Carlos Alarco, presidente de la región Latinoamérica de Bechtel

Carlos Alarco, presidente de la región Latinoamérica de Bechtel (Foto: CCMYSS)

Carlos Alarco, presidente de la región Latinoamérica de Bechtel, indicó que en el Perú, respecto a la relación con la ejecución de proyectos, ya es momento de pasar a la acción. Así resumió sus expectativas el presidente de la región Latinoamérica de Bechtel frente al I Congreso de Competitividad Minera y Sostenibilidad Social que iniciará este lunes 12 de octubre. De igual manera, Carlos Alarco compartió la iniciativa de viviendas “Sumaq Wasi”.

¿Cómo inicia la historia de Bechtel?

Bechtel es una compañía que tiene 122 años y nació en los Estados Unidos. A lo largo de estos años, se ha expandido a todo el mundo y ahora tiene 55,000 empleados. En el Perú, la compañía se instaló en la década de los 70.

La empresa es privada y pertenece mayoritariamente a la familia Bechtel desde 1898.  Esa es una razón más por la que la reputación es considerada uno de los activos más importantes de Bechtel; por ello somos muy cuidados y no participamos en negocios que pongan en riesgo esta reputación; y mantenemos nuestra visión, valores y compromisos en todas las operaciones a nivel mundial.

El core business de Bechtel es la Ingeniería, Construcción y Gestión de proyectos; y estamos organizados en cuatro unidades de negocios: Petróleo, Gas y Químicos, Infraestructura, Minería & Metales y Energía Nuclear, Seguridad y Medioambiente.

Asimismo, la empresa se ha caracterizado por participar en proyectos muy grandes y/o complejos, como trenes de alta velocidad, líneas de metro, aeropuertos, oleoductos, gaseoductos. En el Perú, Bechtel ha participado en grandes proyectos como el Oleoducto Norperuano en la década de los setenta, la primera gran ampliación del Aeropuerto Jorge Chávez; y también, hemos tenido oportunidad de construir grandes proyectos mineros como Antamina, Antapaccay y Las Bambas, donde construimos la planta concentradora de cobre, considerada una de las más grandes del mundo.

En otros países, tenemos convenios muy grandes con los gobiernos para dedicarnos a hacer un “Master Plan” de infraestructura para todo el país y un Project Management Office (PMO) para ejecutar todos esos proyectos. Este es el caso de la República de Gabón (África) donde tenemos un PMO de más de 5 años y todo el plan lo venimos trabajando con su ministerio de Infraestructura y se está logrando cubrir esa brecha de infraestructura con un equipo de primer nivel de Bechtel, trabajando junto con el Gobierno de Gabón para cumplir con estas metas.

¿Qué inversiones tiene previstas Bechtel para los años 2021-2022?

Bechtel es una empresa donde se busca la máxima eficiencia en todo lo que hacemos; por ello, la característica inconfundible del ingeniero de Bechtel es una persona que busca cómo hacer las cosas de manera más inteligente, usando más tecnología, más innovación. Eso requiere de inversiones; en los últimos años se ha invertido cantidades significativas en innovación aplicada a la construcción, como el uso de la inteligencia artificial, Big Data, drones.

En sí, el reto es cómo utilizar herramientas digitales para poder construir con menos recursos, menos tiempo, garantizando la seguridad de los trabajadores.

Frente a ello, en Bechtel tenemos una plataforma con más de 20 herramientas digitales que permiten eficiencias que juntas podrían generar ahorros significativos con respecto al monto de inversión para el cliente.

De esta manera, por ejemplo, hemos desarrollado herramientas y App’s integradas para controlar los materiales para una obra, la cantidad exacta y las ubicaciones de los materiales; también podemos saber que en el modelo 3D se puede agregar la información completa de cronogramas, costos, todo integrado en el mismo modelo. Esto nos permite ser más eficientes y programar mejor los paquetes de trabajo.

¿Qué se viene para los próximos dos años?

En el 2021 estamos pensando que será la oportunidad para utilizar por primera vez este tipo de herramientas digitales en el Perú, a través de esquemas EPC con Construcción Directa.

Actualmente, lo hemos estado usando en proyectos en Australia, Estados Unidos y Chile.

¿Cuáles son los objetivos de sustentabilidad de Bechtel?

