Leandro-García_Gerente-General_Buenaventura

ProActivo | Leandro García, gerente general de Buenaventura explicó sobre la evolución de la Cía. de Minas Buenaventura desde que empezó en 1953. La minera peruana, destacada por ser una importante productora de metales preciosos, ahora se orienta hacia la producción de cobre, una actividad en la que lidera su actual socio Cerro Verde.

“En los próximos 30 años esperamos crecer hacia el cobre. La geología de nuestros yacimientos nos está llevando hacia eso”, manifestó el gerente general de Buenaventura Leandro García.

Precisó que acabó la operación de oro en la mina La Zanja, y ahora desarrollan allí estudios para lograr un proyecto de sulfuros de cobre, que está debajo de los óxidos de La Zanja. “En el 2028 en la mina Coimolache pasará lo mismo”, añadió durante el Networking Cocktail presencial: “Buenaventura, retos y oportunidades en el 2023”, organizado por la Cámara de Comercio Canadá Perú.

García reveló que Trapiche es un greenfield que se convertirá próximamente en un proyecto importante para el país, como lo es hoy San Gabriel.

Ver también:  Con nuevo directorio, Buenaventura apunta a tener papel protagónico en producción de cobre

El gerente general de Buenaventura destacó la sociedad que tuvieron con Newmont así como las que tienen con Cerro Verde (19.35%) y con Southern Perú en la mina Coimolache. “Siempre estamos atentos a un posible joint venture, con cualquiera de las minas importantes”, dijo.

Medio ambiente y social

Buenaventura realizó en el 2022 la primera medición de la huella de carbono. “Tratamos de reutilizar el mayor porcentaje de agua, que regresamos luego al medio ambiente, completamente tratada”, explicó.

El ejecutivo informó que son 12 800 familias que dependen de Buenaventura, y la empresa realiza compras de servicios locales por más de 135 millones de dólares anuales. Además, ha colaborado para crear empresas de las comunidades en donde operan y hoy exportan directamente. “El año pasado han exportado 14.7 millones de dólares”, resaltó.

Agregó que también la empresa ha apalancado con el Estado proyectos de infraestructura por 800 millones y que están enfocados en exploraciones, en innovación e investigación.

Ver también:  Buenaventura: Planes de Compras y Contratos para el 2024 (Jueves 18 de abril | 5pm)

Los proyectos

Leandro García pormenorizó que San Gabriel está en plena construcción y que Yumpag es un descubrimiento nuevo que puede empezar a producir este 2023, y que por su cercanía a la mina de plata Uchucchacua, no requiere de planta concentradora. “Hoy tenemos 40 millones de onzas de recursos auditados y tenemos un mineral potencial de 200 millones de onzas aproximadamente. Estamos en el último tramo de inversiones, la producción principal será plata y también plomo y zinc. Esperamos tenerla en producción anual en el 2024, aunque es un año muy complejo”, consideró.

Asimismo, reiteró que La Zanja está por convertirse en una mina de cobre, al igual que Coimolache.

San Gabriel, en trabajos de prueba

San Gabriel, ubicada en la región Moquegua, es una propiedad 100 por ciento de Buenaventura, con un CAPEX estimado entre 420 y 470 millones de dólares. Creará 2 mil puestos de trabajo en la etapa de construcción y 500 en la etapa de operaciones. “Tenemos unas reservas de 1.9 millones de onzas y unos recursos adicionales de 1.6. Empezaremos con una vida de la mina de 14 años y con una producción anual de 125 mil onzas de oro al año. Será una mina subterránea”, manifestó

Ver también:  Buenaventura anuncia pago de dividendos para titulares de ADR's el próximo 18 de abril

A su turno, Renzo Macher, gerente de proyectos de Buenaventura, explicó que el método de minado es ODF y que irán penetrando en secciones cuatro por cuatro por 30 metros e irán subiendo con relleno cementado dejando siempre un espacio.

“Hay chimeneas, son 15 kilómetros de rampas de acceso. Tendrá zona de chancado de molienda, una parte va a gravimetría y otra a lixiviación a través de un proceso de electrowinning en barras y en relaves todo será filtrado para recuperar el agua rápidamente. Para prender San Gabriel se requerirá energía, una línea de transmisión de 50 kilómetros y de 220 KV para una demanda de 15 megawatts. Ya estamos en trabajos de prueba”, puntualizó.