mina de Codelco Chuquicamata

(Foto: Bloomberg)

Ecuador y Chile han reanudado las negociaciones sobre una asociación para explotar un importante yacimiento de cobre, justo cuando la demanda del metal se dispara en una incipiente transición hacia las energías limpias. Esto sucede un año de estancamiento en esta materia.

El productor estatal de cobre chileno Codelco aceptó la petición de su homóloga ecuatoriana Enami de suspender dos procesos de arbitraje sobre el proyecto de exploración de cobre y molibdeno Llurimagua, en la región andina de Imbabura, dijo el ministro ecuatoriano de Energía y Minas, Xavier Vera.

“Esa suspensión generó condiciones positivas para las conversaciones”, dijo Vera el domingo en una entrevista desde Toronto, donde encabeza una delegación en la conferencia minera PDAC. “Hemos abierto una línea de contacto con los más altos ejecutivos de Codelco”.

Citando un acuerdo de confidencialidad, Vera declinó ofrecer detalles de las “excelentes conversaciones”, o el probable calendario del proyecto, que dijo que probablemente contiene mucho más que las estimaciones iniciales. El proyecto ha ganado recientemente una batalla judicial sobre su impacto medioambiental.

Los ecologistas se oponen al desarrollo de Llurimagua, que dicen que causará un daño irreparable al prístino y muy boscoso valle de Intag.

La reanudación de las conversaciones sobre Llurimagua se produce en un momento en que el Presidente de Ecuador, Guillermo Lasso, intenta resolver los cuellos de botella en la obtención de permisos y las tensas relaciones con las comunidades que han frenado el desarrollo de esta nación rica en minerales.

La administración está avanzando en el desarrollo de un registro o catastro minero, dijo Vera. También está trabajando en un nuevo sistema competitivo de adjudicación de permisos de exploración; en la introducción del derecho al consentimiento libre, previo e informado de los pueblos indígenas con respecto a los nuevos proyectos; y en la regulación de la planificación de los procedimientos mínimos de las empresas para tratar con las comunidades, dijo.

La minería generó el año pasado unos 2.100 millones de dólares en ingresos por exportaciones para Ecuador, el doble que en 2020, y se prevé que alcance los 10.000 millones de dólares en 2030. Hay un puñado de proyectos que se acercan a la fase de desarrollo, mientras que el gigantesco proyecto Ruta del Cobre de Southern Copper Corp. no está demasiado lejos. La operación de Mirador está lista para expandirse y Solaris Resources Inc. está progresando con su proyecto Warintza.

Vera lo describió como “un momento muy especial” para Ecuador, a pesar de cierta resistencia ciudadana a la minería a gran escala en regiones como Azuay.

A medida que los proyectos mineros en todo el mundo se vuelven más difíciles y costosos de encontrar y desarrollar, más empresas están mirando seriamente a Ecuador. Entre ellas, Barrick Gold Corp. y la peruana Cia. de Minas Buenaventura SAA, dijo. Vera también estaba a punto de sentarse con el peso pesado londinense Rio Tinto Group: “Estoy seguro de que están interesados”, dijo.

Fuente: Bloomberg