Fundición Ventanas (Codelco)

Los trabajadores de la minera estatal chilena Codelco, la mayor productora de cobre del mundo, dijeron el sábado que empezarán a preparar una huelga nacional después de que la empresa anunciara el cierre de la Fundición Ventanas.

Los sindicatos habían amenazado con una huelga durante la semana pasada si el consejo de administración de Codelco no invertía en la mejora de la instalación después de que un incidente medioambiental enfermara a decenas de personas. El viernes, la empresa optó por cerrarla.

La Federación de Trabajadores del Cobre (FTC), que agrupa a los sindicatos de Codelco, lamentó que la firma haya “asumido la responsabilidad exclusiva de los episodios ambientales en la zona de Puchuncaví y Quintero”, en una región industrial costera.

Ver también:  Reinicio del Proyecto Tía María impulsa las expectativas en el sector minero

“Según el acuerdo adoptado con el apoyo de nuestras bases sindicales, comenzaremos a preparar desde este minuto el paro nacional en todas las divisiones de Codelco”, dijo la FTC en un comunicado, sin dar más detalles.

“Nuestra acción continuará mientras el gobierno y el Directorio de Codelco insistan en el cierre de Ventanas y no den luz verde a los recursos que permitan que las fundiciones de Codelco continúen como unidades competitivas y sustentables.”

Codelco detuvo a principios de junio los trabajos en la fundición y refinería de Ventanas para realizar tareas de mantenimiento después de que las autoridades declararan la emergencia ambiental en la región.

El cierre exigirá la modificación de una ley que obliga a Codelco a fundir los minerales de la también estatal Enami, procedentes de la pequeña y mediana minería, exclusivamente en Ventanas.

Ver también:  Cobre cotiza estable, ya que posible rebaja de tasas contrarresta débil demanda

Los activistas ambientales han calificado desde hace tiempo a Quintero y sus alrededores como una “zona de sacrificio” ambiental debido a los sucesivos episodios de contaminación que han provocado emergencias de salud pública. La ciudad está saturada de industrias que incluyen también a la petrolera estatal ENAP y plantas químicas.

Fuente: Reuters