BHP Xplor

BHP Xplor, un programa acelerador introducido por la empresa minera en agosto de 2022 para ayudar a expandir su cartera de lo que llama commodities de vanguardia, lanzará una segunda ronda en septiembre, enfocada exclusivamente en proyectos relacionados con el cobre y el níquel, según afirmó el jefe de la iniciativa.

Sonia Scarselli, vicepresidenta de BHP Xplor, dijo que la primera cohorte se reunirá en Brisbane, Australia, durante la última semana de junio para una presentación externa. Este evento marca el final del programa de seis meses que los ayudó a llevar sus ideas desde el concepto hasta un proyecto más definido.

El otro objetivo del programa, según Scarselli, es cambiar la forma en que BHP y la industria en general han estado invirtiendo en el espacio de las empresas junior.

Ver también:  Miguel Cardozo: “El Perú tiene la capacidad de producir 5 millones de toneladas métricas de cobre fino al 2031”

Lo que la empresa minera más grande del mundo obtiene con esta experiencia, señaló, es la oportunidad de ver primero y potencialmente capturar oportunidades para expandir su cartera de commodities de vanguardia, clave para apoyar la necesaria transición energética mundial. También le permite a BHP ingresar a nuevas jurisdicciones.

“Esperamos crear resultados disruptivos en la exploración de cobre y níquel mediante la identificación de nuevos conceptos, aprovechando nuevos datos y probando oportunidades a un ritmo mucho más rápido que los descubrimientos hasta la fecha”, dijo Scarselli.

BHP espera que el mundo necesite el doble de la cantidad de cobre producido actualmente para 2030, y cuatro veces el suministro actual de níquel.

Ver también:  A correr la ola del cobre

Según Scarselli, al ritmo en que ha estado creciendo la inversión en exploración y empresas junior en la última década, el suministro de esos metales clave no será suficiente.

Expertos han advertido desde hace tiempo que el mundo necesita invertir una cantidad gigantesca, estimada en más de $100 mil millones hasta ahora, para construir minas capaces de cerrar un déficit de suministro anual de aproximadamente 5 millones de toneladas de cobre para 2030.