minas-buenaventura

(Foto: )

ProActivo | El coronavirus fue un factor disruptivo de cambios en las operaciones mineras en Perú. Luego de más de tres meses de aislamiento social en el país, las minas están sujetas a nuevos y diversos protocolos sanitarios que le ha conducido rápidamente a operar con más herramientas tecnológicas para ejecutar su proceso productivo. Los primeros pasos están orientados a priorizar en forma conjunta la salud de las poblaciones del entorno y la producción, sostuvo , director del Instituto de Ingenieros de Minas del Perú ().

“¿Qué nos depara el futuro? Es un poco difícil de saber, tal vez hoy tengamos una visión que puede cambiar muy rápidamente, pero una cosa queda ya claro: que esto es un cambio que marca una nueva huella, la nueva manera de operar de nosotros”, estimó Ortiz, al intervenir en el Jueves Minero virtual, al abordar el tema “Cómo afrontar el desafío del Covid en el Perú y específicamente en la industria minera”.

Lineamientos para el Reinicio de Operaciones

  • Personal de riesgo impedido de subir a las operaciones mineras u oficinas administrativas
  • Evaluaciones médicas al 100% del personal antes del ingreso. Para Mediana y Gran minería incluyen pruebas rápidas/moleculares
  • Segregación de la fuerza laboral mineral del resto de la población general. En algunos casos se ha aceptado un sistema “mixto”
  • Distribución de la fuerza laboral en “células” para limitar magnitud de un brote y monitoreo por “Embajador de la Salud”
  • Normas de distanciamiento en el centro de trabajo, alojamientos, comedores y transporte
  • Cambio sistema de trabajo de 14×7 a 28×14 y promoción del teletrabajo

Minería ya no puede dejarse agarrar desprevenida

El ejecutivo refirió que el agarró desprevenida a la actividad minera, y que mañana puede ser el Covid-20 o 21, “ya sabemos que esto no nos puede volver a ocurrir en el sector”.

El director del dijo que las empresas mineras ya están adoptando acciones para cambiar el manejo en las áreas de salud frente a las amenazas por pandemia y epidemias, ya sea por gripe o por fiebre amarilla, entre otros males.

“Ahora el área de salud tiene un plano distinto, más importante dentro de la gestión de operaciones mineras, luego de haber visto el impacto que el coronavirus ha causado en la economía e industria en general, incluyendo a las compañías mineras”, apuntó.

Más herramientas tecnológicas

Ortiz, quien también es Vicepresidente de Operaciones en destacó que otro aprendizaje producto de la pandemia, y que va de la mano con la continuidad de las operaciones mineras, es la incorporación de más herramientas tecnológicas, como factor gravitante.

“Antes, tal vez eran opcionales, pero ahora estas herramientas se hacen cada vez más necesarias para nuestro día a día; desde el software para generar la programación de buses, avisar a los trabajadores en qué bus van, enviarles mensajes de texto, coordinar citas en centros médicos, turnos de los comedores, pasar rápidamente para tomar sus alimentos y la distribución de alojamientos”, detalló.

Agregó que también evalúan la opción tecnológica en la trazabilidad. Para saber si una persona que da un resultado positivo, con quiénes ha tenido contacto “y de esa manera poder acotar el riesgo de contagios de esta enfermedad dentro de nuestras operaciones”.

El trabajo remoto ha sido un gran salto

El ejecutivo remarcó que otro salto que se ha originado por el coronavirus, ha sido el vinculado al trabajo remoto que suplanta al presencial.

“Siempre había temor al cambio de costumbres, pues uno se acostumbra a trabajar de una manera que ya no quiere cambiarla o le resulta muy difícil hacerla”, explicó.

Aseguró que la actual coyuntura sanitaria, le ha hecho ver a la minería que el trabajo presencial no necesariamente es la mejor opción en algunas áreas, como es el caso del control de la seguridad de los trabajadores.

“No necesariamente, ciertos trabajadores involucrados en las operaciones de las minas tienen que estar ahí, pues ahora existe la opción de que esta persona pueda trabajar a distancia, como los ingenieros, y para lo cual se tendrá que implementar la plataforma tecnológica adecuada”, acotó.

Anotó que en el Perú ya existen dos empresas mineras muy grandes que están haciendo operaciones dispatch desde la casa de los ingenieros, con el equipo correspondiente.

“Y estos profesionales hacen una labor remota desde sus casas, dirigiendo las operaciones en la mina. Es una manera de aumentar gradualmente el trabajo autónomo de algunos equipos”, subrayó.

Agregó que con la aparición del se evalúa tener operadores múltiples en la medida que sea segura y compatible con la habilidad de los trabajadores.

“De tal forma que en caso una célula, por ejemplo, ha sido afectada por alguno de sus miembros que ha salido positivo, tenga que retirarse del área operativa, y pueda cubrirse rápidamente ese vacío con otras personas.

Trabajo en oficinas se podría reducir

Ortiz comentó que en 3 meses y medio, trabajando desde las casas, ya se cuestiona el trabajo en las oficinas dado su alto costo, cuando es más práctico hacer esas labores desde las casas.

“Vamos a ver si podremos usar las oficinas como en el pasado, o tendrá que ser un ambiente más pequeño, solo para transacciones específicas. Tal vez para escribir un plano, un plot, algo que no se puede hacer en la casa”, argumentó.

Acelerar proyectos de mecanización y automatización de procesos.

Dijo que otra lección que deja la pandemia, es la necesidad de acelerar los proyectos de mecanización y automatización de los procesos, tal como se ha hecho con las plantas concentradoras y otras plantas en general industriales, con tecnología avanzada.

“Para la operación minera se precisarán de más camiones, palas, perforadoras, jumbos o simbas para lo que es subterráneo, lo que va a empezar a ser una demanda importante,  ligada a mantener a tantas personas -dentro de la Huella Minera- sanas, subirlas y transportarlas”, detalló.