecto invernadero. Creo que es necesario ampliar, reestructurar y descarbonizar la economía en su totalidad y cumplir con los objetivos climáticos y la neutralidad”, afirmó.

Groebel destacó el rol de los entes reguladores de energía en este tema ya que es necesario que se utilice más de un sistema de energía renovable. Sin embargo, señaló que dichas instituciones no deben promover el contrato de un proveedor sobre otro ni una tecnología sobre la otra.

La funcionaria alemana señaló que hay un rol del regulador para asegurar que los mercados no se distorsionen en un entorno de apoyo hacia las energías renovables y con el concepto de que son competitivas. Indicó que el proceso de licitación es cada vez más competitivo para apoyar a las energías renovables, pero no debe darse “de manera exagerada”.

Asimismo, manifestó que la transición hacia el uso total de energías renovables no debería significar un aumento de costos para los consumidores finales, por el contrario, debe motivar a la población a acceder a productos y servicios más flexibles y diversos con el fin de no solo salvar al medioambiente sino también beneficiar su economía y su consumo.

Explicó que si la transición se regula bien no habrá costos más altos, sólo habrá una transición donde los reguladores entiendan que los consumidores se deben beneficiar siendo más activos. “Por ejemplo, utilizando productos más flexibles, con los cuales se puedan beneficiar de precios más bajos. Vemos precios más bajos a nivel bruto, pero no directamente para los consumidores. Ellos tienen que ser una parte muy activa del sistema energético. Los consumidores tienen que estar al centro y por lo tanto tienen que beneficiarse. En el sistema energético la integración tiene que darse porque también beneficiará a la transición”, dijo.

En ese sentido observó la integración entre la electricidad y el gas, en la que han advertido que tienen diferentes reglas, cuando deben “ser consistentes”.

Energía y Servicios Públicos de Canadá – CAMPUT

En el continente americano, Christine Long, presidenta de Reguladores de Energía y Servicios Públicos de Canadá, afirmó que en Canadá el 60% de la energía que se consume es hidroeléctrica y el 15% es nuclear, además el 33% de la electricidad en dicho país se usa para el transporte. “Tenemos una planta nuclear muy grande que ha sido descomisionada. Estamos buscando otros recursos y trabajando con los reguladores federales para trabajar con las comunidades donde no hay líneas de transmisión. Esto es algo que estamos viendo mucho en la electrificación del transporte”, declaró.

En sintonía con Groebel, Long señaló que es importante la descentralización de la energía -lo cual ya es una tendencia- y darle paso a distintos proveedores con el fin de que haya una mayor y más sana competencia.

Relató que en lugar de tener un gran generador con transmisión que llega al usuario final, lo que se puede ver en la actualidad es que las personas y negocios manejan mejor el uso de energías renovables. “No creo que sea el rol del regulador impulsar una fuente de energía en lugar de otra, pero creo que deben estar listos para escuchar los casos de negocio de las empresas de servicios públicos y de otras entidades y tomen decisiones basado en esto y no tengan miedo de ver otras situaciones. Todos tenemos que ser conscientes del hecho de que hay diferentes opciones”, indicó.

Long señaló que como parte del proceso hacia la descarbonización también es importante que los entes reguladores de la energía escuchen la voz de la población, para lo cual deben crear canales y espacios donde la gente pueda presentar sus problemas, algo en lo que CAMPUT ha tenido éxito y con ciberseguridad, a medida que pasan a plataformas más digitales. “Las personas deben crear un marco para encontrar soluciones a estos problemas en colaboración con el regulador”, concluyó.