Bechtel ha estado enfocado en hacer proyectos grandes y complejos, pero también existe la preocupación por contribuir con las comunidades donde tenemos presencia, y estos objetivos se fortalecen con la llegada de las nuevas generaciones. Esto incluye al actual CEO a nivel global, que es una persona joven de la familia Bechtel y que como todos en la empresa, tiene la preocupación sobre la sostenibilidad, así como en la diversidad e inclusión. Hoy nos estamos preocupando más por formar a nuestra gente con una mayor conciencia para todos estos temas.

En el tema de sostenibilidad siempre hemos pensado que se debe aplicar en todos los proyectos, enfocándonos en que tenemos que dejar en las comunidades donde estamos, el menor impacto posible, y si podemos dejar algo positivo, es importante hacerlo. Que todos los stakeholders de un proyecto tengan un buen recuerdo; tanto cuando Bechtel diseña y construye y posteriormente cuando el cliente toma la operación. También hay otro tipo de oportunidades en países en los que trabajamos, donde hay muchas necesidades, tanto en Latinoamérica como en otras partes del mundo. De ahí viene la inquietud de crear un espacio dentro de Bechtel que permita poner a algunos de los mejores ingenieros a trabajar en proyectos de sostenibilidad, pero bajo una estructura sin fines de lucro, porque obviamente para poder apoyar en algunos proyectos de beneficio social ese es el esquema que corresponde.

Por eso hemos creado una organización que se llama Bechtel.org, la cual evalúa cómo llevar una solución sustentable para las comunidades donde operamos y cómo utilizar algunos de los mejores recursos de la empresa para que contribuyan en ese tipo de proyectos. Creemos que hay formas muy interesantes de solucionar algunos problemas utilizando ingeniería, tecnología, innovación y herramientas de gestión. Al final los proyectos de sostenibilidad generar un “Gana-Gana”, porque si bien es cierto se transfiere conocimiento valioso a los beneficiados, los ingenieros de Bechtel también vamos a aprender de esta experiencia. Es una interacción de aprendizaje mutua.

¿Qué proyectos están desarrollando dentro de la organización sin fines de lucro?

Estamos haciendo un esfuerzo para lograr armar un equipo de profesionales que pueda contribuir con el proyecto “Sumaq Wasi”, manejado por el Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento (MVCS).

Un primer apoyo es poder dotar a este programa de un diseño de sistema térmico que proteja a las familias ante las heladas. La idea es, junto con la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP), brindar un sistema térmico que asegure que esa casa -ubicada en zonas con temperaturas de -10 °C o -15 °C- reciba una inyección de calor que garantice un nivel de temperatura de 16 °C a 18 °C con lo cual la familia podrá tener un confort térmico adecuado.

El segundo plan es apoyar compartiendo herramientas de gestión de proyectos necesarias para la meta de construir en promedio 20,000 casas por año.  Para ello Bechtel puede traer un equipo de Project Management que apoye al equipo del MVCS a poder implementar los mejores sistemas de gestión tanto de ingeniería como en los procesos de procura y en la construcción.

Es conocido que muchas veces los proyectos de infraestructura no necesariamente adolecen de financiamiento o de recursos; si no más bien carecen de sistemas de gestión; es decir, el know-how de cómo hacer para que el dinero sea bien utilizado, se cumplan los estándares de calidad, las metas de costos y de plazos; y que se utilicen los sistemas que aseguren procesos transparentes y que todo este conocimiento se pueda transferir a los stakeholders.

¿Cuál ha sido el principal impacto de la pandemia del COVID-19 en el desempeño de Bechtel?

En relación con la iniciativa de apoyo al programa “Sumaq Wasi”, la casa piloto y el prototipo de las casas térmicas tuvieron que esperar porque las actividades de construcción estuvieron prohibidas; pero ahora ya estamos consiguiendo las autorizaciones con todos los protocolos para comenzar a construir este prototipo.

Respecto a otras actividades de Bechtel, nos adjudicaron el estudio de factibilidad para el proyecto Yanacocha Sulfuros y, desde fines del año pasado y comienzo de este año, ya estábamos organizados con el personal adecuado para trabajar en nuestras oficinas de Lima; pero por el estado de emergencia sanitaria nos tuvimos que organizarnos para poder continuar con el proyecto trabajando remotamente, cada uno desde casa. Así, el equipo ha respondido estupendamente y se ha cumplido satisfactoriamente con las metas de las entregas y desarrollo.

