Carlos Oliva

El exministro de Economía y Finanzas y director del Banco de Desarrollo del Perú (Cofide) participó en el taller “Propuestas de Desarrollo Regional Post Covid-19”.

Como parte de la antesala al I Congreso de Competitividad Minera y Sostenibilidad Social, el Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP) organizó el I taller “Propuestas de Desarrollo Regional Post COVID-19”, el mismo que contó con la participación del director del Banco de Desarrollo del Perú (Cofide) y extitular del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), Carlos Oliva.

“La única manera que aspiramos a ser un país desarrollado es mejorando la competitividad de nuestra economía durante largos periodos de tiempo. Durante 25 años, tenemos que crecer más del 5% para llegar al nivel de una economía como la de Malasia; y más de 6% para llegar a ser lo que ahora es Corea del Sur”, expresó.

En ese sentido, consideró que para lograr ese objetivo (el de mejorar la competitividad de la economía) el Gobierno requiere aplicar dos grandes grupos de políticas.

El primero está conformado por medidas transversales, las cuales están plasmadas en el Plan Nacional de Competitividad y que no están dirigidas a ningún sector en particular, pero que van a ayudar a mejorar la economía; mientras que el segundo grupo de medidas –en palabras de Oliva– que están integradas en el Plan de Diversificación Productiva, “donde se identifican algunos sectores que tienen una alta productividad, pero muy baja competitividad”.

Así, sostuvo que es importante tomar en cuenta que, si bien se puede hablar de políticas sectoriales y políticas transversales, al final, de lo que se debe hablar es de un desarrollo conjunto de un territorio donde tiene que conjugarse estos dos tipos de políticas.

“En el desarrollo conjunto de un territorio implica que hay un papel para la minería, que es sumamente importante, y para la inversión pública en general. Además, también juegan un rol importante los gobernadores regionales”, opinó Carlos Oliva.

Fuente: IIMP