vehículos eléctricos

Los países emergentes, con a la cabeza, están ya liderando la transición verde hacia , lo que provocará una marcada caída de la demanda del crudo y pondrá fin a la “era del ”.

Así lo indica un estudio publicado por el laboratorio de ideas “”, que calcula que este cambio de modelo podría generar en esos mercados un ahorro anual de hasta US$ 250,000 millones (211,200 millones de euros) en el 2030, con lo que el incremento de la demanda global de crudo podría ser un 70% inferior al previsto.

En las condiciones actuales, este trabajo estima que más del 80% del crecimiento de la demanda global de hasta el 2030 procederá de las necesidades del sector del transporte en los países emergentes, mientras que en torno a la mitad de ese porcentaje corresponde a e India.

Lee también:  Petróleo (Brent) avanza a US$ 48.59 el barril, respaldado por optimismo sobre vacunas Covid-19

Sin embargo, recuerda que ambos están reduciendo drásticamente su dependencia del crudo y promocionan con fuerza los (EV, sus siglas en inglés),cuyos precios se aproximan ya a los de motores diesel y gasolina.

En este sentido, es ahora líder mundial en el desarrollo de EV, una estrategia que también está siguiendo India, apunta el informe.

“Esta es una elección simple entre la creciente dependencia de lo que ha sido un caro producido por un cartel extranjero y la electricidad nacional producida por fuentes renovables cuyos precios caen progresivamente. Los importadores de los mercados emergentes pondrán fin a la era del ”, explica en un comunicado Kingsmill Bond, principal autor del estudio.

La mayoría de los Gobiernos en los mercados de China, India, Sudeste Asiático y en casi toda África tienen “fuertes incentivos” para “electrificar sus sistemas de transporte”, pues el 68% de sus importaciones de crudo van a parar a ese sector cada año.

Lee también:  Es necesario concretar un pacto social para el desarrollo de la Amazonía

China, por ejemplo, gasta hasta el 1.5% de su Producto Bruto Interno (PBI) en importar petróleo, mientras para India supone el 2.6%.

Bond destaca que con el citado ahorro de US$ 250,000 millones anuales, estos países podrían financiar, “de sobra”, la infraestructura necesaria para electrificar sus sistemas de transporte.

Junto a los beneficios económicos se sitúan los de salud pública, ya que la contaminación procedente del transporte por carretera provoca 285,000 muertes al año en esos mercados emergentes, de los que 114,000 ocurren en China y 74,000 en India, según cifras del Consejo Internacional de Transporte Limpio.

Entre los factores que están facilitando esta transición verde figura también el abaratamiento de las baterías eléctricas, cuyos precios han caído el 20% desde el 2010.

prevé que, “en los próximos años”, su precio caerá desde los US$ 135 por cada kilovatio hora (KWh) hasta los US$ 100 por KWh, lo que igualará el coste de comprar un vehículo convencional al de uno eléctrico, mientras éstos ya serían incluso más baratos en el 2030.

Lee también:  Ministro Gabriel Quijandría: Es necesario reactivar la economía, pero de manera sostenible

Para entonces, la firma analista BloombergNEF, precisa el estudio, pronostica un precio de batería eléctrica de US$ 61 por KWh y los fabricantes Volkswagen o Tesla lo sitúan en US$ 50 por KWh.

“Un cambio a EV en los mercados emergentes haría que los importadores de petróleo reduzcan el crecimiento de la demanda mundial en más del 70%. Y si tenemos en cuenta que la guerra contra los plásticos afectará a los productos petroquímicos y que aumentará la penetración de EV en mercados desarrollados, quizá ya alcancemos el pico en la demanda de petróleo en el 2019”, señala Bond.

Fuente: Agencia EFE