¿Qué estrategias de gestión social viene aplicando Bechtel en el proceso de normalización de actividades en el contexto de la pandemia del COVID-19?

Bechtel siempre ha tenido la política de aplicar sistemas de gestión social en sus proyectos, sea con COVID-19 o sin este virus. En las zonas donde nosotros trabajamos un proyecto, lo hacemos por lo general para una compañía minera y nuestro aporte consiste en ideas o programas para que un comité de gestión social de la institución evalúe su aplicación.

Una de las fortalezas de Bechtel es transmitir conocimientos; en ese sentido, en los proyectos desarrollados en el Perú en los últimos años, se ha capacitado a muchos jóvenes de las comunidades para que sean técnicos calificados. La idea es que estas personas reciban una formación, la apliquen en el proyecto y luego puedan conseguir empleo en otros proyectos.

Creo que el área de capacitación es la mejor forma en la que podemos ayudar a que una población tenga un beneficio tangible.

También cuando estamos trabajando en un proyecto, sabemos que las poblaciones cercanas pueden brindar una serie de servicios como hospedaje, alimentación, limpieza; que siempre se consideran. Creo que todos los proyectos deben tener un aliado local que se beneficie con toda la cantidad de trabajo que se genera y no necesariamente esos servicios deben venir desde Lima sino tienen que ser tomados de las poblaciones cercanas.

¿Cuáles son sus expectativas sobre este I Congreso de Competitividad Minera y Sostenibilidad Social?

Tengo dos objetivos principales. Primero, dar a conocer el proyecto de las casas térmicas. El segundo objetivo es mostrar que sí se puede trabajar entre el Gobierno, empresa privada y la academia con el fin de lograr un solo objetivo que beneficie a la sociedad.

En ese sentido, considero que debemos romper el mito de que es complicado trabajar de manera conjunta; por el contrario, debemos hacer los esfuerzos para replicar esa fórmula en otro tipo de proyectos porque así se podrá sacar adelante los programas de infraestructura, los cuales sin duda nos permitirán lograr la recuperación económica que tanto necesitamos.

¿Qué mensaje brindaría a los potenciales participantes a este congreso?

Los que tenemos la suerte de estar en empresas que construyen, que desarrollan ingeniería y proyectos que se traducen en desarrollo para la industria y el país en general, no solamente tenemos que verlo desde el punto de vista de un negocio o transacción que busca un desarrollo económico específico de la empresa beneficiada con el proyecto

Creo que todos en mayor o menor grado tenemos la obligación de aportar a la sociedad como una forma de agradecimiento por las oportunidades que la vida nos ha dado, ya sea compartiendo conocimiento con los demás; o buscando beneficios y cambios de la calidad de vida de las comunidades en las que estamos trabajando.

En el caso del sector minero vemos que los aportes del sector para las regiones y a los distritos con el canon y las regalías se quedan ahí y la gente se queda frustrada porque no ven ninguna mejora y los recursos no son utilizados como deberían.

Frente a ello, creo que se pueden crear convenios para que través de Obras por Impuestos (OxI) u otro mecanismo, se puedan crear estos núcleos de PMO que podrían ser financiados para que las regiones y las municipalidades puedan hacer un buen uso de esos recursos, con apoyo de un equipo en PMO que enseñe a usar ese dinero para un proyecto de infraestructura necesario para la comunidad.

Por otro lado, considero que el principal mensaje a los participantes al I Congreso de Competitividad Minera y Sostenibilidad Social es que en el Perú ya es momento de pasar a la acción.

Ahora con esta crisis no tenemos otra mejor oportunidad que ayudar a que el Perú se recupere económicamente. Tenemos un país con recursos y proyectos mineros que están listos para arrancar; también tenemos un Plan Nacional de Infraestructura; tenemos todo lo que necesitamos para la recuperación económica; todos los proyectos tienen justificación, tienen financiamiento, solo falta la voluntad de echarlo adelante.

Fuente: I Congreso de Competitividad Minera y Sostenibilidad Social